×
×
Red Internacional

El éxodo de 4 mil migrantes, aproximadamente, continúa en Oaxaca donde el Instituto Nacional de Migración prometió darles tarjetas de visitantes con vigencia en 6 estados de la República, como medida paliativa por su situación migratoria, sin garantizar sus derechos plenos.

Diana Bruja PalaciosMaestra de secundaria, Agrupación Magisterial y Normalista Nuestra Clase

Jueves 11 de noviembre de 2021 | 00:41

Después de caminar por más de 250 kilómetros desde Tapachula, Chiapas al estado de Oaxaca, los integrantes de la denominada Caravana por la justicia, la dignidad y la libertad del pueblo migrante, cambió su ruta para ir directo hacia EE. UU., pues ya no confían en las autoridades mexicanas y desisten de su paso por la CDMX.

Esta determinación fue debido a la dura semana que vivieron donde, elementos de la Guardia Nacional (GN), mataron a dos inmigrantes cubanos e hirieron a otros que iban dentro de un vehículo cerca de Pijijiapan, Chiapas, además de tener que enfrentarse a otros dos ataques siendo golpeados y detenidos, tanto por la GN como por agentes del Instituto Nacional de Migración (INM).

Cabe señalar que la mitad de las personas de este éxodo son niñas y niños de 7 años, de los cuales algunos viajan sin la compañía de un adulto; pues los envían desde sus países para escapar del hambre y la violencia, en busca de una vida mejor en EE. UU.

En su paso por diversas regiones, los gobiernos subordinados al imperialismo siguen sin garantizar sus legítimos derechos, como el de alimentación, educación, salud, a no ser discriminados, así como de protección y libre tránsito (entre otros), manteniéndolos sin acceso a una vida digna tanto para los menores de edad como para ningún inmigrante; pues están deshidratados, sin comida, con los pies lastimados y su salud muy deteriorada, siendo víctimas de múltiples delitos como asaltos, violaciones, además de la represión en su contra por parte de las fuerzas armadas, los golpes, las detenciones y las expulsiones masivas.

Al respecto, con una política xenófoba y antimigratoria, muchos menores son separados de sus familias, se los llevan a los centros de detención aislados de los adultos, y son maltratados y hostigados, entregando a muchos al crimen organizado.

Te recomendamos leer: Claves. Niñez migrante: presa en la frontera de Estados Unidos

Datos de la Comisión Mexicana de Ayuda al Refugiado (Comar) señalan que, tan sólo en diez meses, de enero a octubre de 2021, México ha recogido 108 mil 195 peticiones de asilo; lo que marca un nuevo récord, cifra que se triplica respecto al mismo periodo del año previo, cuando se contabilizaron cerca de 41 mil trámites.

Tarjetas de Visitantes: INM actúa con paliativos ante crisis migratoria

Con la llegada de la caravana migrante a Oaxaca, el Instituto Nacional de Migración (INM) informó que pretende “regularizar” la situación migratoria de los miles de indocumentados mediante una Tarjeta de Visitante por Razones Humanitarias, las cuales serán entregadas en Oaxaca, Guerrero, Campeche, Hidalgo, Querétaro y Morelos; pero que de ninguna manera se darán en Tapachula, Chiapas, el cual es el mayor punto de entrada en la frontera sur.

Tal parece que esa tarjeta “humanitaria” funciona como estrategia visible para desarticular la caravana, pues está restringida a, tan sólo, seis estados del país; además de que no les garantiza poder trabajar ni viajar a lo largo y ancho del territorio mexicano. Por otro lado, las y los migrantes que soliciten esta tarjeta, deberán someterse y ser trasladados a albergues en los estados antes mencionados, por lo que estás prácticas están siendo rechazadas por el conjunto de migrantes quienes desconfían de las autoridades mexicanas por la represión que ha sido una constante en su contra.

Te puede interesar: “Queremos llegar a la CDMX”: caravana avanza en medio de políticas antimigrantes

¡Luchemos por fronteras abiertas!

Ya que la Casa Blanca y los gobiernos subordinados al imperialismo no cesan en la elaboración de políticas antimigratorias, llenas de xenofobia y racismo que atenta contra la gente pobre que migra sin documentos, dejando claro que las autoridades no tienen en sus agendas resolver los problemas estructurales de este sector, tal como la pobreza extrema y la violencia, resulta indispensable hacerles frente para exigir derechos plenos para las y los migrantes; pues no podemos permitir que se siga imponiendo la semiesclavitud como una forma de trabajo, normalizada e institucionalizada por las propias autoridades a ambos lados de la frontera.

Para que esto sea posible, es necesaria la más amplia unidad de los sindicatos, federaciones y centrales democráticas a ambos lados del Río Bravo, junto con el movimiento de mujeres, campesinado pobre e indígenas, defensores de derechos humanos y estudiantes, quienes también son víctimas de la precarización y explotación laboral, para que exijamos el tránsito libre para todos los que migran, el acceso a la salud y las condiciones necesarias para una vida digna, así como plenos derechos civiles y sociales en el país donde elijan permanecer.




Comentarios

DEJAR COMENTARIO


Destacados del día

Últimas noticias