×
×
Red Internacional

El Día Internacional de las y los Trabajadores se conmemoró en la ciudad de Irapuato (Gto.) con una movilización de los sindicatos que se reclaman opositores.

Martes 3 de mayo | 00:26

Algunos cientos de trabajadores se dieron cita en el estadio Sergio León Chávez convocados por la dirección del SINTTIA (Sindicato Independiente Nacional de Trabajadores y Trabajadoras de la Industria Automotriz) para marchar en el marco de las negociaciones con la patronal de General Motors, quien se ha negado a otorgar un aumento laboral por encima del precario y básico 5% que ofrece la empresa Con ellos marcharon también trabajadores telefonistas conmemorando el día.

Los dirigentes del SINTTIA además portaron pancartas de la central sindical AFL-CIO (Federación Estadounidense del Trabajo y Congreso de Organizaciones Industriales), y de la UNIFOR (Federación Canadiense).

La movilización concluyó sin un mitin ni espacio para que las y los trabajadores asistentes dieran saludos combativos o denuncias, o con algún mensaje claro a la empresa respecto al emplazamiento de huelga presentado por SINTTIA para el 31 de mayo.

Era una oportunidad para evidenciar a la patronal y la forma rapaz en que quiere resolver la negociación salarial, así como pedir solidaridad a la clase trabajador de la región en caso de irse a huelga.

La huelga, para que tenga la fuerza necesaria, debe prepararse, de modo que la patronal no enfrente un movimiento no organizado previamente.

Hoy, más que nunca, en medio de una negociación ardua con la patronal, que ha demostrado no querer respetar la voluntad de más de 4 mil compañerxs que votaron para que SINTTIA represente su Contrato Colectivo de Trabajo, es urgente hacer convocatorias amplias, organizadas con mensajes de invitación a la marcha claros. Es imprescindible que se note el peso de los casi 7 mil trabajadorxs que repudiaron a la CTM en agosto pasado, frente a este golpe que pretende asestar la patronal para dejar bien claro que son las y los trabajadores quienes mandan en Guanajuato.

Aunado a esto, se debe convocar tanto a las marchas como a la solidaridad, a los miles de compañeros de otras empresas que son violentados por los patrones y el charrismo sindical de la CTM, como pasa en Yazaki o Mazda.

Es necesario que las declaraciones de solidaridad de AFL-CIO y UNIFOR se traduzca en hechos reales. Que esos miles de trabajadores que dirigen y dicen que apoyan al SINTTIA, realicen medidas de fuerza que efectivamente sirvan para apoyar las demandas del sindicato.

No basta con que manden sus mantas para que las carguen lxs trabajadorxs de GM; los más de 17 mil trabajadores en Canadá deben saber lo que pasa en GM Silao para que se solidaricen con sus compañeros de este lado de Norteamérica. No alcanza con los mensajes o visitas de la burocracia dirigente de estas centrales para resolver los despidos y las condiciones de inseguridad y explotación que se viven día a día en GM Silao.

Ante la creciente inflación y la precariedad actuales (y los planes de la empresa para que los efectos económicos y de producción causados por la pandemia la paguen lxs trabajadorxs), es necesario que la dirección del SINTTIA, realice urgentemente asambleas informativas y resolutivas para discutir el plan de lucha ante los 30 días que quedan de emplazamiento a huelga.

La mejor manera de fortalecer al sindicato en esta negociación con la empresa, es involucrando a la base trabajadora; consultándola para todas las medidas que el comité ejecutivo piense realizar. Es la base la debe decidir los pasos a seguir de su organización sindical (como lo hizo en agosto del año pasado cuando no quiso más al sindicato cetemista “Miguel Trujillo”), y es ella la que puede cambiar la relación de fuerzas ante la empresa.

Por ello, es necesario escuchar la voz de todos los que dieron su confianza a la estructura de este sindicato independiente.




Comentarios

DEJAR COMENTARIO


Destacados del día

Últimas noticias