×
×
Red Internacional

Este jueves 14 de mayo el Consejo de Nacional de Ciencia y Tecnología (Conacyt) envió una carta a los miembros del Sistema Nacional de Investigadores (SNI) para que se solidaricen “con el Pueblo de México a través de la donación voluntaria de uno, dos o tres meses de estímulo que reciben” para destinarlo al sistema de salud que enfrenta la pandemia del SARS-Cov-2.

Viernes 15 de mayo de 2020 | 22:30

En una carta con carácter de urgente, este jueves 14 de mayo el Conacyt le pidió a la comunidad de Investigadores Nacionales que donaran uno, dos o tres meses de los estímulos que reciben por pertenecer al SNI. Si así lo hicieran todos, se podría recaudar un mínimo de 550 millones y un máximo de hasta 1,650 millones que servirían para apoyar las necesidades más urgentes del Sistema de Salud pública que combate a la pandemia del SARS-Cov-2.

El reconocimiento como Investigador Nacional lo otorga el Conacyt a quienes considera que ha realizado algún aporte científico o tecnológico de calidad. Los investigadores que se proponen para esta distinción, deben tener el grado académico de doctor y cuatro o cinco publicaciones en revistas indexadas.

En México hay poco más de 30 mil investigadores adscritos al SNI. Para varios de ellos, esta adscripción se traduce en un estímulo monetario mensual. Por ejemplo, los que obtienen el nombramiento de Candidato, reciben 7 mil pesos mensuales siempre y cuando sean parte de la plantilla docente de una institución educativa que tenga convenio con Conacyt, requisito que no muchos cubren debido al alto grado de precarización laboral que hay en el país.

Te puede interesar: Ser Investigador Nacional y vivir en la precariedad laboral

El SNI, además de candidatos, tiene tres niveles, SNI 1, SNI 2 y SNI 3. Quienes se encuentran en estos niveles, por lo regular cuentan con base definitiva en alguna institución y el conjunto de derechos laborales que apareja. Pertenecer al SNI 1 abona un estímulo de 15 mil pesos mensuales, mientras que el SNI 2 asciende a 20 mil.

Sumando sus múltiples estímulos (como el que reciben por el SNI) y salarios en las instituciones donde se desempeñan, algunos de estos investigadores pueden alcanzar salarios que rebasan los 300 mil pesos mensuales.[1]

Esta clase media alta, ha conformado una verdadera aristocracia académica que mantiene un sinfín de privilegios y prebendas a costa de la precarización y los bajos salarios del resto del personal académico y administrativo en distintas instituciones educativas a nivel nacional.

Desde que entró la nueva administración federal, López Obrador ha tenido varios choques con algunas fracciones de esta aristocracia que no se alinearon a su mandato, para ello se valió de ataques demagógicos cuestionando sus altos salarios. Artimañas políticas, por lo demás, de alguien formado al más puro estilo demagógico priista, pues la alta burocracia que él dirige sigue recibiendo sueldos estratosféricos y a su vez pide llevar una vida en austeridad. ¿Qué de austero tiene ganar más de 100 mil pesos mensuales?

La carta que circuló ayer se inscribe en este contexto. Pero, además, deja ver los serios problemas que tiene la 4T para recaudar recursos y enfrentar la pandemia sin renunciar, a su vez, a sus proyectos que mantiene a ultranza, como la construcción del Tren Maya, el plan de Rescate de Pemex y la construcción del Aeropuerto en Santa Lucia.

A su vez, pone en entredicho los informes diarios que se dan a consumir masivamente en la conferencia matutina del presidente así como la vespertina del subsecretario de Salud, donde reina la retórica de la felicidad, de un supuesto achatamiento de la curva, del éxito del modelo centinela y del heroísmo del protagonista televisivo que rescata a la doncella (México).

Esta serie de contradicciones muestran también la postración del gobierno de la 4T al imperialismo norteamericano y a la oligarquía nacional. Ahora se abalanzan contra un sector privilegiado, pero sin tocar los intereses criminales del imperialismo, verificados con la reapertura prematura de la industria automotriz y aeroespecial que ya se declaró esenciales.

Ante estas tensiones desde arriba, las y los trabajadores desarrollamos nuestro propio programa, que luche por cancelar la deuda pública, que imponga un impuesto a las grandes fortunas, que acabe con los sueldos estratosféricos de las altas burocracias, desde el actual presidente, hasta la aristocracia académica.

[1] Cfr. https://elbigdata.mx/bigdata/academicos-de-elite-cobran-hasta-300-mil-pesos-mensuales-en-la-unam-y-el-colegio-nacional/86746




Comentarios

DEJAR COMENTARIO


Destacados del día

Últimas noticias