×
×
Red Internacional

La imposición del regreso inseguro a las escuelas por parte del gobierno de la 4T representa un avance en la degradación de la educación pública y de las condiciones laborales de los trabajadores de la educación.

Jueves 21 de octubre | 12:43

El regreso fue forzado con el argumento de que el Covid-19 llegó para quedarse y que debemos acostumbrarnos al riesgo de contagiarnos. Sin importar las consecuencias que eso puede tener en la salud y la vida de la comunidad escolar y de nuestras familias, pues según López-Gatell dichas afectaciones “no son significativas”. Todo con tal de imponer la “nueva normalidad”, que permita mantener a flote la economía y beneficiar a los empresarios.

Las autoridades presionan para que en noviembre se regrese por completo en todos los niveles educativos, lo que amenaza con provocar una nueva ola de contagios. Esto además significa volver a grupos saturados, a escuelas con múltiples carencias (que no se resolverán con el magro presupuesto destinado a la educación pública), con salarios que no alcanzan y con condiciones de trabajo cada vez peores, entre las que proliferan cada vez más los contratos temporales u otras formas de contratación precarias.

Te puede interesar: Luchemos por condiciones seguras en las escuelas

En algunos estados, como Michoacán y Zacatecas, con el pretexto de que están “quebrados” ya se volvió costumbre adeudarle al magisterio sus salarios hasta por varias quincenas. Mientras que a los jubilados les devaluaron sus pensiones y también se las retrasan.

A esto hay que sumar la permanencia de un modelo educativo de corte neoliberal, basado en el desarrollo de “competencias”, retocado con fraseología “patriótica” y “coaching socioemocional”, para la formación de mano de obra barata que le sirva a los empresarios.

Por todo ello podemos concluir que la prometida “cancelación” de la mal llamada reforma educativa de EPN fue una simulación. Ya que dicha reforma continúa avanzando con el gobierno actual -aunque con otros nombres y retórica-, en detrimento de la educación pública y de los derechos laborales de los trabajadores de la educación.

Y a los maestros que se atreven a reclamarle al presidente por sus promesas incumplidas, como sucedió en Chiapas, éste los tacha de “conservadores” y de “hacerle el juego a la derecha”, haciendo recordar la campaña de satanización en contra del magisterio combativo instrumentada en el sexenio anterior.

¿Y la CNTE?

Ante todo esto, los charros del SNTE, que se autoproclamaron “ejército ideológico” de la 4T, no han movido un dedo. Cínicamente, en algunas secciones tuvieron el descaro de regalarnos cubrebocas cuando regresamos a clases presenciales.

Lamentablemente, la CNTE -que en el sexenio anterior encabezó la lucha contra la mal llamada reforma educativa-, desde que inició el sexenio ha privilegiado la búsqueda de acuerdos con el gobierno federal, bajo el supuesto de que negociando con éste podrán resolverse sus demandas.

Esto implicó de hecho que renunciara a la movilización masiva y unitaria, salvo acciones aisladas en algunos estados y marchas “representativas” en la CDMX sin continuidad, impotentes para conseguir las demandas de fondo del magisterio, luego de 18 mesas de negociación con el gobierno federal.

Lo cual evidencia la falta de independencia política de los dirigentes de la CNTE, que continúan sembrando expectativas en el presidente, pidiéndole que “cumpla sus compromisos” mientras dejan pasar sus ataques, al negarse en los hechos a unificar y desarrollar la lucha magisterial.

Por una política independiente y combativa para el magisterio

Ante la confusión y pasividad impuesta al magisterio por el gobierno de la 4T, con la complicidad de los líderes sindicales, tenemos que retomar las mejores lecciones de lucha de nuestro gremio. Como las que dieron origen a la CNTE y se encuentran en sus principios fundacionales, a los que contradice cada vez más la política de sus actuales dirigentes.

No se puede seguir confiando en el gobierno de la 4T, que ya dio sobradas muestras de anteponer los intereses de los empresarios a los del pueblo trabajador. Solo podemos confiar en nuestras propias fuerzas y organización. Ninguna negociación resolverá lo que no consigamos con la movilización, con independencia del gobierno, de los partidos e instituciones del régimen. .

Es necesario impulsar la unidad y la autoorganización democrática de los trabajadores de la educación, escuela por escuela, de públicas y privadas, de todos los niveles, a lo largo y ancho del país, promoviendo espacios asamblearios basados en la libre participación de todos aquellos que quieran defender la educación pública y sus derechos laborales.

Entre más unidos y mejor organizados estemos, le será más difícil a las autoridades amenazarnos o reprimirnos. A ello debemos contribuir las maestras y maestros más consientes, buscando en todo momento y de todas las formas posibles fortalecer la unión con nuestras compañeras y compañeros, así como contrarrestar el miedo, la apatía o el egoísmo que el sistema nos inculca todo el tiempo.

Solo así podremos desplazar a los charros del SNTE y recuperar a nuestro sindicato como herramienta de lucha e impedir que se encumbren en éste otros burócratas corruptos y traidores, como los que obedecen a Elba Esther Gordillo.

También hay que buscar unirnos con las madres y los padres de familia, como con otros sectores de trabajadores, para enfrentar los ataques de los gobiernos federal y estatales (del partido que sean) y luchar por mejores condiciones laborales y de vida, recuperando el rol del magisterio como referente combativo para otros movimientos sociales.

Es en esta perspectiva que, desde la Agrupación Magisterial y Normalista Nuestra Clase, impulsamos con otras agrupaciones y compañeros independientes de varios estados, de diferentes niveles educativos, trabajadores de la salud, madres y padres de familia, el Movimiento Nacional por un Regreso a Clases Seguro, que buscamos ampliar y consolidar como un referente democrático de organización y lucha a nivel nacional.

Te puede interesar: No nos resignamos, exigimos un regreso seguro a las escuelas




Comentarios

DEJAR COMENTARIO


Destacados del día

Últimas noticias