×
×
Red Internacional

La fiscalía de Coahuila y la Procuraduría para Niños, Niñas y la Familia han iniciado las investigaciones correspondientes.

Miércoles 11 de mayo | 19:30

La impunidad de las agresiones sexuales en Coahuila mantiene cifras alarmantes, según datos del Sistema Nacional de Seguridad Pública, del 2021 a la fecha, existen más de 576 denuncias por delitos contra la libertad y la seguridad sexual. Varios de estos delitos han sido perpetrados dentro de las escuelas, resaltando la Universidad Autónoma de Coahuila, institución que en lo que va del año ha recibiendo 10 denuncias formales por casos de acoso, sumándose a la lista de las distintas escuelas tanto facultades de la Universidad como independientes, que han sido señaladas de encubrir y entorpecer las denuncias por acoso sexual.

Te puede interesar: Por un plan integral contra la violencia de género en la UNAM

Acoso

Ante la situación, diferentes grupos de alumnas se han manifestado en últimos meses, con el fin de dar a conocer y evidenciar los casos de acoso. Las escuelas vinculadas a estas denuncias son; preparatoria Ateneo de la Fuente, la escuela de bachilleres Mariano Narváez, el Instituto de Ciencias y Humanidades, y recientemente el Colegio de Estudios Científicos y Tecnológicos de Coahuila (Cecytec) en Monclova Norte. En el último trimestre, dichos grupos se congregaron a las afueras de los planteles exigiendo parar el acoso al interior de estas instituciones y dejar de proteger a los agresores.

Tal es el caso de la preparatoria Ateneo de La fuente perteneciente a la UAdeC, con más de 80 testimonios de los cuales la mayoría se concentró en tres docentes a quienes los testimonios describieron como misóginos y acosadores sexuales, cabe destacar que ninguno de los docentes implicados ha sido separado del plantel ni han sido llevados ante las autoridades correspondientes.

Por esta razón, las alumnas del Ateneo de la Fuente exigían la presencia de autoridades universitarias para que se comprometieran a dar seguimiento a las denuncias en contra de los docentes que a lo largo de varias generaciones las han acosado sin que sus actos tengan consecuencias, a pesar haber sido denunciados en más de una ocasión ante las autoridades escolares.

Por otro lado, lo ocurrido en Cecytec, luego de que un grupo de estudiantes se manifestara afuera del plantel del Bachillerato Tecnológico, detonó en demandas con pancartas, exigiendo un castigo correspondiente para los agresores, por lo que las autoridades suspendieron a los docentes señalados hasta que las autoridades competentes concluyan las investigaciones y deslinden responsabilidades.

Comisiones de mujeres para mujeres

Es bien sabido que las autoridades de las instituciones escolares suelen encubrir a los docentes que incurren en estos actos particularmente a aquellos que les son afines es por ello que para poder frenar los delitos sexuales es necesario en primera instancia, que la comunidad estudiantil esté organizada de conjunto para pelear por un plan integral contra la violencia hacia las mujeres, que pueda ser discutido de forma independiente de las autoridades, y que se imponga mediante la movilización amplia y combativa.

Este plan tendría que incluir medidas para prevenir los casos de violencia –evitando actuar únicamente cuando ya ocurrieron-; tales como asignaturas obligatorias sobre géneros y sexualidades con programas y planes de estudio no sexistas ni heteronormados, y que incluyan temas de sexualidad, violencia de género, feminismos, etc.

De igual manera es necesario crear comisiones de mujeres en cada escuela y centro de trabajo que sean tripartitas, es decir, conformadas por estudiantes, trabajadoras y académicas, y que, de forma independiente de las autoridades y acompañadas de grupos interdisciplinarios para prevenir, y atender casos de violencia, funcionen como espacios permanentes en el que, de forma amplia y democrática, se propongan salidas a la situación de violencia de género.

El acoso, la inseguridad y la precarización son muestra de los problemas que enfrentan las estudiantes al interior de sus universidades y escuelas, quienes además deben lidiar con la misoginia de profesores y compañeros que muchas veces empeoran la violencia a la que se enfrentan las compañeras en sus vidas cotidianas fuera de las facultades.

Te puede interesar: La impunidad de los delitos sexuales en Coahuila




Comentarios

DEJAR COMENTARIO


Destacados del día

Últimas noticias