×
×
Red Internacional

Se cumple una semana del estallido de la huelga de los trabajadores del Sindicato Único de Trabajadores del Instituto de Educación Media Superior (SUTIEMS) quienes luchan por aumento salarial por encima de la inflación.

Sulem Estrada, maestra de secundariaAgrupación Magisterial Nuestra Clase y Pan y Rosas

Jueves 16 de junio | 01:08

Además del incremento al salario, entre sus demandas se encuentra el aumento de los recursos destinados a las escuelas pues, tal como denuncian los docentes en este pronunciamiento, “se tiene prácticamente el mismo mobiliario y equipo de cómputo que se adquirió hace 20 años, (…) y los nuevos planteles carecen de mobiliario, biblioteca y laboratorios de cómputo y de ciencias, además de que faltan docentes y administrativos”.

Asimismo, frente a la política de precarización laboral que el gobierno de la 4T ha mantenido, exigen la basificación de las trabajadoras de intendencia y de los profesores del sistema sem­iescolarizado de las Preparatorias del GobCDMX y de los de Lengua y Cultura Náhuatl.

Te puede interesar: ¿Qué hay detrás del próximo estallamiento a huelga del Sutiems?

¿Por qué apoyamos la lucha de los trabajadores del IEMS?

Las maestras y maestros de educación básica conocemos perfectamente las necesidades por las que luchan los docentes del IEMS, pues también las padecemos todos los días. Nuestras escuelas carecen de los recursos necesarios para su mantenimiento. Algunas ni siquiera han sido reconstruidas luego del sismo del 2017. También nos falta mobiliario, bibliotecas dignas y laboratorios con materiales para prácticas, así como personal para cubrir las necesidades de las y los alumnos (como psicólogos, trabajadores sociales, orientadores, médicos escolares, etc.).

El aumento salarial que nos fue otorgado, si bien fue superior al raquítico 3.5 % que el gobierno de la CDMX le ofreció a los trabajadores del IEMS, tampoco supera los niveles de la inflación. Como planteamos acá, a la mayoría de las maestras y maestros nos “tocará” entre el 5.5 y 6.5 % de aumento, lo que, al igual que denuncian los compañeros del SUTIEMS, resulta insuficiente para enfrentar la pulverización del poder adquisitivo de nuestro salario.

Si bien sabemos que el aumento salarial que se nos otorgó no es suficiente, estamos conscientes de que es mayor al que se ha dado en años anteriores y superior al que se otorgó a otros trabajadores, porque pretende ser utilizado como una medida para mantener pasivo a un sector que podría jugar un rol combativo frente al ataque que el gobierno de la 4T viene profundizando tanto en el sector educativo como a los trabajadores de conjunto.

El gobierno de AMLO anunció con bombo y platillo el aumento salarial a los docentes de básica, para generar la idea de que sí está revalorizando al magisterio y prevenir que exista apoyo popular a los docentes si se animan a luchar.

Te puede interesar: ¿Cuánto gana un docente y cuánto debería ganar?

Por otro lado, como sucede en otros niveles educativos, la precarización laboral en educación básica continúa profundizándose. Cada vez es más difícil ingresar al servicio docente pues los exámenes de ingreso no solo se conservaron con la reforma educativa de AMLO, sino que se multiplicaron los requisitos -por ejemplo, solicitan que los aspirantes cuenten con experiencia laboral como docentes, cuando esto es prácticamente imposible de cumplir para los alumnos recién egresados de las escuelas normales-.

También, comienzan a proliferar figuras que precarizan nuestra labor como son los docentes del Programa Nacional de Inglés (PRONI) a quienes la SEP se niega a reconocer como maestros y que son considerados beneficiarios de un programa social, tal como el gobierno de la CDMX hace con los trabajadores de cultura comunitaria o los de Pilares.

Unidad para vencer

Las y los docentes de educación básica padecemos las mismas condiciones que las y los trabajadores de mediar superior que hoy están luchando. Tenemos que unirnos para conquistar las demandas de todos y todas, para que ninguna luchar quede aislada ni sea vencida por el hambre.

Como decíamos antes, el magisterio puede y debe jugar un rol combativo frente a la política de precarización y los ataques al sector educativo del gobierno de la 4T, recuperando las grandes luchas y experiencias que tuvimos en años anteriores. Como hicimos en el sexenio pasado donde jugamos un papel protagónico en la lucha contra las reformas estructurales, el magisterio de educación básica debe salir a luchar y unirse con más trabajadores. Es urgente que la CNTE y la Nueva Central de Trabajadores (NCT), con el conjunto de los sindicatos que se reivindican democráticos apoyen activamente la huelga del SUTIEMS y convoquen al conjunto de los trabajadores y bases de los sindicatos, a organizar un plan de lucha conjunto.

También, es necesario que las maestras y maestros nos organicemos escuela por escuela para democratizar nuestro sindicato para poder utilizarlo como una herramienta para conquistar nuestras demandas y que echemos a los charros del SNTE que han demostrado estar al servicio de los gobiernos en turno.

Invitamos a todas las maestras y maestros a solidarizarnos con la huelga y sumarnos activamente a los paros de los maestros del IEMS. Llevemos víveres, firmemos el petitorio y difundamos con todo su lucha que también es la nuestra, pues defender los derechos laborales, es defender el derecho a la educación pública de las hijas e hijos de las familias trabajadoras.

¡Súmate a las brigadas que estamos impulsando desde la Agrupación Magisterial y Normalista Nuestra Clase a los distintos planteles!




Comentarios

DEJAR COMENTARIO


Destacados del día

Últimas noticias