×
×
Red Internacional

Por convenios colectivos y salarios dignos. Los trabajadores paralizan aeropuertos en Europa

La oleada huelguística sigue afectado miles de vuelos en todo el mundo. Las empresas cancelan servicios mientras los trabajadores intensifican su lucha por convenios colectivos y salarios dignos.

Lunes 18 de julio | Edición del día

Las precarias condiciones laborales de las empresas low cost vuelve a llevar a los trabajadores a la huelga y a paralizar los aeropuertos. En Europa, casi 16.000 vuelos han sido cancelados con motivo de los paros de los Tripulantes de Cabina de Pasajeros (TCP), principalmente de Easyjet y Ryanair. Además, se han sumado trabajadores de las empresas Lufthansa, British Airways y Transavia. Con ello se ha transformado en una huelga que a nivel internacional y con casi 26.000 cancelaciones en lo que llevamos del verano (boreal). Las cancelaciones se han sucedido en París, Bruselas y Londres, entre otros. En España, los de Mallorca, Barcelona y Málaga son los aeropuertos más afectados con cientos de cancelaciones y retrasos. Se calcula que estas protestas afectarán a un 57% de los vuelos durante el periodo vacacional.

La huelga ha sido convocada por los sindicatos USO y Sitcpla. El primero tuvo este viernes su tercera jornada de huelga; el segundo, su sexta jornada y ambos llegarán hasta doce, habiendo una nueva oleada huelguística. Y se han anunciado más huelgas para agosto. Las reivindicaciones de los trabajadores son múltiples. Por parte de Ryanair, la plantilla ha denunciado que la compañía no respeta la ley de derechos laborales y que ha hecho un convenio compuesto por aquellos retazos legales de distintos países que más favorecen las ganancias de la empresa. La necesidad de un convenio local y claro para los trabajadores según su país, con la legislación conveniente, es una de las exigencias más antiguas de los trabajadores de la compañía, que todavía está pendiente de conquistar.

“Vuelan las huelgas”: ¿por qué los aeropuertos se encuentran en jaque en Europa?

Ryanair es una empresa conocida por explotar brutalmente a sus trabajadores y forzarlos a trabajar en condiciones muy precarias como no respetar vacaciones u obligar a sus empleados a declarar domicilio en Irlanda a pesar de vivir en otros países. De igual modo, durante las huelgas, la aerolínea traslada trabajadores de múltiples países para paliar las pérdidas, y denuncia a trabajadores por no cumplir los abusivos servicios mínimos que alguna vez se han aproximado al 100%. Ni qué decir que la ausencia de un convenio pactado con el sindicato es un síntoma de la política de Ryanair, la cual no se ha sentado a negociar. De hecho, ya ha advertido a la plantilla que no hay posibilidad de acuerdo, a lo que la plantilla, desde sus sindicatos, ha respondido con más convocatorias de huelga.

Por otra parte, los trabajadores de Easyjet han denunciado que cobran por debajo del salario mínimo. Tanto Easyjet como Ryanair (y este tipo de aerolíneas) aprovechan su «posición internacional» para situar sus convenios fuera del marco legal de los países de origen de los trabajadores. Este es un punto en el que insisten las empresas a pesar de que instituciones de justicia, como el Tribunal Supremo en el Estado Español, ya advirtieron en huelgas anteriores que los convenios deben ser aplicados en base a la legislación de los países de residencia de los trabajadores.

Pese a los miles de vuelos cancelados, retrasos y gran incertidumbre para los pasajeros, ambas empresas parecen lejos de ceder. Lidia Arasanz, importante funcionaria de Ryanair, informó que la empresa convocó a trabajadores que se encuentra de vacaciones o de baja, a incorporarse al trabajo con el fin de minimizar el impacto de la huelga.

Verano caliente en aeropuertos: 12 días de huelga en Ryanair, 9 en Easyjet y la lucha se extiende

De igual modo, apunta a la manipulación que los medios hacen con estas huelgas. La noticia que difunden no es que Ryanair explota trabajadores o que Easyjet no paga siquiera el salario mínimo, sino que miles de personas ven afectadas sus vacaciones. No es nuevo que se culpe a los trabajadores de la huelga. Con cada huelga de los aeroportuarios (o de cualquier sector del transporte) hay que recordar que las huelgas no son una decisión fortuita y que detrás de una huelga están los ataques incesantes de empresas que pretenden precarizar más el empleo y explotar aún más a los trabajadores. Arasanz acierta cuando afirma que el auténtico problema es que Ryanair prefiere dejar a los pasajeros en tierra y crear un caos en decenas de aeropuertos antes que conceder un salario digno a sus trabajadores. Con ello no hace sino confirmar que la lucha es la única forma de conquistar derechos, algo que los trabajadores de Ryanair, Easyjet y otras, tienen claro a la hora de enfrentar a la patronal.


Comentarios

DEJAR COMENTARIO


Destacados del día

Últimas noticias