×
×
Red Internacional

Comarsa es el basurero petrolero más grande de la Patagonia. Presentamos un informe especial elaborado por el Observatorio Petrolero Sur, Taller Ecologista y La Izquierda Diario, que revela la historia de contaminación, impunidad y connivencia estatal.

Martes 8 de junio | Edición del día

Foto: Lucas Castillo

“La basura del fracking en Vaca Muerta” es el producto de un trabajo conjunto entre el Observatorio Petrolero Sur, Taller Ecologista, La Izquierda Diario [1]. Surge del análisis de las 1184 páginas que contienen actas de las inspecciones realizadas a la Compañía de Saneamiento y Recuperación de Materiales S.A. (Comarsa) entre 2013 y 2021.

La documentación fue remitida por la Subsecretaría de Ambiente de Neuquén, en respuesta a dos pedidos de informes del diputado provincial del PTS - Frente de Izquierda, Andrés Blanco.

Basurero petrolero

La explotación de Vaca Muerta implica la multiplicación de perforaciones de fracking, que a su vez requieren de insumos como centenares de miles de toneladas de arenas silíceas, millones de litros de agua y miles de litros de químicos. Los cuantiosos niveles de intervención, con pozos que tienen entre 4 y 6 kilómetros de extensión, generan impresionantes cantidades de residuos.

Buena parte de los líquidos que cada pozo produce son descartados en “pozos sumideros”. Es decir pozos que llegan a formaciones permeables del subsuelo donde esos millones de litros son depositados. Por otro lado, los residuos sólidos, semisólidos y parte de los líquidos son “tratados” en basureros petroleros.

“Residuos petroleros” refiere fundamentalmente a cutting (recortes de perforación) y flowblack (líquidos de retorno del fracking), entre otros desechos. Estos, además de contener los químicos utilizados en todo el proceso de perforación y fractura, suelen traer las sustancias alojadas en subsuelo, como metales pesados –mercurio, cromo, plomo, cadmio, arsénico, etc.– o materiales radiactivos de origen natural –uranio, torio, radio y radón.

Diseño: Leticia Camejo.

Desde el año 2015, el decreto provincial 2263 estableció que los basureros como Comarsa deben radicarse a una distancia mínima de ocho kilómetros de zonas urbanizadas. Sin embargo, la planta de Comarsa en el Parque Industrial de Neuquén Oeste (PINO), convive a 25 metros con las vecinas y los vecinos de Casimiro Gómez, y a algunas cuadras de los barrios más populares de Neuquén.

La Asociación de Abogados Ambientalistas de Argentina realizó una denuncia penal contra Comarsa, los funcionarios y las empresas petroleras en diciembre de 2020. La presentación judicial acusa al basurero petrolero por envenenamiento, adulteración o contaminación de un modo peligroso para la salud, suelo, agua, atmósfera y el ambiente en general. Incluye también la responsabilidad de funcionarios públicos y de las empresas petroleras generadoras del residuo.

Consta en actas

Del informe se destacan por su gravedad los siguientes hechos:

  •  Tras el acuerdo YPF - Chevron, Comarsa aceleró la apropiación ilegal de tierras fiscales para depositar grandes cantidades de residuos peligrosos provenientes de la explotación mediante fracking. En diciembre de 2013 el Concejo Deliberante de Neuquén le cedió parte de las tierras a un precio irrisorio: $35 el metro cuadrado (el valor de un paquete de yerba por ese entonces). Comarsa Incumplió la obligación de forestar un cerco de árboles para mitigar emisiones.
  •  Instaló piletas clandestinas de grandes dimensiones en diferentes oportunidades.
  •  La empresa acopió grandes cantidades de materiales contaminados en suelo sin impermeabilizar.
  •  Al no instalar mallas de protección, se encontraron aves muertas flotando en el residuo.
  •  Mintió en reiteradas oportunidades sobre el volumen de los residuos acopiados, que por momentos duplicaba las cantidades declaradas. Recibió residuos peligrosos sin tener posibilidad de tratarlos y aún con el violando la prohibición de ingresar más material.
  •  La Subsecretaría de Ambiente suspendió la utilización de hornos por la emisión de humo oscuro, pero la empresa no respetó esa sanción y puso en peligro a la población contaminando el aire con dioxinas y material particulado.
  •  La planta ubicada en el Parque Industrial de la ciudad de Neuquén no cumplió con el Plan de Cierre acordado.
  •  Comarsa tuvo un trato preferencial por parte de las oficinas gubernamentales: habilitaron su nueva planta en Añelo, que no tenía los servicios básicos de funcionamiento garantizados y con un Estudio de Impacto Ambiental con errores groseros.
  •  En la planta de Añelo, como en la de la ciudad de Neuquén, Comarsa repite graves irregularidades, como la instalación de piletas clandestinas.

    Connivencia estatal sin grieta

    Comarsa es solo un eslabón de una cadena que tiene como protagonistas a grandes petroleras, que son las responsables de la generación de los residuos en cada uno de los pozos. En las actas se destacan YPF, Chevron, Pan American Energy, Tecpetrol, Vista Oil & Gas, Exxon, Pampa Energía, Shell y Pluspetrol.

    El informe confirma lo que vienen denunciando desde hace años vecinas y vecinos, organizaciones ambientales, del pueblo mapuche y de izquierda. Lo novedoso es que expone claramente que los gobiernos provinciales, municipales y nacionales, tuvieron conocimiento cabal de los graves hechos de contaminación registrados. Lejos de poner un límite, favorecieron el accionar de la empresa, por acción y omisión.

    En el caso de la provincia es donde las responsabilidades son más evidentes. El informe abarca las gestiones de Jorge Sapag y Omar Gutiérrez (MPN). Sus responsables del área de Ambiente fueron los encargados de conceder una y otra vez la habilitación a Comarsa como Operadora de Residuos Especiales. Aún conociendo el desastre, avalaron los falsos planes de cierre de la planta de Neuquén, y habilitaron rápidamente la planta de Añelo.

    Foto: Fabián Ceballos

    A nivel municipal, el intendente Horacio Quiroga (que falleció como miembro de Juntos por el Cambio), cuya cartera de ambiente también participó de las inspecciones, promovió en el año 2013 la cesión a Comarsa de terrenos contaminados, con una ordenanza que, vale aclarar, fue votada por unanimidad en el Concejo Deliberante. A la gestión de Mariano Gaido no se le conoce ninguna acción tendiente a garantizar la expulsión de la planta del ejido municipal.

    Por último, el informe menciona también la responsabilidad del Estado nacional, bajo los gobiernos de Cristina Fernández, de Mauricio Macri y de Alberto Fernández, por ser los principales promotores del fracking, y controlar a la empresa que más basura llevó a Comarsa (YPF S.A.). La cartera de Ambiente nacional, a cargo de Sergio Bergman antes y de Juan Cabandié en la actualidad, es la autoridad de aplicación de la Ley 24.051 de residuos peligrosos (que en el caso de Comarsa aplica porque hay residuos de más de una jurisdicción). Bergman directamente negaba el problema. Cabandié en cambio sostuvo que los residuos de Vaca Muerta son “alarmantes” y que las empresas se manejan “con impunidad”. Sin embargo todas las petroleras generadoras de residuos acumulados en Comarsa serán beneficiarias este año del nuevo plan de estímulo a la producción de gas, el Plan Gas Ar, impulsado por el estado nacional.

    Como es costumbre, no hubo grieta para el extractivismo y sus desastrosas consecuencias.

    Mirá y descargá el informe completo

    La Basura Del Fracking en Vaca Muerta by PTS-FIT Neuquén on Scribd

    Descargá la infografía completa

    INFOGRAFIA: La Basura del Fracking by PTS-FIT Neuquén on Scribd


    [1El informe fue redactado por Cecilia Bianco (Taller Ecologista), Fernando Cabrera Christiansen y Martín Álvarez Mullally (OPSur) y Esteban Martine (La Izquierda Diario). Las fotografías fueron aportadas por Martín Barzilai, Fabian Ceballos, Lucas Castillo (La Izquierda Diario), Alexis Vichich y Martín Álvarez Mullally (OPSur). La corrección estuvo a cargo de Leonora Jáuregui, y el diseño y diagramación lo realizó Leticia Camejo.





  • Comentarios

    DEJAR COMENTARIO


    Destacados del día

    Últimas noticias