Internacional

ELECCIONES ESTADOS UNIDOS

Joe Biden y las perspectivas del nuevo Gobierno imperial

Este domingo en El Círculo Rojo, Diego Sachi analizó las elecciones presidenciales en Estados Unidos y las perspectivas del próximo gobierno del demócrata Joe Biden.

Diego Sacchi

@sac_diego

Lunes 9 de noviembre | 11:28

El sábado se anunció que Biden alcanzó los 279 electores, superando los 270 necesarios para tener la mayoría en el Colegio Electoral.

En la elección con mayor participación el candidato demócrata supera los 75 millones de votos, Trump supera los 71 millones, algo que se destaca pensando los últimos meses de su gobierno.

Esta elección récord y muy disputada, por el antidemocrático sistema electoral indirecto, expresó la profunda polarización del régimen estadounidense y también la polarización que aqueja a la sociedad desde la crisis del 2008.

Quedan cosas importantes por definir, por ejemplo quién tiene la mayoría en el Senado. Hasta ahora ambos partidos tienen 48 bancas, la mayoría se logra con 51 bancas y quedan 4 en disputa.

Te puede interesar Con Biden presidente ¿el imperio contraataca?

Con la elección presidencial prácticamente definida, aunque Trump dice que ira a la justicia, el debate ahora es cómo va a lidiar Biden con un país polarizado.

Desde el Partido Demócrata dicen que esa polarización es producto del gobierno de Trump. Sin el magnate en la presidencia se podrá volver a la “normalidad”.

La polarización expresa que los partidos tradicionales se quedan cortos como representación política y por eso le surge al partido republicano un ala de derecha, un populismo de derecha que va más allá de Trump.

Del otro lado también surge en el partido demócrata un ala progresista, una insurgencia interna representada por Bernie Sanders, que avanzó como canalización de sectores que cuestionan por izquierda al capitalismo estadounidense.

Pero también vimos que esa “insurgencia” se expresó en las calles, en las protestas contra el racismo, por los derechos de las mujeres, los migrantes y entre los sectores precarizados de trabajadores que quieren recuperar derechos.

A Biden y el partido demócrata se le presenta ese problema, ese ala insurgente existe, no solo en los marcos del partido, existe como fenómeno social. Sanders lo expresó, pero decidió que terminará alineada detrás del establishment demócrata.

Te puede intersar El Imperio tiene nuevo presidente, pero la crisis que creó al trumpismo llegó para quedarse

Joe Biden gana la elección al calor de grandes aspiraciones democráticas del movimiento de masas, con respecto a la cuestión racial, la violencia policial, la cuestión económica, la salud. Su candidatura busca canalizar eso, pero sin tomar las demandas más sentidas, como “medicina para todos”, derechos laborales, etc.

En su campaña Joe Biden mostró que se propone reconstruir una vuelta al centro, al “extremo centro” en donde Republicanos y Demócratas, con sus matices, gobernaban para garantizar un consenso neoliberal.

La incógnita es cómo un político del establishment, financiado por las grandes fortunas de Wall Street va a impedir que la polarización, a derecha y en especial a izquierda, detenga su curso.

¿Quién es Joe Biden?

Joe Biden, el presidente electo número 46 de Estados Unidos, nació el 20 de noviembre de 1942 en la ciudad de Scranton, Pensilvania.

Este demócrata de 77 años se convierte en el presidente con más años en acceder a ese cargo, superando a Trump que asumió en 2016 con 70.

Si Trump fue el outsider que llegó a la Casa Blanca, Biden representa lo contrario, es un veterano de la política que comenzó su carrera a los 27 años cuando fue electo concejal de la ciudad de New Castle, y dos años más tarde se convirtió en uno de los senadores más jóvenes del país.

Biden presentado como un moderado que viene a unificar el país, tiene un historial del que se habla poco.

Dos temas pusieron en problemas a Biden durante la campaña: uno fue la Ley de Control de Delitos Violentos de 1994, también conocida como Ley Biden que se dio en el contexto de la "guerra contra las drogas", tuvo como efecto el encarcelamientos masivos durante las últimas tres décadas de los consumidores, especialmente afroamericanos.

El otro tema fue la mayor restricción migratoria impuesta durante la primera etapa de la Administración Obama. El sitio “The Intercept” demostró que en 2014 Biden se refirió públicamente sobre los centroamericanos que estaban en la frontera méxico- norteamericana como “esa peligrosa oleada de inmigración”.

Yendo más atrás, durante la Guerra de Malvinas, Biden era senador y presentó ante el Congreso norteamericano la resolución de apoyo de EEUU al Reino Unido. Cuando una periodista de la CBS le preguntó sobre el tema respondió “Mi resolución busca definir de qué lado estamos y ése lado es el británico. Los argentinos tienen que desechar la idea de que EEUU es neutral”.

También jugó un papel importante durante la guerra contra Irak en 2003, bajo el gobierno del republicano de George Bush Jr. Según explica el columnista de The Guardian, Mark Weisbrot, “Biden hizo mucho más que simplemente votar a favor de la guerra”.

Es claro que siempre comparado con Trump, se presenta como un gran cambio a Biden, cuando realmente es un representante del establishment político del Partido Demócrata.






Temas relacionados

Elecciones Estados Unidos 2020   /   Joe Biden   /   Estados Unidos   /   Internacional

Comentarios

DEJAR COMENTARIO