×
×
Red Internacional

Hace 35 años fallecía el escritor más importante de la literatura argentina en Ginebra. Leído, criticado e interpretado sin límite, sus historias de despliegan en viajes, reflexión metafísica sobre el tiempo, espejos, tigres. "“El tiempo es un problema para nosotros, un tembloroso y exigente problema, acaso el más vital de la metafísica...” de "Historia de la eternidad".

Liliana Vera IbáñezRedacción LID @liluzlisam

Lunes 14 de junio | Edición del día

Jorge Luis Borges Acevedo murió en Ginebra, Suiza, el 14 de junio de 1986. Es aclamado en todo el mundo como uno de los mejores escritores del siglo XX por la perfección de su lenguaje, la erudición de sus conocimientos, el realismo fantástico de sus ficciones, la universalidad de sus ideas y la belleza de su poesía. Su singular estilo literario parte de la interpretación de conceptos como tiempo, espacio, destino y realidad, dando vida a reflexiones filosóficas esenciales en intrigantes universos poblados por bibliotecas, laberintos y espejos.

«Que un individuo quiera despertar en otro individuo recuerdos que no pertenecieron más que a un tercero es una paradoja evidente» escribió Borges en el ensayo Evaristo Carriego en 1930. Y de esa forma nos entreabre la puerta a la creación de un ideario literario sobre su vida, sus letras y mucho más.

Publicó más de 30 libros en colaboración con diversos autores, especialmente con Adolfo Bioy Casares, muchas veces utilizando pseudónimos. No fue adepto a escribir novelas, ya que prefería concentrarse en lo esencial. Su obra fue traducida a más de 35 idiomas, llevada al cine y a la televisión y musicalizada por grandes nombres como Ástor Piazzolla.

Los relatos borgeanos se construyen en base a una serie de temáticas recurrentes, como filosofía y metafísica; sueños, realidad ilusoria y fantasía; orden y caos; causa y efecto; memoria y olvido; tiempo y espacio infinitos; instantes y eternidad; universos paralelos; vida y destino de los hombres; ego y álter ego; misterio, violencia y coraje; utilizando para ello metáforas como laberintos, espejos, bibliotecas, relojes de arena, brújulas, ríos, tigres, círculos, puñales, ajedrez.

Sus influencias provienen de la literatura europea antigua y clásica, representada por autores como William Shakespeare, Thomas De Quincey, Rudyard Kipling y Joseph Conrad, y de la filosofía representada por Fritz Mauthner, Baruch Spinoza y Arthur Schopenhauer, a quienes no se cansa de citar en sus narraciones. Su literatura también utiliza elementos de la Biblia, de la Cábala judía, del budismo y de la tradición árabe. La concentración de muchos mundos en un solo lugar, como un Aleph de palabras, la imaginación de este escritor.

En la inmensidad de rumbos para leer a Borges, compartimos algunas notas:

  •  

    LITERATURA.Un diálogo entre Juan Rulfo y Jorge Luis Borges ocurrido en 1973

  •  

    120 ANIVERSARIO DEL NACIMIENTO DE BORGES. Borges y el pacto de impunidad en el terreno de la cultura

  •  

    Borges.El día que Pierre Menard (autor de El Quijote) conoció a Marx

  •  

    30 ANIVERSARIO. Borges: el hombre que volvió de la grieta

    De extensa obra literaria, nombramos algunas. Su poesía fue publicada en Fervor de Buenos Aires (1923), Luna de enfrente (1925), Cuaderno San Martín (1929), El hacedor (1960). Verso y prosa, Elogio de la sombra (1969). Verso y prosa, Inquisiciones (1925), Historia de la eternidad (1936), son algunas.

    Cuentos más conocidos son Historia universal de la infamia (1935), Ficciones (1944)
    El Aleph (1949), El informe de Brodie (1970), El libro de arena (1975), La memoria de Shakespeare (1983), Biblioteca personal (1988), Prólogos de la biblioteca de Babel (2000), El círculo secreto (2003), y decenas de ensayos más.

    Recomendamos leerlo sin tiempo límite, sin google maps, sin miedos. Pero están avisados, seguramente se lleguen a perder.




  • Comentarios

    DEJAR COMENTARIO


    Destacados del día

    Últimas noticias