×
×
Red Internacional

En Coahuila el 95 por ciento de las denuncias por delitos sexuales quedan en el olvido, pero las víctimas de agresión sexual exigen justicia.

Lunes 28 de marzo | 15:45

De 2017 a marzo del 2022 los delitos sexuales en Coahuila tuvieron un incremento alarmante. En 2021 el aumento de agresiones sexuales registradas se elevó un 60% respecto al 2020. La mayoría de las denuncias por violencia sexual desde 2020 a la fecha siguen sin ser esclarecidas, acumulando archivos y dejando cientos de casos en la impunidad.

Tan solo en 2021, según datos del Sistema Nacional de Seguridad Pública, se registraron 576 denuncias por delitos contra la libertad y seguridad sexual. A partir de esta cifra se desprenden los diferentes tipos de cargos registrados, de los cuales 262 fueron por abuso sexual, 93 por violación simple y 91 por violación equiparada. Sin embargo, los casos de violación simple van en aumento aceleradamente.

En los primeros 3 meses del 2022 la ola de delitos registrados en la zona señalan que, en promedio, hay cuatro denuncias diarias por crímenes de violencia sexual en todo el estado. Cabe señalar que la organización Semáforo Delictivo declaró que en Coahuila hay 4 municipios que se encuentran en código rojo por los altos índices de violencia sexual: Saltillo, Torreón, Ramos Arizpe y Acuña. Hasta el momento existen 261 denuncias por delitos de violencia sexual en todo el estado.

La complicidad del Estado

Partiendo de estos datos, no es casual que el último 8 de marzo cientos de mujeres salieran a las calles de La Laguna. La violencia estructural que enfrentan miles de de ellas a diario y la victimización con la que el estado trata el tema ha generado una enorme indignación y repudio, que año con año se ve reflejado en el número de mujeres que se suman a las organizaciones y colectivos, participando intensamente en las marchas. De hecho, La Laguna es una de las zonas del país que congrega un gran número de mujeres que salen a las calles a exigir sus derechos y para frenar esta terrible ola de crímenes sexuales.

En lugares como Coahuila, donde el Estado es responsable, cómplice y opresor, sumado a la enorme cantidad de denuncias por crímenes sexuales que pasa por alto, muchas de las consignas de las mujeres giran en torno a la lucha contra el machismo, la violencia estructural y por el derecho al aborto seguro, legal y gratuito.

Más del 80 % de los casos reportados en la entidad son de mujeres que han sido víctimas de acoso, violencia intrafamiliar, abuso sexual y hostigamiento. Sin embargo, del 100% de las denuncias solo el 5% son esclarecidas. Por lo tanto, no podemos confiar en que las acciones y leyes "con perspectiva de género" promovidas por el Estado y sus gobiernos erradiquen la violencia sexual, pues lejos de prevenir, por ejemplo mediante educación sexual integral en las escuelas y aumentar el presupuesto para la atención a las víctimas, utilizan el descontento de las mujeres para fortalecer los cuerpos represivos, las fuerzas armadas e instituciones que históricamente han reproducido la normatividad patriarcal.

El Estado ha demostrado que no tiene entre sus prioridades implementar medidas de prevención que realmente erradiquen la violencia estructural en contra de las mujeres. El gobierno federal y los de los diferentes estados se limitan a crear ministerios de seguridad que, en la práctica, resultan más que inútiles. Pero para defender y garantizar los intereses de la clase explotadora, es decir, que empresarios, banqueros y dueños de tierras continúen incrementado sus fortunas a costa de la explotación de millones, vemos que todas las instituciones y proyectos funcionan muy bien.

Mientras la violencia sexual aumenta en Coahuila, no debemos olvidar que se trata de una de las regiones con mayor desigualdad en la brecha salarial entre mujeres y hombres, donde los segundos ganan hasta 22.96% más que las primeras.

Te puede interesar: Brecha salarial en Coahuila: reflejo del pacto patriarcal-capitalista

Un debate necesario

Las organizaciones de mujeres y feministas en La laguna realizan un trabajo importante de acompañamiento a las víctimas de crímenes sexuales. Ante la negligencia de las autoridades se han generado grandes redes de acompañamiento entre víctimas, familiares, abogadas y activistas.

Lamentablemente el Estado ha avanzado en la cooptación de referentes feministas en La Laguna -y en todo el país-, quienes a pesar de sus buenas intenciones y su labor con víctimas terminan subordinadas política y económicamente a las instituciones, mientras que el problema de fondo sigue sin resolverse. Otras feministas promueven abiertamente cursos de género y de derechos humanos a la policía y el ejército, que son responsables de la violencia y tortura sexual contra mujeres que luchan, como pasó en Atenco en 2006, y cuando es bien sabida su complicidad con los cárteles del narco.

Desde la Izquierda Diario Coahuila consideramos que el problema de la violencia sexual es de carácter estructural y su erradicación no pasa por el fortalecimiento del aparato punitivo del Estado y sus leyes. Es necesario abrir el debate sobre las estrategias punitivas y victimizantes dentro del movimiento de mujeres en La Laguna, ya que apelar por más años de cárcel y castigo a los agresores no resuelve de fondo los altos índices de acoso y violencia de género, que siguen creciendo.

Sólo con la fuerza organizada del movimiento de mujeres, aliado con otros movimientos sociales y de trabajadores, peleando de manera independiente en las calles, barrios, escuelas y centros de trabajo es que lograremos justicia para las víctimas y medidas de emergencia efectivas para erradicar la violencia feminicida en la Laguna.

Te puede interesar: El agresor, los hombres y el patriarcado




Comentarios

DEJAR COMENTARIO


Destacados del día

Últimas noticias