×
×
Red Internacional

El presidente de la república declaró que no implementará un control de precios respecto a la canasta básica, más bien, propuso otro tipo de medidas para controlar la inflación, que a primera vista, se notan insuficientes.

Lunes 2 de mayo | 22:16

Desde el 2021 y todo lo que llevamos del 2022, la inflación se ha disparado de una manera no vista en 20 años. Todos los productos básicos y no básicos han aumentado su costo en mayor o menor medida. Para las familias más humildes representa un duro golpe porque los ya de por sí bajos salarios y precarias condiciones de vida, se suma a tener que restringir aún más las necesidades fundamentales.

Recordemos que la inflación tiene varias causas. La primera es que a nivel internacional, la pandemia por COVID-19 afectó las cadenas de suministro por los confinamientos. Igualmente, la guerra entre Rusia y Ucrania perturbó la producción de trigo y otros productos básicos. También hay razones internas que influyen en el aumento de precios. Asimismo, en México a causa del cambio climático las cosechas de muchos alimentos, retrasando lluvias, provocando sequías, etc.

Ahora, si bien es cierto que la producción ha tenido traspiés, también lo es que la cantidad de alimentos producidos es capaz de cubrir la necesidad de toda la población, entonces ¿por qué todo se encarece si hay suficiente? De entrada, los productos nacionales están destinados al mercado internacional, es decir, no se cultivan para cubrir los requerimientos de las y los mexicanos, sino para venderlos al país que más pague. Ejemplo de esto lo tenemos en el aguacate, pues México es uno de los principales productores, pero la mayor parte del fruto se dirige a Estados Unidos.

La segunda razón es que, entre los consumidores finales y el agricultor, hay una larga fila de usureros e intermediarios que especulan con los bienes y quienes se enriquecen con el aumento de precios. Por tanto, no es que exista escasez generalizada, sino que unos cuantos empresarios se están haciendo más ricos con esta situación mientras que la mayoría del pueblo trabajador pasa hambre.

AMLO no establecerá control de precios

Ante esta situación, se le preguntó al presidente Andrés Manuel López Obrador qué haría al respecto, a lo que respondió:

“No vamos, lo adelanto, a poner precios a los productos, no va a haber ese control de precios”.

A pesar de una inflación galopante, AMLO no controlará los precios, a cambio, prometió establecer una “canasta básica de alimentos con precios justos”. Argumentó que no desea “imponer” nada a los grandes empresarios, ante una inflación general del país, se ubicó en un 7.29% a tasa anual en la primera quincena de marzo y la subyacente en 6.68%, su nivel más alto desde junio de 2001. Parece ilógico y contraproducente para la mayoría de la población no tratar de controlar los precios.

Las medidas del gobierno federal son insuficientes pues la lista de mercancías a garantizar sólo cubre una parte reducida de la dieta necesaria para una alimentación balanceada, dejando a las fuerzas del mercado la mayoría de bienes necesarios para la vida cotidiana. En el mismo sentido, la capacidad del Estado de garantizar ciertos productos se limita respecto a lo que puede comprar, o en otras palabras, sólo se podrán conseguir los productos que pagué dinero público, por ende, cuando el presupuesto se agoté también los productos lo harán.

La única manera de un control real y efectivo de los precios para proporcionar todo lo que la población necesita es que los trabajadores de las fábricas y los campesinos con sus tierras dirijan la producción como la distribución de los medios existentes, pues mientras siga prevaleciendo las ganancias de los grandes empresarios como la meta a seguir, será imposible una repartición equitativa y justa de la canasta básica.

Te puede interesar: Rechaza organismo patronal establecer control de precios de la canasta básica




Comentarios

DEJAR COMENTARIO


Destacados del día

Últimas noticias