CRISIS Y REMESAS

Las remesas “salvan” la economía nacional, aumentaron 22% en julio

En comparación al mismo mes del año 2019, descontando la inflación, las remesas aumentaron significativamente. Recursos fundamentales para millones de mexicanos que sufren la crisis.

Miércoles 2 de septiembre | 16:01

La profunda crisis en la economía internacional y su manifestación particular en México se ha agravado con la pandemia del Covid-19 y las medidas para enfrentarla, sin embargo, tiene fundamentos más profundos.

En el caso de la economía mexicana, hablamos de una economía subordinada a la dinámica económica y a los designios de Estados Unidos, donde los recursos son aprovechados por empresas privada y los salarios en promedio son muy bajos en comparación con otros países de la región.

Esta realidad hace que el país viva con altos niveles de pobreza, como expresión de su lugar en el consorcio internacional al ser una economía atrasada y dependiente, lo que a su vez genera que sean millones las personas que buscan migrar para buscar mejores posibilidades de vida y de empleo. Las remesas son, en este sentido, una manifestación de la miseria que vive el país.

Sin embargo pueden, contradictoriamente, servir como paliativos ante situaciones de crisis agudas como la que estamos atravesando.

Durante el segundo informe de gobierno del presidente López Obrador, el mandatario destacó el tema de las remesas como un factor que ha servido para amortiguar la fuerte crisis económica que atraviesa el país.

Efectivamente, de acuerdo a datos del Banco de México (Banxico), las remesas subieron un 7.2% anual durante julio. Así, en términos reales, una vez descontada la inflación y ajustando el tipo cambio, durante el mes de julio (hacia finales de la cuarentena en plena pandemia), los hogares en México recibieron 22% más remesas en comparación al año anterior.

De conjunto las remesas crecieron 10.5% durante el primer semestre del año.
En el marco de la crisis, según datos incluidos en el Anuario de Migración y Remesas México, los tres principales usos de las remesas fueron: comida y vestido, salud y pagar deudas.

Es decir, que con los recursos que envían familiares que radican en otros países, centralmente en Estados Unidos, apenas se puede hacer frente a cuestiones básicas, en el marco de un país que tiene, según cifras oficiales, al día de hoy 65 mil fallecidos por Covid-19 y más de 600 mil contagios.

No obstante, ante la magnitud de la crisis que se vive en el país y que se prevé continúe el siguiente año, las remesas claramente no alcanzan para hacer frente al empeoramiento de las condiciones de vida de la mayoría de los trabajadores y el pueblo de México. Lejos de ello y contrario al optimismo que mostró el presidente en su informe, la realidad es que la situación es muy dura para millones y programas sociales o remesas son insuficientes.

Para realmente lograr mejores condiciones de vida para la mayoría es necesario en primer lugar cobrar impuestos a las grandes fortunas, a ese puñado de millonarios que se enriquecen incluso en la pandemia, para de ahí sacar recursos para la salud de la población y para garantizar otros derechos sociales como la vivienda. De la mano de defender los derechos laborales y la estabilidad en el empleo.

El presidente mantiene una retórica del lado del “pueblo” pero se alía con los grandes empresarios para hacer grandes negocios. Solo los trabajadores pueden, a partir de organizarse y luchar, conquistar mejores condiciones de vida.






Temas relacionados

Covid-19   /   remesas   /   AMLO   /   Crisis

Comentarios

DEJAR COMENTARIO