×
×
Red Internacional

La Federación a la que pertenece SITAUDI, Federación de Sindicatos Independientes de las Industrias Automotriz, Autopartes, Aeroespacial y del Neumático, recientemente ha hecho una campaña para posicionarse como una verdadera opción sindical para miles de trabajadores de la industria automotriz, haciendo comparaciones de sus salarios contra la CTM. Pero, ¿Estos salarios realmente son una diferencia con la CTM?

Miércoles 22 de septiembre | 01:17

Los salarios en una planta automotriz, al igual que en cualquier otra empresa dependen del trabajo que se lleve a cabo, en esta industria se dividen por categoría. En el caso de Audi, la planta cuenta con 13 categorías en las distintas áreas, siendo repartidas dentro de estas dos:

  • La menor categoría es la A con un sueldo de $294.00 pesos
  • La mayor categoría es la I con un sueldo de $917.00 pesos

Entre estos extremos se encuentran las otras 11 categorías B, C, D, D1, E, F, F1, G y H

Con estas categorías y el máximo salario de 917 pesos, el SITAUDI dice tener uno de los mejores salarios, pero en palabras de los trabajadores, hay categorías que son inalcanzables, por lo que se vuelve inútil compararlas con las de otro sindicato.

Te puede interesar: La antiobrera y permitida pérdida del tercer turno de trabajo en Audi

¿Hay posibilidades de llegar a esas categorías?

De acuerdo a los mismos trabajadores de Audi, toda el área de montaje, únicamente tiene oportunidad de llegar a la categoría E, esto significa que absolutamente todos en montaje solo pueden acceder a un salario de $539 pesos y esto siempre y cuando se llegue a su tope.

Pasa lo mismo el puesto Gs de montaje y logística, que solo puede aspirar a la E, y los tractoristas.

Son solo una pequeña parte de las y los trabajadores, que se consideran especializados los que pueden acceder a un puesto que se acerque a una categoría más alta.

Por lo tanto, la realidad es que el sueldo en la planta es el de la categoría E siendo inaccesibles y para una muy pequeña minoría las otras 5 categorías.

En el caso de Atzubies (estudiantes) la empresa con el respaldo del SITAUDI, los llevan a la planta por un año a trabajar y luego los regresan a clase, garantizando mano de obra sin un salario real y por supuesto condicionando a los atzubies a cumplir o no obtener sus documentos.

Cabe mencionar, que la idea es hacer contratos de 2 años en el que únicamente se permite llegar a la categoría B.

Este método es una trampa anti obrera utilizada en muchos sectores laborales que tiene como finalidad precarizar más aun a las y los trabajadores, en este caso podemos ver que la empresa no se compromete a ningún tipo de ascenso salarial durante dos años y posteriormente puede terminar la relación laboral, volviendo a contratar por otros dos años, limitando así a la categoría B a miles de nuevos trabajadores.

Así también las promesas del secretario del SITAUDI, César Orta, se vuelven absurdas cuando plantea prometer subir de categoría de E a F, pero esto es una burla ya que la diferencia entre categorías es de 5$.

Es así que en la lógica de reemplazo de los empresarios, funciona mejor despedir a alguien con un sueldo que haya llegado al tope y contratar con eso a dos o hasta a tres más.

Es por esto que las posibilidades para llegar a categorías competentes son nulas.

¿Qué hace la federación?

La FESIIAAAN presume públicamente sus salarios pero no cuenta que estos son inalcanzables o que los sindicatos “independientes” están haciendo prácticamente nada para evitar que las empresas metan sus prácticas sucias para concentrar más ganancias a costa del sustento de las familias, el esfuerzo y conocimiento de las y los trabajadores- De esta manera comparan sus categorías, como un logro contra la CTM pero en los hechos las condiciones laborales son más similares que distintas.

En una reciente entrevista del 8 de septiembre para Cananea TV, el secretario general de General Tire y dirigente de la FESIIAAAN, Juan Pablo Hernández Lara, respondió ante la pregunta del conductor sobre si pudiéramos aspirar a salarios similares que en Estados Unidos, con un rotundo no, utilizando el argumento del tamaño de las economías, argumento que es completamente insostenible, debido a que la economía mexicana funciona como un apéndice de la estado unidense, prácticamente toda la producción que se genera en México de la industria automotriz es para la exportación a países primer mundistas. Lo que nos deja pensando que, ¿Cómo es posible que se venda en cientos de miles de dólares y euros, se pague en la devaluadísima moneda mexicana, pero aun así digan que no se puede? Es una contradicción absoluta.

Esto no es que Hernández Lara lo ignore, sino que para él es suficiente con considerar que sus agremiados ganan entre 30 y 70 pesos más que con la CTM, así es como él cree que se satisfacen las necesidades de la canasta básica familiar o los costos de los servicios del hogar. Por eso su respuesta es inmediata para defender las ganancias de los patrones y demostrar ante el gobierno y empresarios, que él es garante de mantener un salario raquítico en la industria y que un salario mejor es un sueño americano.

Por lo tanto, se puede ver que es falso el hecho de que son federaciones a favor de los trabajadores, no solo defiende a las empresas y sus salarios miserables, sino que se calla y no explica la ley laboral y la intervención de las clausulas laborales del T-MEC, que tiene como finalidad dividir a miles de trabajadores en pequeños sindicatos nada combativos, desde los cuales claramente se perderá la fuerza de lucha y acción de las mayorías

¿Cuál debería ser el rol de nuestras federaciones? Luchar por avanzar en la conquista de derechos para una vida mejor? O ¿Lograr la estabilidad del régimen político, como lo planteó Hernández Lara?

¿Cómo evitar este fraude en Audi?

Es importante que las y los trabajadores afiliados comiencen a alzar la voz y a exigir al SITAUDI, a cargo de Cesar Orta Briones, que se declara independiente y democrático, a responder ante la avanzada patronal para reducir los salarios y limitar las categorías, al mismo tiempo debe de exigir a la Federación y a su dirigente que les respalden con un plan de acción y la movilización para garantizar una fuerte ofensiva ante los ataques patronales que tarde o temprano llegarán a las otras plantas en donde FESIIAAAN agrupa.

Que las y los trabajadores comiencen a generar grupos de auto organización para discutir sobre como parar estos golpes, así como también busquen a compañeros de otras plantas para generar una red que luche por detener esta avanzada patronal frente a la crisis económica derivada de la pandemia, que se refleja en la escasez de semiconductores, para exigir una aumento de emergencia al salario inmediato.

Comparar salarios con la CTM y sus pequeñas diferencias no basta para resolver los problemas de un sueldo tan desinflado por décadas de neoliberalismo en nuestro país, el salario promedio mexicano fue totalmente aplastado desde la década de los 80´s, en acuerdos tripartitas entre el gobierno los charros de CTM y los empresarios, estas comparaciones salariales son ridículas, las federaciones y nuestros sindicatos deben de luchar firmemente para exigir la alza inmediata de nuestros salarios y el nivel de vida.

Te puede interesar: En el SITAUDI: ¿qué se entiende por independencia y democracia sindical?




Comentarios

DEJAR COMENTARIO


Destacados del día

Últimas noticias