×
×
Red Internacional

Descartables. La copa está manchada: más de 6.500 migrantes murieron en la construcción de Qatar 2022

La investigación que reveló estos datos escalofriantes fue publicada por el diario británico The Guardian a principios de 2021. Aunque los organizadores negaron que ese sea el número se vieron obligados a modificar algunas condiciones laborales semiesclavas, que incluían trabajar en la construcción de estadios bajo un sol de más de 40 grados y contratos extorsivos.

Viernes 18 de noviembre | Edición del día

Los países del Golfo Pérsico se han caracterizado por contratar trabajadores migrantes para las obras de construcción y otros trabajos bajo un sistema llamado “kafala” que emula condiciones de semi-esclavitud. Desde que Qatar ganó en 2010 la sede de la Copa del Mundo, se estima que más de 6.500 trabajadores migrantes de India, Pakistán, Nepal, Bangladesh y Sri Lanka, murieron en las obras de infraestructura, según reveló el periódico británico The Guardian.

El informe fue publicado a principios de 2021, y a pesar de intentar ser ocultado o minimizado por los organizadores (FIFA) y anfitriones (Qatar), los hallazgos recopilados a partir de fuentes gubernamentales de cada uno de esos países de origen del sudeste asiático muestran que un promedio de 12 trabajadores migrantes han muerto cada semana desde la noche de diciembre de 2010 cuando las calles de Doha celebraron la victoria de Qatar para ser anfitrión del torneo mundial.

Los datos de India, Bangladesh, Nepal y Sri Lanka revelaron que hubo 5.927 muertes de trabajadores migrantes en el período 2011-2020. Por separado, los datos de la embajada de Pakistán en Qatar informaron de otras 824 muertes de trabajadores paquistaníes, entre 2010 y 2020.

Según The Guardian el número total de muertos seguro es significativamente mayor, ya que estas cifras no incluyen las muertes un gran número de trabajadores de países como Filipinas y Kenia que también envían trabajadores. Tampoco se incluyen las muertes ocurridas en los últimos meses de 2020.

Desde 2010, Qatar se ha embarcado en un programa de construcción sin precedentes, en gran parte como preparación para el torneo de fútbol de 2022. Además de siete nuevos estadios, se han completado o están en marcha decenas de proyectos importantes, incluido un nuevo aeropuerto, carreteras, sistemas de transporte público, hoteles y una nueva ciudad, que albergará la final del Mundial .

“Si bien los registros de defunción no están clasificados por ocupación o lugar de trabajo, es probable que muchos trabajadores que murieron estuvieran empleados en estos proyectos de infraestructura de la Copa del Mundo”, dijo Nick McGeehan, director de FairSquare Projects, un grupo de defensa especializado en derechos laborales en el Golfo.

Se han producido 37 muertes entre trabajadores directamente vinculados a la construcción de estadios de la Copa del Mundo, de los cuales 34 están clasificados como “no relacionados con el trabajo” por el comité organizador del evento. Los expertos han cuestionado el uso del término porque en algunos casos se ha utilizado para describir las muertes ocurridas en el trabajo, incluidos varios trabajadores que se derrumbaron y murieron en las obras de construcción del estadio.

Los hallazgos exponen la negligencia de Qatar para proteger a los 2 millones de trabajadores migrantes (95% de la fuerza laboral del país), o incluso que hayan tapado las causas de las altas tasas de muertes entre los trabajadores, en su mayoría jóvenes.

Detrás de las estadísticas se encuentran innumerables historias de familias devastadas que se han quedado sin su principal entrada de dinero para vivir, luchando por obtener una indemnización y sin saber las verdaderas causas sobre las circunstancias de la muerte de sus seres queridos.

Ghal Singh Rai de Nepal pagó casi 1,000 libras esterlinas en tarifas de contratación por su trabajo como limpiador en un campamento para trabajadores que construían el estadio de la Copa Mundial de Ciudad de la Educación. Una semana después de su llegada, se suicidó. Otro trabajador, Mohammad Shahid Miah, de Bangladesh, fue electrocutado en el alojamiento de trabajadores después de que el agua entrara en contacto con cables eléctricos expuestos. En India, la familia de Madhu Bollapally nunca ha entendido cómo murió de "causas naturales" el sano hombre de 43 años mientras trabajaba en Qatar. Su cuerpo fue encontrado tendido en el piso de su dormitorio.

Te puede interesar Los trabajadores migrantes se rebelan en Qatar para exigir salarios

La terrible cifra de muertos en Qatar se revela en largas hojas de cálculo de datos oficiales que enumeran las causas de muerte: múltiples heridas contundentes debido a una caída desde una altura; asfixia por ahorcamiento; causa indeterminada de muerte por descomposición por altas temperaturas. Pero entre las causas, la más común es, con mucho, las llamadas "muertes naturales", a menudo atribuidas a insuficiencia cardíaca o respiratoria aguda.

Según los datos obtenidos por The Guardian, el 69% de las muertes entre los trabajadores indios, nepalíes y bangladesíes se clasifican como “naturales”. Solo entre los indios, la cifra es del 80%.

The Guardian informó anteriormente que tales clasificaciones, que generalmente se hacen sin hacer una autopsia, a menudo no brindan una explicación médica legítima de la causa estas muertes.

En 2019, descubrió que es probable que el intenso calor del verano de Qatar sea ​​un factor significativo en la muerte de muchos trabajadores. Los hallazgos de The Guardian fueron respaldados por una investigación encargada por la Organización Internacional del Trabajo de la ONU que reveló que durante al menos cuatro meses del año los trabajadores enfrentaban un estrés por calor significativo cuando trabajaban al aire libre bajo temperaturas que superan los 50 grados en jornadas laborales que alcanzan las 16 horas diarias.

Pero el Gobierno de Qatar dice que el número de muertes, que no discute, es proporcional al tamaño de la fuerza laboral migrante y que las cifras incluyen trabajadores de cuello blanco que han muerto naturalmente después de vivir en Qatar durante muchos años.

Otras causas importantes de muerte entre los indios, nepalíes y bangladesíes son los accidentes de tráfico (12%), los accidentes laborales (7%) y el suicidio (7%).

La investigación de The Guardian también ha destacado la falta de transparencia, rigor y detalle en el registro de muertes en Qatar. Las embajadas en Doha y los gobiernos de los países emisores de mano de obra se muestran reacios a compartir los datos, posiblemente por razones políticas. Cuando se han proporcionado estadísticas, hay inconsistencias entre las cifras de diferentes agencias gubernamentales y no existe un formato estándar para registrar las causas de muerte. Una embajada del sur de Asia dijo que no podían compartir datos sobre las causas de muerte porque “estaban registrados a mano en un cuaderno”.

El comité organizador de la Copa del Mundo en Qatar, cuando se le preguntó sobre las muertes en los proyectos de los estadios, dijo: “Lamentamos profundamente todas estas tragedias e investigamos cada incidente para asegurar que se aprendieran las lecciones. Siempre hemos mantenido la transparencia sobre este tema y disputamos afirmaciones inexactas sobre la cantidad de trabajadores que han muerto en nuestros proyectos ”.

Para profundizar Qatar: entre geopolítica, la fútbol y el trabajo esclavo

En un comunicado, un portavoz de la FIFA, el organismo mundial del fútbol, había dicho que está totalmente comprometido con la protección de los derechos de los trabajadores en los proyectos de la FIFA. "Con las muy estrictas medidas de salud y seguridad en el sitio ... la frecuencia de accidentes en los sitios de construcción de la Copa Mundial de la FIFA ha sido baja en comparación con otros proyectos de construcción importantes en todo el mundo".

El comunicado resultó completamente cínico y buscaba restarle responsabilidad a la organización por haber elegido a Qatar como sede del Mundial aún cuando conocía las condiciones laborales imperantes por medio del sistema "kafala" y otras restricciones legales y culturales que podían comprometer la integridad de los trabajadores 11 años antes de que llegaran los primeros aficionados para disfrutar del partido de apertura. La denuncias sobre este sistema de contratación de carácter semiesclavo, que incluye la retención de documentos personales y que una persona o empresa tercerizada se haga cargo del trabajador como una suerte de intermediario no regulado fueron tan escandalosas que tuvieron que ser moderadas ante las multiples denuncias internacionales. Esto no evitó de todas maneras que las condiciones de trabajo, bajo el sol abrasador del verano qatarí, hayan tenido consecuencias letales para muchos de los migrantes y que otro tanto haya permanecido extorsionado y endeudado por redes que exigían dinero a los migrantes a cambio de un trabajo, que no siempre se cumplía.

La investigación de The Guardian expone la triste situación de los trabajadores migrantes en Qatar, y de todos los países vecinos. En el caso de la Copa queda al desnudo el lucrativo negocio del fútbol que descansa sobre las espaldas de miles de trabajadores hiperexplotados, no solo en Qatar, sino en cada evento oficial de escala mundial.


Comentarios

DEJAR COMENTARIO


Destacados del día

Últimas noticias