×
×
Red Internacional

TRABAJADORAS DOCENTES.Maestras de privadas alzamos la voz contra la precarización en nuestras vidas

Durante esta cuarentena las docentes han garantizado su trabajo con sus propios recursos a pesar de enfrentar recortes salariales, suspensiones hasta el próximo ciclo y despidos ilegales. Así que no pueden faltar a la asamblea virtual de Pan y Rosas para compartirnos sus experiencias y testimonios y discutir propuestas para hacerle frente a la precarización en nuestras vidas a la que nos destinan sin ninguna alternativa.

Jueves 16 de julio de 2020 | 16:26

Las mujeres de Pan y Rosas tendremos una asamblea virtual contra la violencia, la precarización y los despidos que se llevará a cabo esta sábado 18 de julio a las 4pm, nos parece muy importante que puedan participar las docentes que durante este confinamiento, con su labor. han procurado la continuidad pedagógica desde sus hogares, costeando un equipo de cómputo adecuado, internet, la luz y demás recursos.

Que además han tenido que adaptar sus tiempos no solo para las clases en línea sino también para garantizar las labores domésticas y de cuidado, así como el apoyo a sus hijos y la venta de comida u realización de actividades que les permita un ingreso extra ante el recorte salarial que les impusieron ilegalmente las autoridades en sus escuelas.

Te puede interesar: Asiste a la asamblea virtual de Pan y Rosas: contra la precarización y la violencia

Encontrarnos nos permitirá intercambiar nuestras experiencias pero también discutir un plan común para hacerle frente a la precarización en nuestras vidas en unidad con docentes del sector público y trabajadoras de otros sectores y estudiantes.
Continuamos reproduciendo las denuncias de las docentes del sector privado que enfrentan violaciones a sus derechos laborales bajo el negocio de la educación privada.

Maestra de escuela privada:

En la institución donde laboro nos pedían grabar nuestras clases todos los días y tenerlas cargadas en la plataforma a las 8:00 de la mañana y hacer video llamadas con cada alumno. Trabajamos hasta el 19 de junio y solo se nos pagó 1000 pesos de la primer quincena de junio, diciéndonos que el 30 nos pagaban el resto de la quincena más la semana extra laborada y nuestro finiquito, hasta el día de hoy no me han hablado para pagarme lo que se me debe, solo nos hablaron para el día 17 de julio ir a limpiar y sanitizar los salones.

No sé qué hacer, soy madre soltera de dos niños pequeños y he vendido postres, ropa, cualquier cosa para tener algo de ingresos y no se me hace justo que no me paguen ya que mi trabajo lo realicé y cumplí con todo lo que se me pidió. Mi directora alegó que el retraso del pago era por demora de los padres, pero la plataforma que usamos nos refleja las facturas de nuestros alumnos y solo un 5% no cumplió con los pagos. Estoy desesperada ya no sé qué hacer para sacar adelante a mis hijos.

Maestra de una cadena de guarderías y preescolar Montessori:

Nos están haciendo trabajar por una reducción de sueldo desde el mes de marzo, han despedido personal y en el mes de junio a parte de la reducción que teníamos se nos avisó que sólo nos pagarán 3 semanas al mes.

A los padres de familia les dicen que paguen la colegiatura para pagar a las maestras pero lo que ellos no saben son todas estas reducciones que tenemos a parte de una carga laboral mayor.

Para rematar, esta cadena de guarderías y preescolar está haciendo curso de verano presencial exponiendo a sus alumnos y docentes a pesar de las recomendaciones que imparte el gobierno de la Ciudad de México.

Docente de escuela privada en Tlaxcala:

El trabajo durante el confinamiento fue súper tenso, no podías tener un error porque en automático la directora te dejaba en evidencia con los padres de familia para demostrar que la culpa no era de su escuela. No nos dieron material, y cuando empezó la cuarentena nos informó que solo ella saldría en los vídeos de clase y así fue tanto para preescolar como primaria.

Los maestros nunca dimos clase, y por lo tanto no nos pagó porque ella era la que hacía todo el trabajo. Además de eso nos indicó que los papás no pagaban la colegiatura por situaciones económicas debido a la pandemia. Pregunté a varias mamás tanto de preescolar como primaria y resultó que si estaban pagando la colegiatura completa. Nunca regularizó la colegiatura a pesar que la SEP y Profeco lo indicó y cobró completo los recargos a aquellos padres que llegaron a retrasarse. La directora es muy grosera, mentirosa y ambiciosa.

Maestra de un centro comunitario:

En este centro nos tienen como docentes frente a grupo, con un pago de $1, 500 a la quincena. Durante la cuarentena la directora nos ha hecho ir dos veces a la semana a la escuela para recibir y entregar trabajo a los alumnos, nos redujo el salario y además no ha tomado la pandemia de forma seria, pues no nos garantizó medidas preventivas de higiene y seguridad.

Maestra en un colegio particular:

Efectivamente me redujeron el salario, aunque la SEP anunció el fin del ciclo escolar para el 5 de junio a nosotras nos hicieron trabajar hasta finales de junio aún con las alumnas y los alumnos.

La carga administrativa y laboral aumentó excesivamente, un ejemplo de ello es que diario termino de estar frente al computador a las 9:30 pm. En varias ocasiones hablé con las autoridades de la situación, sin embargo, me mencionaron que así es el método de trabajo.

Maestra de escuela particular:

Trabajé 2 años continuos en una escuela privada, di lo mejor de mí, siempre recibí halagos de parte de directores y padres de familia. Nos hicieron ir a la escuela, seguir trabajando, preparar todo lo necesario para hacer su graduación y al final, 3 días antes del gran evento, me mandaron a llamar para decirme que la escuela ya no podía seguirme pagando, me pagaron 8 días de trabajo (2 mil pesos) y me dieron un finiquito de 3 mil. Me despidieron, sin ni siquiera darme la oportunidad de despedirme de mis alumnos, ni mostrarles lo que con mucha ilusión había preparado para ellos.

Maestra de estancia infantil en Quintana Roo:

Trabajo en una escuela particular, y desde hace dos meses nos han hecho que comencemos a ir a la escuela aún cuando en nuestro estado nos encontremos en semáforo rojo y con casi 100 contagios diarios.

Hacemos limpieza y tomamos cursos así como trabajos. Es un riesgo para todo el personal ya que tenemos familia que es vulnerable a que nos contagiemos al ir a trabajar. Si faltamos por enfermedad o porque no tenemos con quién dejar a nuestros hijos nos descuentan el día completo.

Envíanos tu testimonio, necesitamos denunciar y organizarnos unitariamente contra la precarización, hay que prepararnos para no permitir que descarguen sobre nuestras espaldas esta crisis económica y sanitaria.

Escríbenos por mensaje a nuestras páginas de facebook:
Pan y Rosas México

Agrupación Magisterial y Normalista Nuestra Clase




Comentarios

DEJAR COMENTARIO


Destacados del día

Últimas noticias