×
×
Red Internacional

Ante los ataques a las conquistas laborales en la educación superior y el flagelo de la precarización, hablemos de la huelga como instrumento para conquistar nuestras demandas.

Jueves 31 de marzo | 00:04

El 28 de enero de este año, el sindicato de la Universidad Autónoma de la Ciudad de México (UACM) emplazó a huelga, pero la rectoría encabezada por Tania Hogla Rodríguez Mora, se negó sistemáticamente a dialogar bajo la vía legal, a pesar de las siete mesas de trabajo previas.

El 29 de marzo, la patronal insistió en parar la huelga bajo los argumentos de que esa medida “no es deseable” y el reclamo de “sensibilidad a la coordinación ejecutiva sobre la situación financiera de la universidad”, y posteriormente toma estos acuerdos:

*el depósito del Contrato Colectivo de Trabajo (CCT),
*la entrega de uniformes,
*la organización de una feria de cómputo.

Ante esto, quedaron pendientes dos mesas sobre: 1- las finanzas de la universidad, 2- salario y cláusulas de CCT, y la autoridad señaló que, para “evitar dañar la estabilidad de la universidad con una huelga, aceptamos que estas mesas de trabajo se realicen en la Junta Local de Conciliación y Arbitraje”; quedando fijada la próxima audiencia para el 6 de abril del año en curso y el estallamiento a huelga se prorrogó al jueves 7 de abril del 2022.

Es necesario comentar que, las demandas del SUTUACM se dan en el marco del regreso a clases presenciales y la fuerte inflación que venimos sufriendo en el país desde inicios de año, por lo que se exige entre las demandas un aumento salarial del 8%, así como que se resarzan las violaciones al CCT, la violencia por acoso laboral y el despido de una trabajadora.

Sin tomar en cuenta nada de esto, la propuesta de la patronal fue de un aumento salarial del 2.6%, al que no quiere ceder la rectoría, el cual fue rechazado por la mayoría de la base trabajadora por ser totalmente insuficiente, puesto que la inflación ha aumentado más del 7%. De más está decir que, tampoco ha accedido a reparar las violaciones al CCT implicadas en las demandas del sindicato.

La Rectora usó como argumento para su mísera propuesta de aumento, que el presupuesto disminuyó, pero claramente mintió en su argumento ya que, en realidad, se incrementó para este año un 7.6%. Además, en el último informe trimestral del año 2021, se comprobó que la UACM entregó (devolvió de su presupuesto) a la Auditoría Superior de la CDMX un subejercicio de 305 millones de pesos, de los cuales 185 millones corresponden al pago de salarios y prestaciones laborales.

Posteriormente, el 30 de enero, Gabriela Barrueta (Secretaria general del SUTUACM) apareció en la conferencia de prensa de la Diputada Elizabeth Pérez Valdez del PRD, denunciando esta circunstancia, y pidió que se lleve a cabo la mesa de diálogo para la resolución del conflicto.

La huelga para arrancar conquistas

El caso del SUTUACM y la situación actual de los sindicatos universitarios, deja en evidencia que el derecho a la huelga ha sido convertido en un trámite de presión y el principal interesado en mantenerlo así es el Estado, el gobierno, sus instituciones y los partidos del régimen.

El Estado, bajo la ofensiva neoliberal que inició con los gobiernos del PRI y el PAN y con la 4T se ha dado continuidad, viene limitando el derecho a huelga con una serie de trabas procedimentales, por ejemplo, utilizando a la Junta Local para inclinar sistemáticamente la balanza en beneficio de las patronales, favoreciéndolas en negociaciones salariales y contractuales, o entorpeciendo la actuación de las representaciones sindicales. Y con las reformas a la Ley Federal del Trabajo han restringido con múltiples candados legales la posibilidad de emplazar a huelga, resultando perjudiciales para lxs trabajadorxs, pues son medidas legales claramente antisindicales que buscan disuadir y desviar para que no se opte por ese legítimo recurso de la clase trabajadora.

Te puede interesar: Análisis. Derecho a la huelga: ¿Quiénes no pueden ejercerlo?

Lo anterior, representa una política para evitar la posibilidad del estallamiento a huelga ante vulneraciones a derechos que se hacen de uso más frecuente por el gobierno de la CDMX, como es el caso del IEMS, en el que Claudia Sheinbaum detuvo la huelga a pesar de que continúan las violaciones al CCT, ya que, rumbo a las elecciones del 2024 resultaría un riesgo para su carrera política, pues visibilizaría la persistente negativa de derechos, como hoy ocurre con la lucha de lxs trabajadorxs de la Cultura Comunitaria.

En este marco, bastante desolador para las y los trabajadores si lo dejamos solo en manos de las patronales e instituciones, es válido replantearnos la huelga como una herramienta de lucha organizada de manera independiente al gobierno, partidos patronales e instituciones, en cada dependencia o centro de trabajo, con la cual lxs trabajadorxs enfrentemos la precarización y luchemos por recuperar plenos derechos laborales para poder hacer uso de esta herramienta conquistada por décadas de luchas obreras.

Por todo esto, creemos que, para el SUTUACM, es fundamental que la base trabajadora imponga a su dirigencia sindical que, en lugar de apoyarse en los legisladores del régimen político que pactan la precarización laboral en contra de las y los trabajadores, se fortalezca la organización mediante asambleas en todos los planteles y también generales, en unidad con las y los docentes de asignatura ultra precarios, a quienes hoy se les niega la sindicalización, con la perspectiva de sumar a la base estudiantil que padece esta precariedad en su formación académica, y llamando a la unidad también a los sectores que hoy vienen luchando por las mismas demandas.




Comentarios

DEJAR COMENTARIO


Destacados del día

Últimas noticias