Economía

PANDEMIA

La inflación comienza a afectar alimentos y productos de salud ante el Covid-19

El aumento de precios registrados durante el mes de marzo, han afectado principalmente a alimentos como el arroz, la papa, el huevo y el pollo, así como al jabón y algunos medicamentos.

Miércoles 8 de abril | 15:01

El impacto del coronavirus en la economía nacional afecta, por una parte, el nivel de desempleo, registrándose miles de empleos perdidos en las últimas semanas, la producción con la suspensión de actividades en algunas industrias y centros de trabajo o la caída de los ingresos al país, sea por la reducción del precio del petróleo o la reducción esperada de la entrada de divisas a través de las divisas.

Dentro de las afectaciones económicas que afectan a la población, podemos destacar lo que hace al encarecimiento del nivel de vida con el aumento de los precios de bienes y servicios. Estos aumentos responden al comportamiento del mercado (oferta y demanda) y a la búsqueda de la ganancia empresarial que acapara o especula con el valor final de las mercancías.

Tendencias inflacionarias

Según las mediciones dadas a conocer por el Índice Nacional de Precios al Consumidor (INPC) lo que más ha aumentado en México en durante el mes de marzo fue el rubro de los alimentos, que promedian un aumento del 0.74%, siendo que algunos de los que más se han visto afectados son el limón, el chile serrano, el aguacate, la papa, el huevo y el pollo son los productos que más han aumentado.

No obstante, el principal aumento se registra en el arroz, el azúcar y el frijol los cuales se vendieron 2.55, 2.15 y 2.02% más caros en marzo en relación con febrero.
«Si esta tendencia se mantuviera a lo largo del año estaríamos hablando de una inflación de entre el 25 y el 30% anual para estos alimentos esenciales», una inflación muy elevada que golpearía fuertemente el bolsillo de la clase trabajadora.

Por otra parte, otros bienes que se han visto afectados por la crisis en ciernes son los medicamentos y los productos de higiene, comenzando por el jabón (073%) y el alcohol puro o en gel, medicamentos para la tos y la gripa (2.28%) y otros fármacos.

Contradictoriamente, dos factores que ha jugado en contra de que aumenten los precios de forma generalizada son por una parte la disminución del consumo de distintos bienes dadas las condiciones de la cuarentena y por otra el deterioro del precio del petróleo, lo que ha significado una caída del precio del transporte (que impacta indirectamente en el precio del conjunto de los bienes y servicios).

Sin embargo, hay que tomar en cuenta que estos factores no necesariamente se van a mantener durante mucho tiempo, por lo que su efecto como contra tendencia es limitado.

Congelar los precios, una medida fundamental

Hay que decir que si bien las “leyes del mercado” de oferta y demanda operan a un nivel, también es cierto que existen grandes empresas formadoras de precios, que especulan y acaparan para aumentar sus ganancias sobre todo en épocas de crisis.

Contra la teoría burguesa de la economía, que solo toma en cuenta la rentabilidad empresarial, los socialistas proponemos que, ante el alza de precios y la especulación con artículos de primera necesidad, el Estado debe establecer controles de precios que lleven a cabo los consumidores (trabajadores y pequeños comerciantes) con la ayuda de las y los trabajadores de los sectores industriales y de servicios que producen alimentos o bienes esenciales, que los transportan y que los comercializan.

Además, hay que imponer a las patronales que abran los libros de contabilidad y muestren efectivamente el costo de producción y distribución de cada producto, así se podría ver claramente que es falso que las grandes empresas tengan pérdidas que les obliguen a aumentar precios o despedir trabajadores, simplemente quieren mantener tasas de ganancia cada vez mayores.

La economía debe estar puesta al servicio de la población trabajadora y ser controlada en función del interés de la gran mayoría, para ello no hay que titubear cuando de enfrentar el interés empresarial se trata, las empresas que violen el control de precios, así como las trasnacionales que entren en paro técnico despidan, suspendan o recorten salarios, debe ser expropiada bajo control de sus trabajadores para garantizar la producción y el reparto de alimentos y demás insumos indispensables para enfrentar esta crisis, como el material de protección que requieren las y los trabajadores de la salud, así como todas y todos los que laboran en sectores esenciales de la economía, ventiladores mecánicos o camas de hospital.

Solo así podemos enfrentar esta crisis sin afectar gravemente a la clase trabajadora. No es momento de lucro, es momento de defender el interés social frente al interés empresarial. Nuestras vidas valen más que sus ganancias.






Temas relacionados

Covid-19   /   Precios   /   Inflación   /   Economía

Comentarios

DEJAR COMENTARIO