Mundo Obrero México

Pandemia y trabajadores

México ocupa nuevamente el primer lugar en muertes de trabajadores de la salud

Aquellos datos y estadísticas que diariamente se presentan en las conferencias vespertinas de López Gatell, para el personal de salud y las familias trabajadoras representan pérdidas irreparables de seres humanos y profesionales de la salud. ¿Acaso nuestras vidas no son importantes, pese a seguir en las primeras líneas de combate contra la pandemia?

Jueves 22 de abril | 16:15

Nuevamente, México ocupa el escalofriante primer lugar a nivel internacional en muertes del personal de salud. Según datos de la Organización Panamericana de la Salud (OPS), la letalidad para trabajadores de este ámbito se disparó a 77% luego del rebrote de entre octubre y enero pasados. Hasta el 14 de abril la Secretaría de Salud reportó el fallecimiento de 3 mil 764 trabajadores y trabajadoras y 234 mil 66 casos de contagios en el sector salud.

En la primera oleada de contagios fallecieron mil 426 trabajadores en el ejercicio de su labor, es decir, cuidando de la salud del pueblo pobre y trabajador mediante sistemas sanitarios rebasados, sin los suficientes equipos de protección personal e insumos y con condiciones laborales muy precarias. Para el segundo pico la cifra aumentó hasta los 2 mil 529 fallecimientos, en su mayoría médicos y enfermeras, seguido por laboratoristas, personal de intendencia, administrativos y otras áreas, fallecidos por Covid-19. Ante el anuncio del regreso a clases presenciales por parte de autoridades sanitarias y educativas, especialistas alertan sobre un tercer rebrote en el país, mientras que las condiciones del personal de salud se calculan cada vez más adversas.

Los datos superan por miles a los registrados en Estados Unidos y Brasil, cuya población y territorio son mucho más grandes que México y en donde la pandemia también ha dejado fuertes estragos entre el personal de salud y las familias trabajadoras.

La lucha internacional del personal de salud

Desde el inicio de la pandemia el personal de salud estuvo en las primeras líneas de batalla, no solo contra el nuevo virus SARS-CoV-2 y sus efectos en la salud de la población, sino también contra la negligencia y avaricia de gobiernos y magnates capitalistas que durante toda la pandemia, han priorizado sus ganancias por encima de la vida de millones de personas en América y el mundo.

En la primera, segunda y tercera línea de batalla del sector salud destacan las mujeres del personal médico, de enfermería, laboratoristas, trabajadoras sociales y de intendencia que con sus dobles y hasta triples jornadas de trabajo –asalariado, doméstico, de cuidados, crianza, etc.-, cargan sobre sus espaldas las terribles consecuencias de décadas de políticas neoliberales y de desmantelamiento a los sistemas de salud públicos.

Durante la pandemia hemos visto al personal de la primera línea encabezar los llamados al resto de la clase trabajadora para luchar contra la crisis que no sólo es sanitaria sino también económica, social y ambiental. Así sucedió en Italia con las enfermeras de la primera línea llamando a la huelga general bajo la consigna “primero nuestras vidas”; en Estados Unidos con las enfermeras de Nueva York denunciando el colapso sanitario y las consecuencias de un sistema de salud totalmente privatizado; y actualmente lo estamos viendo en Argentina, con el levantamiento de las y los trabajadores de la salud autoconvocados, luego de una nueva traición por parte de las burocracias en los sindicatos de salud y las terribles condiciones del sector en el segundo rebrote del país sudamericano.

El personal de salud de todo el mundo se ha visto afectado por el aumento de contagios y la propagación de la pandemia, así como la falta de recursos y el criminal acaparamiento de las vacunas por parte de los países imperialistas. La primera línea también se ha hecho presente en las calles, exigiendo a los gobiernos correspondientes equipos de protección, insumos, pruebas masivas y vacunas para toda la población, contando en la mayoría de los casos con un amplio apoyo por parte de la población pobre, migrante y trabajadora.

Este 1 de Mayo ¡tomemos las calles en defensa de la salud pública y sus trabajadores!

Un nuevo Día Internacional de la Clase Trabajadora llega a México con el aumento brutal en la tasa de letalidad entre el personal de salud, luego del segundo repunte, del 9.4% nacional que contrasta con el 2.2% del promedio mundial. En decir, 1 de cada 14 fallecimientos por Covid-19 en el mundo ocurre en México.

A pesar de las terribles estadísticas y saldos escalofriantes de la pandemia, las autoridades sanitarias y educativas de la 4T recientemente anunciaron su intención del regreso a clases de manera presencial para los próximos meses. Esta decisión expresa de fondo la gran influencia de sectores empresariales sobre los gobiernos estatales y federal, con la intención de lograr la reactivación económica de diferentes gremios asociados al sector educativo, y en donde las vidas de las familias trabajadoras queda subordinada a las ganancias capitalistas.

El polémico y deficiente manejo de la pandemia por parte del nuevo gobierno, demostró en los hechos que MORENA y la 4T no difieren mucho de los gobiernos anteriores del PRI, PAN y PRD. Todos estos partidos del régimen tienen en común la férrea defensa de los intereses de los empresarios nacionales y trasnacionales, así como la continuidad de las políticas neoliberales en el sector salud, aún si ello cuesta la vida de cientos de miles de personas en su mayoría pobres, migrantes y trabajadores.

Por todas estas razones es que este 1 de mayo, las trabajadoras y trabajadores de la salud, que desde Chiapas hasta Sonora se han movilizado exigiendo sus derechos y exigiendo recursos para la sanidad pública, tenemos una cita de honor junto a las y los trabajadores de la educación, la cultura, industria, servicios y precarizados.

Esta pandemia ha dejado más que claro que nuestras vidas no son prioridad para los gobiernos de los ricos, mientras que cada día millones de trabajadores movemos, con nuestro sudor y nuestro trabajo, el país y el mundo. En el Día Internacional de la Clase Trabajadora que conmemora a los Mártires de Chicago, es urgente que recuperemos la historia combativa de nuestra clase y nuestros sindicatos, para la defensa de nuestros derechos laborales y de la salud del pueblo pobre y trabajador.

Te invitamos a participar de esta próxima jornada internacional de lucha, enviando tus testimonios, denuncias y artículos a la red internacional de periódicos socialistas de La Izquierda Diario. ¡Porque nuestra salud y la de nuestras familias, vale mucho más que sus ganancias!






Temas relacionados

#VacunasParaTodasYTodos   /   Covid-19   /   Pandemia   /   Coronavirus   /   Mundo Obrero México   /   Salud

Comentarios

DEJAR COMENTARIO