×
×
Red Internacional

Las autoridades del INAH retrocedieron del decreto por el cual se cancelaba la contratación de personal eventual en la ENAH para este 2022, sin embargo, el peligro de que la Escuela se quedara paralizada de no contar con sus trabajadores y docentes contratados bajo esta figura, saca a relucir una vez más las condiciones de precariedad e inestabilidad laboral de las y los trabajadores del sector.

Viernes 7 de enero | 18:44
Foto de Elizabeth Sauno

El formato de contratación “eventual” no solo existe en la ENAH, el INAH tiene a más de dos mil trabajadores bajo esta figura, quienes tienen que renovar su relación laboral de forma trimestral, lo que los deja en la incertidumbre permanente de si mantendrán o no su trabajo. La otra forma precaria de contratación personal es la de capítulo 3000.

Te puede interesar: Ataques a la ENAH, INAH e INALI: desfinanciamiento de universidades e investigación

Además, cuando los docentes o trabajadores obtienen una plaza permanente, no se les reconoce la antigüedad que tienen con otras formas de contratos.

Este tipo de contrataciones se repiten en prácticamente todas las universidades del país, como lo demostró el movimiento UNAM No Paga, denunciando que el 70% de la planta docente labora con la figura de “asignatura”. Es también el caso de gran parte de los trabajadores estatales, que en algunos casos no cuentan ni con relación laboral como lo son los trabajadores de Pilares que perdieron su fuente laboral en un 100% este inicio de año.

Los golpes a la ENAH son recurrentes, tan solo hace unos meses se recortaron 74 materias, lo cual afectó a 66 docentes que debían ser contratados para el segundo semestre del 2021.

Te puede interesar: Comunidad ENAH denuncia cancelación de más de 74 materias y ataques a derechos laborales

A inicios del 2019 hubo protestas de docentes y estudiantes quienes denunciaron despidos y adeudos de salarios. En el 2018 los y las estudiantes de esta escuela realizaron una toma simbólica del Museo de Antropología e Historia, con demandas básicas como la de tener un médico en la ENAH, equipamiento de primeros auxilios y un protocolo para atender casos de violencia de género. Además exigían se hiciera público el convenio que el INAH había firmado con Grupo Carso y la delegación Tlalpan para la remodelación de la zona arqueológica de Cuicuilco.

Te puede interesar:Irrumpen estudiantes de la ENAH en el Museo de Antropología

Los problemas no acaban ahí, desde hace más de una década se mantiene un edificio en obra negra al interior de la escuela, los estudiantes nunca reciben su beca completa, además la escuela dejó de pagar las prácticas que son requeridas para validar materias y realizar la titulación.

Para este año hubo un incremento del 3.6% al presupuesto del INAH, que frente a la inflación es completamente insuficiente, dando un total de de 4 mil 11 millones de pesos para el presupuesto de este 2022. A finales del año pasado, el propio director general del instituto, Diego Prieto, declaró que este financiamiento era insuficiente. Debe contemplarse también que para el 2021 hubo un recorte importante al presupuesto para el INAH.

Diego Prieto, director del INAH, presume que al interior del instituto se mantiene la política de austeridad dictada por al 4T, pero como ha sido en otros casos, quienes pagan esta política, son los trabajadores, docentes y estudiantes, no los grandes funcionarios, Prieto, por ejemplo, percibe un salario de 136 mil 745 pesos mensuales.

Te puede interesar:Gracias a protestas, habrá contratación de personal de la ENAH, ¿Qué sigue?

Como lo exigen los docentes y estudiantes de la ENAH, es necesario un aumento al presupuesto a esta escuela, como lo es también para el conjunto del sector de educación y cultura. Todo ese presupuesto puede venir de reducir a cero el gasto en militarización del país, así como con el cobro de impuestos progresivos a los grandes empresarios. Para esto es necesaria la unidad del conjunto de estudiantes y trabajadores del sector educativo y cultural, como lo son los profesores de asignatura dela UNAM, de la UAM, del sector básico y los trabajadores despedidos del programa PILARES.

Pero también es necesario que se reduzcan los salarios de los altos funcionarios que además son quienes toman las decisiones de la institución a espaldas de la comunidad, cuando es esta la que debería decidir el rumbo de la ENAH.

Deben garantizarse becas universales que cubran la canasta básica, que se la institución la que pague las prácticas de los y las estudiantes, que se terminen las construcciones en obra negra y se construya la infraestructura suficiente para cubrir el 100% de la demanda educativa, para lo cual también es necesario ampliar la planta docente, que debe estar contratada con plazas permanentes, salarios que cubran la canasta básica y que sean móviles según la inflación, así como plenos derechos laborales.

Quienes impulsamos La Izquierda Diario México, ponemos el mismo al servicio de la lucha de los estudiantes y trabajadores de la educación y la cultura. Si estudias o trabajas en la ENAH y tienes alguna denuncia sobre las condiciones de la misma, no dudes en hacerla llegar a nuestro facebook.




Comentarios

DEJAR COMENTARIO


Destacados del día

Últimas noticias