×
×
Red Internacional

Discriminación laboral.  La maternidad en México es considerada por la patronal como una desventaja

De acuerdo con una investigación sobre discriminación laboral por embarazo en México realizada por Early Institute, destaca algunas de las principales conductas de exclusión por parte de las patronales: despido, solicitud de prueba de gravidez, reducción de salario, negociación de ascenso, negar la autorización de ir al baño o sentarse, acoso laboral y la imposición de tareas que ponen en riesgo la salud de la madre y el feto.

Miércoles 19 de enero | 16:56

La investigación realizada por Early Institute mostró que la discriminación en México por embarazo continúa vigente. Además, ésta conforma uno de los eslabones de la larga cadena de violencia patriarcal que vivimos las mujeres.

Dicha investigación arrojó algunas de las principales conductas que los empleadores ejercen en contra de las mujeres trabajadoras embarazadas, tales como: despido, solicitud de prueba de gravidez, reducción de salario, negociación de ascenso, negar la autorización de ir al baño o sentarse, acoso laboral y la imposición de tareas que ponen en riesgo la salud de la madre y el feto.

A su vez, los patrones atribuyen como una desventaja el embarazo de una mujer trabajadora, debido a que consideran que son más inestables, menos comprometidas y competentes, lo cual es una afección para la obtención de otros puestos o ascenso laboral —situación denominada como maternal wall—. En cambio, en comparación con los hombres asocian el compromiso y la aptitud con la paternidad y el matrimonio.

Con base en la Encuesta Nacional sobre la Dinámica de las Relaciones en los Hogares (ENDIREH), el 51 por ciento de las mujeres mencionó haber tenido un empleo en los últimos cinco años, de las cuales, el 17.3 por ciento sufrió algún tipo de discriminación laboral por embarazo, 11.5 por ciento le solicitaron una prueba de embarazo para acceder a un trabajo y al 3.6 por ciento para poder continuar con su trabajo.

Además, Early Institute agregó que la discriminación no solo se presenta durante el embarazo sino también después del parto, debido a que se observó que este tipo de discriminación puede afectar la vida y salud de la madre y sus hijes, por ejemplo: aborto espontáneo, el parto no llegue a término y bajo peso al nacer y ser más reactives al estrés.

Aunado a ello se encuentran los abortos no deseados que surgen en los centros de trabajo por condiciones laborales deplorables, así como la violencia obstétrica, que con base en datos de ENDIREH, el 34.4 por ciento de las mujeres sufrió algún tipo de maltrato en parto o cesárea.

Asesinato patronal: trabajadora de Yazaki en Colima muere en aborto espontáneo

Patriarcado y capitalismo un matrimonio bien avenido

A este sistema económico le es funcional mantener la opresión hacia las mujeres, debido a que aprovecha al patriarcado para incrementar la explotación laboral a las trabajadoras y la precarización laboral al conjunto de la clase trabajadora. Aunque las mujeres hayamos sido incluidas al mercado laboral, esto no significa que la desigualdad en comparación con los varones no exista. Afrontamos las dobles o triples jornadas laborales, como el trabajo doméstico, la percepción de salarios más bajos por tareas o puestos similares a los de un trabajador, además de ocupar los trabajos mayor explotados y precarizados, así como el rol reproductivo y la falta de derechos, como el derecho a decidir sobre nuestros cuerpos.

¿Por qué la precarización laboral es violencia hacia la mujer?

Sin dejar de lado que, en el marco de la pandemia, la carga laboral incrementó para las mujeres, siendo México uno de los países en el cual las mujeres trabajadoras destinan más tiempo de trabajo en comparación con los hombres. Asimismo, los casos de violencia doméstica incrementaron en un 60 por ciento, el aumento de un 40 por ciento muertes maternas prevenibles, embarazos no deseados en un 30 por ciento y los feminicidios crecieron en un 6 por ciento.

Desigualdad laboral: las mujeres trabajan más tiempo que los hombres

Es inaceptable que las millones de mujeres día a día tengan que afrontar no solo la precarización y explotación laboral, sino las múltiples expresiones de la violencia patriarcal. Es necesario organizarnos de manera independiente de los partidos del régimen y sus instituciones y exigir mejores condiciones laborales, un salario superior a la inflación que cubra el costo de la canasta básica, así como licencias de maternidad; la implementación de guarderías gratuitas a la par de la instalación de comedores y lavanderías subsidiadas por el Estado, además del incremento significativo al presupuesto de salud y que luche contra su privatización.

¡Por maternidades libres, seguras y dignas!




Comentarios

DEJAR COMENTARIO


Destacados del día

Últimas noticias