×
×
Red Internacional

Entrevista. "La jornada nacional y el paro petrolero puso en el centro el rol de la clase obrera francesa"

Entrevista en Basta de Verso, programa de la Red Internacional de La Izquierda Diario, a Laura Varlet, trabajadora ferroviaria y militante de Révolution Permanente, acerca de la situación en Francia, la huelga de los petroleros por salarios y contra la inflación, que ganó el apoyo de amplios sectores y tuvo este martes una jornada de acción nacional.

Viernes 21 de octubre | Edición del día

El programa Basta de Verso habló con aura Varlet, trabajadora ferroviaria y militante de Révolution Permanente, sobre la huelga que vienen llevando adelante los trabajadores de las refinerías a las que se plegaron sectores de ferroviarios y de centrales nucleares. El centro del reclamo es un aumento salarial que supere la inflación y este martes se realizó una jornada de paro y movilización a nivel nacional que contó con el apoyo de diversos sectores de trabajadores y también de los y las estudiantes. Laura relató lo siguiente:

"La huelga petrolera acá en Francia es centralmente en dos empresas, Total y Exxon. Es inédita porque desde los años 90 que no había una huelga de esta magnitud en esta empresa. La paralización surgió con una fuerte presión de la base, porque hay que tener en cuenta que se lanzó cuando los sindicatos estaban negociando los aumentos de salarios y los trabajadores fueron a huelga espontáneamente, imponiéndoselá a los sindicatos"

"Las acciones de los trabajadores y la CGT que impulsaron esta huelga habían comenzado en junio y en julio, pero fue en septiembre que se convirtió en una paralización por tiempo indeterminado afectando al conjunto de las refinerías de petroleo de Total. La principal exigencia es la de un aumento de salarios de alrededor de 10%, teniendo en cuenta que la inflación en Francia es de entre 6 y 7%, y en el marco de que la empresa viene teniendo ganancias récord, y que este año anunciará beneficios por 30 mil millones de euros".

"La huelga continúa hasta el día de hoy a pesar de la traición de los sindicatos por fuera de la CGT, que no habían llamado a la huelga, y que firmaron un acuerdo salarial por debajo de la inflación. Esto generó mucha bronca de parte de los trabajadores y abrió la puerta para que el Gobierno empiece a llamar a requisiciones del personal [la declaran actividad esencial con lo cual pueden intervenir las empresas y obligar a los trabajadores a volver a sus puestos para garantizar un servicio mínimo, NdE] para el funcionamiento de los depósitos de combustible.
En el caso de las requisiciones que hubo tanto en Exxon como en Total son individuales, es decir que Policía va a buscar a cada trabajador con una convocatoria para que se presente en su puesto de trabajo, obligándolos a terminar la huelga y a volver a las refinerías.
Estas requisiciones generaron mucho repudio en el conjunto de los trabajadores y en el conjunto de de la población más en general porque había un fuerte apoyo a la huelga".

"El Gobierno, con un doble discurso, muy hipócrita, que viene haciendo toda una campaña contra Putin por la guerra en Ucrania, empezó a traer petróleo de Rusia para intentar quebrar la huelga. Sin embargo, la huelga tiene un importante apoyo y los envíos que llegan por barco fueron bloqueados en Marsella, en el sur de Francia, y en el norte, lo que le dificultó muchísimo al Gobierno el hecho de quebrar la huelga, y mostró que había un apoyo bastante importante".

"En este marco, este martes 18 de octubre se realizó una jornada nacional con huelgas y paralizaciones impulsadas por esta bronca desde abajo que puso en el centro de la escena política la cuestión del aumento de salarios. La jornada se pronunció específicamente por salarios, contra el ataque al derecho de huelga y por contra la reforma jubilatoria. La participación más activa fue de los propios petroleros, de trabajadores de las centrales nucleares, de portuarios y con un fuerte apoyo de los estudiantes. Aunque la medida fue preparada mal por los sindicatos, hubo toda una serie de síntomas interesantes: por ejemplo en sectores de la de la industria aeronáutica donde venían habiendo algunas huelgas sintomáticas en subcontratistas de Airbus. Allí hubo el martes una huelga en las cadenas de montaje del Airbus 320, con la reivindicación también de 10% de aumento, como en los petroleros. Otro síntoma interesante en ese sentido fue en un sector más chico, en un hotel en Santa Paul, que es en el este de Francia, allí hubo una huelga seguida por el 100% de los trabajadores. Es importante porque en este sector ni siquiera hay sindicatos que los organicen".

"Entonces comenzamos a ver síntomas de una nueva subjetividad en la clase trabajadora francesa. La jornada de paro del 18 de octubre y la huelga en las refinerías dan cuenta de que se cerró la pausa impuesta por la pandemia y ahora grandes sectores de trabajadores y la juventud muestran la potencialidad que tienen para enfrentar los planes del gobierno de Macron".


Comentarios

DEJAR COMENTARIO


Destacados del día

Últimas noticias