×
×
Red Internacional

Inflación. Medios y analistas especulan sobre la cuesta de enero: ¿cómo nos afecta?

Este periodo comprende las primeras semanas del año después de las fiestas decembrinas, que son enfrentadas por millones de trabajadores con el aumento de la inflación y del endeudamiento adquirido durante diciembre. Analistas y medios responsabilizan al consumidor, pero ¿esto es así realmente?

Casi todos los medios de comunicación digitales e impresos alertan sobre los peligros que enfrentan las familias durante las primeras semanas de enero posteriores al Día de Reyes. En prácticamente todos los canales informativos se habla sobre consejos y datos sobre cómo enfrentar este periodo que prácticamente implica “ahorrar y administrar mejor” los gastos.
En la realidad de millones de trabajadores esto es prácticamente imposible, ya que en los últimos meses la inflación ha pulverizado gran parte de los salarios, aunque hay análisis que sostienen que si bien los índices macroeconómicos se han mantenido con relativa estabilidad e inclusive el peso mexicano no ha retrocedido con respecto al dólar, la realidad es que en la despensa del trabajador común los productos no dejan de subir.

Te puede interesar:La inflación se siente en la mesa

Sin embargo, al empezar el año también se reajustan los precios. Aseguran distintos medios que este ajuste “es estacional”, es decir, que se realiza ya de por sí cada año. Si bien esto es parcialmente cierto, la realidad es que la inflación actual se viene arrastrando desde varios momentos clave, como la pandemia y la guerra en Ucrania. En otros medios se asocia el aumento de la inflación con el aumento del salario mínimo que recientemente se aprobó y que venía aplicándose desde el inicio del sexenio, pero eso sólo es una forma en la que los empresarios tratan de evitar los aumentos salariales o justificar los bajos salarios.

Te puede interesar: Ucrania y la inflación mundial; contradicciones del FMI

En los últimos meses del año que recién terminó, según cifras oficiales, la escalada de precios cerró con un índice general de 7.8% que se mantuvo desde el inicio de diciembre, previo de haber atravesado durante 5 quincenas anteriores una relativa estabilidad, después de tener la escalada más alta del 2022 en agosto con un 8.77% de incremento general a los precios, sobre todo de alimentos, aunque los combustibles han tenido subsidios por parte del gobierno por más de 300 mil millones de pesos, como paliativo para contener una escalada aún mayor que dejara al trabajador sin posibilidad de comprar los productos que necesita.

¡No basta con ahorrar, se necesitan medidas de fondo!

Todas las publicaciones periodísticas que abordan este tema suelen salir a decirle a los lectores -en su mayoría trabajadores comunes- que tienen que ahorrar y administrar los gastos. Esto ya es algo que se realiza y que miles de trabajadores a duras penas pueden sostener para poderse comprar artículos más costosos, o endeudarse en tiendas departamentales para poder adquirirlos a tasas de interés cada vez más altas, que el banco de México ahora ha dejado en 10.8% en los últimos días del año pasado.

Pero entonces ¿quién controla los precios? ¿se controlan solos? La respuesta es ‘No’; las grandes cadenas comerciales, bancarias e industriales a nivel nacional e internacional son quienes controlan y deciden cuáles son los precios que tiene cada artículo (a partir de su valor real), esto en función de la oferta y la demanda, pero también de cuál les conviene más fabricar a un menor costo o con mayor índice de ganancias.

Te puede interesar: Rechaza organismo patronal establecer control de precios de la canasta básica

Las y los trabajadores tenemos en nuestras manos (aunque no en nuestra propiedad) los resortes que mueven el conjunto de las actividades productivas; para enfrentar la crisis económica que deriva en estos aumentos descontrolados o dirigidos por los grandes monopolios empresariales, hace falta que seamos los productores de la riqueza quienes les pongamos un ‘hasta aquí’, luchando por aumento salarial de emergencia que cubra los gastos de la canasta familiar y aumente automáticamente de acuerdo a la inflación.

En otras épocas, como en Alemania durante el periodo posguerra en 1918, o en la actualidad con la lucha por la tarifa social encabezada por el SME y comités vecinales después de 2009, se puede pensar en desarrollar comités de trabajadores y consumidores quienes impongan control de precios para evitar la re etiquetación que hacen las tiendas de forma descontrolada, esto a la par de que trabajadores bancarios impongan el control sobre la banca y que el Estado asuma el monopolio del comercio exterior, para evitar la fuga de capitales y destinar los recursos a obras públicas y de interés social que además den trabajo a los miles de desempleados en busca de una oportunidad.

Te puede interesar: Los bancos, demasiado importantes para seguir en manos privadas

Para eso nos organizamos e invitamos a lxs trabajadorxs y jóvenes que ven la necesidad de cambiar esto de raíz a que se sumen al MTS y puedan discutir estas ideas en sus escuelas y centros de trabajo.


Comentarios

DEJAR COMENTARIO


Destacados del día

Últimas noticias