Internacional

CORONAVIRUS EN CHINA

La esfinge de la economía china en el torbellino del coronavirus

Hay importantes grietas en la propaganda del Partido Comunista Chino sobre la reactivación económica posterior a la pandemia.

Miércoles 1ro de abril | 16:04

Xi Jinping, secretario general del Partido Comunista Chino, recorre los principales parques industriales del país para verificar y alentar la reanudación del trabajo. En una visita reciente retratada por la prensa oficial de Xinhuaa, la provincia oriental de Zhejiang, en la zona portuaria de Chuanshan, Xi llevó la propaganda de la exitosa máquina estatal del PCCh para combatir el coronavirus, y la importancia de que China retome el camino de la prosperidad. Lo acompañó el viceprimer ministro Liu He, el principal asesor económico. Zhejiang es una de las provincias más importantes para el comercio exterior chino. El puerto de Ningbo-Zhoushan, en el área portuaria de Chuanshan, está vinculado a un parque de producción y exportación de vehículos, desde las multinacionales alemanas Volkswagen y BMW hasta los chinos Geely y Chery. Este complejo industrial de exportación es una de las arterias vitales de la economía china, y un indicador del estado de su crecimiento frente a la contención de la pandemia.

En la misma provincia de Zhejiang, Xi Jinping visitó la ciudad modelo de Huangzhou, una de las joyas de la administración urbana china, donde la tecnología 5G y la integración de Big Data promueven la nueva forma de organización urbana planificada por la burocracia de Beijing.

Las visitas oficiales se están convirtiendo en una "nueva normalidad" para la burocracia del Partido Comunista Chino, que detrás de los saludos quiere inspeccionar personalmente el estado de la industria. Sun Chunlan, una alta funcionaria del Politburó, visitó la ciudad de Xianning, en la provincia de Hubei, el epicentro inicial de la crisis del coronavirus. En el pueblo cerca de Huangjingtang, se instó a la población local a preparar el arado del suelo, como es habitual en esta época del año. A los funcionarios del gobierno local, advirtió que"la preocupación central es reiniciar las actividades productivas",y los problemas entre las autoridades locales deben resolverse "sin demora". La producción rural china es un eje de equilibrio para el país, que mantiene familias campesinas precarias y alimenta a las grandes ciudades, además de proporcionarles mano de obra.

Esta reacción exagerada de Beijing ilumina lo contrario que al gobierno le gustaría retratar internacionalmente: hay grietas significativas en la propaganda del Partido Comunista Chino sobre la actual etapa de reactivación económica.

La preocupación del gobierno chino por extraer buenos resultados económicos y apoyar a los empresarios tiene fundamentos claros, ubicados en la dramática caída de la producción industrial y las inversiones en los primeros meses del año, con la parálisis impuesta por Covid-19. Según el National Bureau of Statistics (Oficina Nacional de Estadísticas), la industria china se contrajo -13.5% en el período de enero a febrero, junto con una retracción de - 24% en inversiones de capital. El desempleo urbano alcanzó un récord de 6.2%. Es probable que el PIB chino sea negativo en el primer trimestre de 2020, por primera vez desde 1976.

Según Xinhua, el Banco Central (Banco Popular de China ), que había estado protegiendo sus herramientas monetarias, anunció una inyección de 20 mil millones de yuanes en los mercados y una reducción en la tasa de interés para facilitar los préstamos a las empresas. A diferencia de países como Estados Unidos o Alemania, con tasas de interés de cero o inferiores a esa marca, China aún conserva espacio para reducir sus tasas de referencia. Además, en las provincias de Zhejiang, Guangdong y Sichuan, así como en las ciudades de Shanghai y Tianjin, el gobierno central liberó a las compañías de multas por incumplimiento de sus obligaciones contractuales, inyectando 27 mil millones de yuanes para abordar el problema. Todo para evitar el cierre de empresas y el aumento del desempleo urbano. Una señal de alerta.

En una tierra de retracción económica, quien vuelve a hacer funcionar una fábrica es el rey. Por lo tanto, los nuevos datos de la National Bureau of Statistics (NBS), por pequeños que sean, anuncian horizontes menos sombríos para la burocracia. Como informa el Financial Times, el Índice Purchasing Managers’ Index (PMI) -que revela el estado de confianza de los capitalistas e inversores en la economía de un país determinado- obtuvo 52 puntos a fines de marzo (en una escala de 0 a 100, que por debajo de 50 muestra contracción, y por encima de 50 indica expansión de la economía).

Hay inversiones en la recuperación de la industria, y monopolios como Volkswagen, que tienen fábricas gigantes en Zhejiang, dieron los primeros pasos en la línea de producción. Según el Ministro de Comercio, el 67% de las empresas de importación y exportación más importantes de China operan al 70% de su capacidad. El puerto de Shanghai, el más importante del mundo, comenzó una recuperación en la operación de carga nacional y extranjera.

Creo que la recuperación parcial en la actividad portuaria y el envío comercial, en la segunda mitad de marzo, muestra dos tendencias simultáneas. La primera es que el gobierno chino ha sido recompensado, en cierta medida, por sus esfuerzos para reactivar la industria en la costa este.

Sin embargo, este escenario optimista se ve contrapesado por el lento ritmo de recuperación, aún lejos de los malos resultados de la retracción industrial china en 2019, el año en que China había crecido a las tasas más bajas en 30 años. El debilitamiento del ritmo de recuperación económica se alimenta del mayor problema en China: la dependencia de la demanda externa, que se contrajo sustancialmente debido a la propagación de la pandemia de coronavirus a los principales países de Occidente. Si las empresas de comercio exterior muestran que comienzan a funcionar, es igualmente cierto que casi el 35% de las empresas comerciales chinas no están operando, o lo hacen muy débilmente, y las que operan todavía tienen una gran capacidad ociosa.

Atrapada por la pandemia en un momento de extrema fragilidad, la economía global enfrenta a la humanidad con la perspectiva correcta de una nueva recesión, más abrupta que la de 2008. Nouriel Roubini sugiere que no se puede descartar una Gran Depresión en 2020, incluso si los gobiernos actúan de manera coordinada para aplicar políticas monetarias (reducción de tasas de interés) y fiscales (entrega directa de dinero a la población). Michael Roberts, en un artículo reciente, refuta la noción expresada por el Secretario del Tesoro de los Estados Unidos, Steven Mnuchin, de que la próxima recesión será de corta duración, como la caída en la Bolsa de Nueva York en 1987. En 2020, la sinfonía suena con otros acordes. Las cadenas de valor globales se ven afectadas, en un momento en que los rendimientos del capital son bajos y los beneficios globales son estáticos después del coronavirus, cuando el comercio y la inversión mundiales han estado disminuyendo, no aumentando. Las proyecciones de bancos como Morgan Stanley y Goldman Sachs revelan la posibilidad de una caída del 30% en el PIB de EE. UU. En el segundo trimestre Adam Tooze agrega que la "coordinación relativa" entre los estados nacionales es prácticamente inexistente, en el contexto de las disputas entre los Estados Unidos, China y Alemania.

En este escenario, Zhao Qinghe, economista jefe del NBS, es categórico. “La pandemia se está acelerando y extendiendo por todo el mundo, impactando severamente el comercio mundial y el crecimiento. También existe presión sobre el control actual del coronavirus en China, y esto indica que el retorno al crecimiento y la estabilización de la producción y las cadenas de suministro enfrentan nuevos desafíos”. La burocracia en sí misma no oculta el miedo a una nueva recaída en torno a la pandemia.

El mismo NBS confiesa que la expansión registrada en el índice PMI "no significa que la operación económica de China haya vuelto a la normalidad". Esta es una mejora con respecto a la caída récord del 17% en las exportaciones sobre una base anual. Los movimientos de los gobiernos locales para reabrir cines, teatros y otras atracciones turísticas se han revertido, hasta el punto de que el gobierno central prohíbe prácticamente todas las entradas de extranjeros o nativos de los Estados Unidos y la Unión Europea, para frenar la importación de una "segunda ola" del coronavirus.

Además, existe el problema social del desempleo. La migración interna por motivos laborales, especialmente los desplazamientos de acuerdo con los flujos de empleo estacionales, es un elemento arraigado en la vida laboral china. Hay más de 288 millones de trabajadores migrantes, más de un tercio del total económicamente activo de 775 millones de trabajadores. Estos migrantes van al interior del país, a veces viajan 1000 km o más, en vacaciones y al final del año, y luego regresan a regiones industrialmente concentradas. A estos gigantescos contingentes de trabajadores se les impidió regresar al sureste de China, donde trabajaban, en muchos casos perdieron sus empleos y tuvieron que reubicarse para sobrevivir.

Bert Hofman, director del Instituto de Asia Oriental en Singapur, admite que el 80% de los 100 millones de trabajadores migrantes que fueron al interior del país durante la temporada de vacaciones ya han podido regresar a las provincias donde trabajan; pero "incluso para ellos, no está claro que recuperarán su trabajo".

En una imagen conjunta, la reactivación de la economía china puede ser la "aldea Potemkin" de Xi Jinping, una construcción ficticia, física o figurativa, diseñada para ocultar una situación indeseable. A diferencia de las aldeas falsas del ministro de Catalina II, a los políticos chinos les resulta difícil creer en sus propias ilusiones. Nada es seguro y todo es muy frágil. La bandera de la reactivación de la economía ha sido un punto polémico entre Xi Jinping y Donald Trump, que presionado por la propaganda china, había ignorado la expansión del coronavirus en los Estados Unidos e instó al regreso más rápido posible a los lugares de trabajo. En medio de la "guerra comercial", que tiene como esencia la disputa por la primacía tecnológica industrial y la carrera por la vacuna contra el coronavirus, ninguno de los dos representantes quiere llegar tarde frente al oponente.

Desconfianza por la desinformación y el autoritarismo del Gobierno

Las dudas también persisten en el campo de la salud. No es posible confirmar con certeza el grado de control de la pandemia en el interior de China, ni siquiera si el número de muertes presentado por el gobierno chino es cierto. José Teixeira Fernandes afirma que existen razones importantes para tener muchas dudas sobre los números oficiales chinos de Covid-19. "Es bien sabido, o debería ser, la forma en que China controla la información a través de un sofisticado sistema de vigilancia en la red y fuera de ella, y reprime severamente a los críticos sobre los temas políticamente más sensibles". La provincia de Hubei tiene aproximadamente la misma población que Italia en un área de 185.000 km² (Italia tiene aproximadamente 300.000 km²) y, en consecuencia, tiene una densidad demográfica mucho mayor que Italia. En vista del grado de contagio del coronavirus, son difíciles de creer los datos publicados por la burocracia de Beijing.

Como resultado de esta desconfianza, las críticas contra la desinformación y el autoritarismo del Partido Comunista Chino son frecuentes. La mencionada Sun Chunlan recibió severas críticas por inspeccionar el trabajo de un comité vecinal de Wuhan, que maneja las necesidades de la población en cuarentena. Mientras visitaban el distrito de Qinshan, los residentes gritaron "¡todo es falso, es solo una estafa!", Así como "¡protestamos!", informó el periódico británico The Guardian, publicando la grabación tomada de las redes sociales chinas.

La nota oficial del gobierno, obligado a responder a los eventos a pesar de eliminar los registros de video, admitió que es necesario "enfrentar los problemas de manera realista, para ganar el apoyo de las masas".

Al contrario de lo que el gobierno esperaba con sus exitosos anuncios para contener la enfermedad, las calles chinas permanecen en silencio y descontentas. Otro incidente en Wuhan se debió a la presión del alcalde para que la población "aplauda el trabajo de Xi Jinping en el control del virus", resultando en un rechazo masivo en las redes sociales, lo que obligó al gobierno central a retirarse de este trofeo simbólico. Ejemplos como este no proyectan un camino llano para la burocracia china, y en primer lugar para Xi Jinping.

Esto socava la campaña de la burocracia china, que trata de dar por cerrada la primera fase de la crisis en el país, que ha arañado la imagen de invencibilidad de Xi Jinping, para demostrar ser el líder en los esfuerzos de coordinación internacional para combatir el coronavirus.

La batalla por el liderazgo es la batalla por el legado de Xi

Este frente de batalla para China es crucial. Xi Jinping cree que el suministro de bienes mundiales que se encuentran en una etapa de escasez, debido a la catástrofe sanitaria preparada por los capitalistas, puede aumentar la fuerza de un poder en ascenso. El "gran timonel" de la transformación de China en un competidor de espacios de acumulación de capital con Estados Unidos, involucrado en un conflicto comercial y tecnológico directo con Washington, pasó los últimos años desde 2012 presionando al aparato de política exterior chino para que piense propuestas de "gobernanza global". La tarea era titánica, porque estaba acompañada simultáneamente por la conversión de las bases económicas de China, dejando de depender casi exclusivamente de la exportación de productos con bajo valor agregado, para apoyarse en el mercado interno y en la producción de alta tecnología. La crisis del coronavirus le ha dado a China la oportunidad que estaba esperando. El dejar de lado la guerra comercial y tecnológica con Estados Unidos, puso a China en la posibilidad de mostrarse más capaz de dirigir la línea "globalista" de los esfuerzos para contener la pandemia, frente al nacionalismo negacionista de Trump.

A principios de marzo, la situación era favorable a China. Cuando ningún estado europeo respondió a las solicitudes urgentes de Italia de equipos médicos y suministros hospitalarios, China se comprometió a enviar 1,000 ventiladores, 2 millones de máscaras, 100,000 respiradores, 20,000 prendas de protección y 50,000 kits de prueba. China también envió equipos médicos y 250,000 kits a Irán y Serbia, cuyo presidente calificó la solidaridad europea como un "cuento de hadas" y proclamó que "el único país que puede ayudarnos es China". Lo mismo hecho por Polonia y Hungría, países que forman parte de Seventeen + One, los 17 estados de Europa central y oriental que están vinculados a proyectos de desarrollo chinos. A cada uno de los 54 países de África se le prometieron 20,000 kits de prueba y 100,000 máscaras. En una llamada telefónica al propio Donald Trump, quien hasta entonces había estado haciendo campaña incesantemente sobre el "virus chino", Xi Jinping se ofreció como voluntario para ayudar a Estados Unidos en lo que sea necesario para contener la pandemia, recibiendo un tuit de elogio de Trump.

Esta preeminencia en la ayuda internacional provino de las capacidades productivas materiales de China. Ya era el mayor productor mundial de máscaras quirúrgicas. En tiempos de reajuste de la producción a los ritmos de guerra, China ha aumentado esa capacidad diez veces, según Foreign Affairs. China, además de producir la mitad de los respiradores N95 en el mundo, produce la gran mayoría de los activos farmacéuticos necesarios para crear antibióticos, necesarios para combatir infecciones secundarias que debilitan el cuerpo contra el coronavirus. Por su parte, Estados Unidos ni siquiera puede satisfacer su demanda interna, y aún ve el crecimiento exponencial de la pandemia en su territorio, que según Trump vivirá semanas sombrías en abril, cuando en China el Covid-19 parece haber sido controlado temporalmente.

Todo esto constituye un marco favorable para la burocracia china, pero aún lo ubica lejos del lugar privilegiado que busca para sí mismo y su prestigio internacional. Los suministros médicos y hospitalarios que China envía al exterior están bajo constantes críticas por su baja calidad. Países como Holanda, Turquía y el Estado español informaron problemas con productos defectuosos, como máscaras N95 y pruebas de diagnóstico, enviados por China. Vinculado a esto, hay quejas de que China usa aplicaciones de identificación y seguimiento de coronavirus en cada persona para extraer información confidencial y almacenarla en la base de datos de la policía, que continúa persiguiendo a los críticos en las redes sociales y dentro del mismo PCCh: como el caso Ren Zhiqiang, miembro del Partido Comunista Chino que ha desaparecido desde que decidió criticar la administración de la pandemia de Xi.

Los avances autoritarios de China, la mala calidad de los equipos exportados y las incertidumbres económicas hacen que el gigante asiático se distancie de su objetivo de tomar medidas en el camino de alterar la geopolítica global. En última instancia, las señales que llegan desde la economía china abren el tablero a un juego más grande: ¿qué potencia llegará mejor preparada para lo que promete ser la recesión económica más profunda desde el crack de 1929? La lucha de clases en China aún no ha dado su veredicto en la nueva crisis que se avecina. La burocracia celebra el silencio social que logra con su política. "No hay nada más silencioso que un cañón cargado", dijo el poeta alemán Heinrich Heine.






Temas relacionados

Coronavirus   /   Xi Jinping   /   China   /   Internacional

Comentarios

DEJAR COMENTARIO