×
×
Red Internacional

La contaminación del agua es un problema cada vez más grave. Según un informe de la Red Nacional de Mediación de la Calidad del Agua (Remeca) sobre las aguas superficiales, el 59.1% de los ríos, lagos, lagunas, presas y zonas costeras que monitorean están contaminados.

Emilia Macías@EmiliaMacas1

Martes 2 de agosto | 16:19

Judith Domínguez, investigadora del Centro de Estudios Demográficos, Urbanos y Ambientales de El Colegio de México, trabajó como consultora en temas ambientales para diversas instituciones gubernamentales nacionales –como la CONAGUA– e internacionales –como la ONU–. Tras el informe de la Remeca, la investigadora indicó que en el agua para consumo humano deben monitorearse por lo menos de 48 contaminantes; sin embargo, sólo se vigilan:

  • La Demanda Bioquímica de oxígeno (DBO5), la cual mide la presencia de materia orgánica en el agua y está relacionado a las descargas residuales de los municipios o viviendas.
  • La Demanda Química de Oxígeno (DQO), principalmente producido por las empresas ya que hay más presencia de contaminantes químicos, pero “esa es más difícil de remover, porque son otro tipo de contaminantes, mientras que el primero, tienen una capacidad de dilución”, según la investigadora.
  • Toxicidad y/o Enterococos

Los datos

De los 4.233 sitios que son considerados por la CONAGUA, 30% no cumple con ninguna. El indicador DBO5 mostró que el 26% de los sitios son aceptable, 7.8% contaminado y 2.4% fuertemente contaminado, 51.5% en la categoría de excelente y 2.4% en buena calidad. En el indicador DQO, 21.9% de las muestras fue colocado como excelente, 17.6% como buena calidad, 24.6% aceptable, 30.6% contaminada y 5.4% fuertemente contaminada.

Las cifras del monitoreo de acuerdo al indicador Coliformes fecales (que se encuentra dentro de la tercera categoría), el cual revela presencia de excremento o desechos de alcantarillas fueron: 15.5% como excelente, 3.6% como buena calidad, 17.7% aceptable, 28.8% como contaminada y 34.5% como fuertemente contaminada.

Esto significa que en 63.3% de las 13 cuencas que son revisadas por la Conagua se cuenta con presencia de elementos fecales.

La cuenca más contaminada dentro de el indicador del Sistema Nacional de Información del Agua fue la de Aguas del Valle de México (la Ciudad de México en forma total y parcialmente en el Estado de México, en Hidalgo, Tlaxcala y Puebla).

El agua es un recurso natural cada vez más escaso, pero indispensable para todas las personas. Mientras que en la cuenca del Valle de México la gente vive entre aguas infectadas, en el norte del país sufren problemas graves de escasez. En ambos casos, quien sufre las consecuencias es la clase trabajadora y “el responsable” es el mismo: el capitalismo.

Te puede interesar: México ante la alerta por sequía en el 47% del territorio: industrias no sufren afectaciones

Mientras las clases altas y los empresarios dueños de las industrias que más desechos producen gastan cantidades inimaginables de agua, las poblaciones más vulnerables no tienen acceso a aguas limpias. Por la precariedad de las viviendas (ya que no siempre hay redes de agua potable ni cloacal) tienen que utilizan aguas superficiales, o sea agua de pozos ciegos o ríos, que normalmente están contaminados. O en el caso del norte, tienen que ingeniárselas para distribuir entre los familiares la escaza agua a la que acceden.

En este sistema no habrá una repartición justa del recurso, ni aguas limpias para toda la población, porque está al servicio de los empresarios y sus ganancias. No hay una solución inmediata y efectiva que pueda ofrecerse dentro de los marcos del capitalismo, pues está construido sobre las bases de la destrucción de la naturaleza. Para seguir funcionando, necesita que todos los recursos sean ilimitados, pero sabemos bien que eso no es posible.




Comentarios

DEJAR COMENTARIO


Destacados del día

Últimas noticias