Internacional

Venezuela

La corrupción en las altas esferas del chavismo

Que existe corrupción en Venezuela, eso no es ninguna novedad. Lo resaltante es que cuando se conocen situaciones que se denuncian nunca se investigan, son silenciadas o pasan como si fueran “ataques” a los altos funcionarios de la “revolución” y desde el Gobierno se guardan los mayores silencios. Dos grandes casos han resaltado esta semana, el del General Mayor Herbert Plaza y el del más que conocido Rafael Isea, ambos integrantes del PSUV que ocuparon altos cargos en el chavismo.

Milton D'León

Caracas @MiltonDLeon

Viernes 24 de abril de 2015

El General Mayor Herbert Plaza, el hombre fuerte de “la lucha contra la especulación” de Maduro.

A mediados de esta semana, el Tribunal 10 del Área Metropolitana de Caracas dictó privativa de libertad contra el vicepresidente de la estatal Bolipuertos, Antonio González, y tres inspectores navales por la compra irregular de tres ferrys a empresas españolas.

Pero la novedad de la corrupción no sobresale tanto por estos hechos sino porque también figura entre los acusados el hasta hace poco jefe del Órgano Superior para la Economía y ex Ministro de la Alimentación, el Mayor General del Ejército Bolivariano, Hebert García Plaza. La compra de tres ferrys, autorizada por el General Hebert García Plaza, “deja en evidencia un presunto sobreprecio en el costo de las embarcaciones, que generaron una pérdida patrimonial al Estado venezolano”, señala en un informe la Superintendencia del Cuerpo Nacional contra la Corrupción. Se trata de buques con más de doce años de antigüedad y uso, lo cual no es propio en este tipo de adquisiciones ya que la vida útil de esas embarcaciones oscila entre los quince años en promedio.

La información sobre el pedido de detención de Herbert Plaza fue confirmada por el Ministerio Público, indicando que fue imputado por el delito de peculado doloso en la compra de los tres transbordadores señalados. Así, el otrora hombre fuerte en la lucha contra la especulación, el acaparamiento, el contrabando y la guerra económica de Maduro, hoy tiene orden de aprehensión por corrupción. ¿Dónde está el General Herbert Plaza, que hasta no hace pocos meses era considerado un ejemplo de militares al servicio de la “revolución bolivariana”? Fugado, no se le encuentra. ¿Qué declaraciones oficiales ha hecho el gobierno de Maduro? Absolutamente ninguna, como si se tratara del caso de algún funcionario de quinto escalón. Es claro que hay mucho más detrás de Herbert Plaza, ¿será por eso que un personaje muy conocido mediáticamente haya podido evaporarse sólo por sus propios medios?

El caso del ex militar Rafael Isea sobre el que Chávez mandó a callar

También esta semana sonó mucho el caso del militar chavista Rafael Isea. El ex gobernador del estado Aragua, Rafael Isea, según declaraciones de dirigentes del PSUV, se habría sumado al programa de testigos protegidos de los Estados Unidos para ofrecer información que podría ser desfavorable al Gobierno nacional. Así lo afirmaba el actual gobernador de Aragua, Tareck El Aissami, al adelantar que Isea “está refugiado en Washington a cambio de aportar información basura en contra de Venezuela”. No le faltó la acusación de “traidor a la revolución bolivariana”, a otro militar que en su momento fuera un héroe de la “revolución”.

Pero que Isea era un corrupto era altamente conocido, pero el Gobierno, en ese entonces Chávez, nunca hizo nada ni mucho menos mandó a investigar. Por eso la novedad no está en la denuncia contra Isea, o incluso que este personaje colabore ahora con Estados Unidos. Lo central está en las graves afirmaciones de El Aissami en las que, según él, Chávez lo mandó a callar y que no lo hiciera público: “Quería hacer una grave denuncia. En dos años siempre me callé porque el comandante Chávez me dijo cuando me envió para acá: estoy sacando a un hijo mío por traidor, no me vayas a fallar tú que eres otro hijo”. Isea fue ministro de Finanzas durante el Gobierno de Hugo Chávez, gobernador de Aragua desde diciembre de 2008 hasta diciembre de 2012 y presidente del Banco del ALBA desde abril de 2013 hasta julio del mismo año. ¿Qué significa todo esto?, que desde el propio Chávez se sabía de este caso de corrupción en altas esferas estatales pero jamás se hizo nada, reinando la impunidad. Todo quizás para que no se destapen otros casos en cadena. Si ahora ha salido públicamente, y esta confesión de partes de El Aissami, se debe a la colaboración de Isea con Washington, sino hubiese continuado en la oscuridad retirado de los cargos públicos.

El caso de funcionarios de PDVSA

El Departamento del Tesoro de Estados Unidos difundió dos importantes documentos a través del Financial Crimes Enforcement Network (FinCen) -Red Contra los Delitos Financieros, en español- con fechas del 6 y 10 de marzo del presente año, sobre la supuesta vinculación de ex funcionarios de Venezuela y de PDVSA en casos de lavado de dinero a través de la Banca Privat d’Andorra (BPA), que tuviera repercusión en España por el vínculo con el Banco de Madrid, filial del banco andorrano BPA. Por tal razón, el Servicio Ejecutivo de la Comisión de Prevención de Blanqueo de Capitales e Infracciones Monetarias (Sepblac) del Estado Español elaboró un Informe sobre 23 operaciones realizadas por políticos y empresarios desde el Banco Madrid “por indicios de delito”, denunciándolo ante la Fiscalía Anticorrupción de dicho país.

En dicho informe figuran al menos tres ex viceministros venezolanos, un ex jefe de Inteligencia, un ex ejecutivo de la petrolera estatal PDVSA y un empresario venezolano. Entre ex funcionarios figura un ex viceministro de Energía de Venezuela, Nervis Gerardo Villalobos. También aparece en la lista entre los clientes del Banco Madrid, el ex viceministro de Desarrollo Eléctrico Javier Alvarado Ochoa, junto con el empresario de seguros Omar Farias, quien actualmente administra en España la sociedad Inversiones Porbónica. También aparece en la lista Carlos Luis Aguilera Borjas, ex director de Seguridad en el Gobierno. A la lista se le sumaría Alcides Rondón quien fuera parte del aparato de Seguridad de Chávez, y que sería el mismo caso también de Francisco Rafael Jiménez Villarroel, ex dirigente de la petrolera PDVSA, cuando era presidida por Rafael Ramírez. El caso sigue en investigación en el Estado Español. ¿Qué hizo el gobierno de Maduro?, absolutamente nada. Ni por un momento llamó a investigar si tenía asidero realmente tal grave denuncia; un silencio total.

La descomposición que reina en las altas esferas gubernamentales

Los casos señalados han salido a la luz pública este año, pero los casos de corrupción no son nuevos. La que era para el 2013 presidenta del BCV, Edmee Betancourt, apenas llegada al cargo, se atrevió a denunciar en su momento que: "Lo que se entregó en divisas el año pasado (se refiere a 59 mil millones de dólares en el 2012) fueron cantidades muy considerables, pero también hay otra cantidad considerable de divisas que se llevó a empresas de maletín”, estimando que se tratarían de unos 20 mil millones de dólares que correspondieron a una especie de "demanda artificial" no asociada a actividades de producción, es decir a las que son conocidas como “empresas ficticias”.

Para que se tenga una idea de la magnitud de este dinero, es el equivalente a pérdidas mayores a las asociadas por el paro patronal petrolero de 2002-2003 impulsado por la oposición que duró dos meses. ¿Qué hizo el gobierno de Maduro frente a esta denuncia de la máxima representante del sistema financiero de Venezuela?, nada más y nada menos que destituirla, durando en el cargo no más de tres meses. ¿Su delito?: denunciar semejante desfalco. Jamás se investigó semejante atraco al Estado, cuando se tenían todas las pruebas fehacientes pues todas estas solicitudes pasan por el control de las instituciones estatales y bastaba un simple rastreo para llegar a tales mafias. A buen entendedor sobran las palabras, en este caso, en vez de investigar se destituye al denunciante. ¿Será que el caso involucraba a altos funcionarios del Estado, ya que la autorización de las divisas pasa por las manos mismas de los altos jerarcas?

Como vemos, en ningún caso se ha investigado, ni en el período de Chávez ni en el de Maduro cuando se trata de altos jerarcas de gobierno o de personajes vinculados a los mismos. Lo que se tiene siempre es el silencio. O cuando aparecen casos, frente a los cuales el gobierno hace bastante ruido, es cuando se trata de funcionarios de bajísimo escalón, como el reciente caso de unos gerentes de mercados de abastos Bicentenario en la ciudad de Puerto La Cruz, sobre el que Maduro ha hecho gran ruido. Todo esto incluso, después de declarada una ley habilitante para la lucha contra la corrupción que ya va a cumplir dos años desde su promulgación. Lo que comienza a surgir por distintas vías de altos jerarcas, no es más que expresión de la descomposición que reina en las altas esferas de un chavismo en decadencia.






Temas relacionados

General Mayor Herbert Plaza   /   Internacional

Comentarios

DEJAR COMENTARIO