×
×
Red Internacional

Ofensiva laboral. Huelga en el Colegio de Postgraduados, vive crónica de precarización anunciada

El Sindicato Independiente de Trabajadores del Colegio de Postgraduados sostiene dos huelgas desde el 18 de marzo, una en material salarial y otra porque las autoridades hicieron una contratación de 259 eventuales que anuncia un proceso de precarización laboral.

Martes 26 de abril | 01:11

La situación que viven las y los trabajadores sindicalizados del Colegio de Postgraduados desde hace algunos años expresa nítidamente el proceso de transición de un tipo de trabajo estable a otro precarizado.

Hace un par de años las autoridades comenzaron a contratar personal bajo el esquema de prestadores de servicios profesionales. A principios de 2020, el Sindicato Independiente de Trabajadores del Colegio de Postgraduados (SINTCOP) estalló la huelga en gran medida por estas irregularidades en la platilla de personal que las autoridades manejaban violentando la contratación colectiva.

Los agremiados al SINTCOP comenzaron a denunciar la mala administración en que incurría la autoridad al hacer este tipo de contrataciones, aunque no sólo se trataba de incompetencia, sino que desde entonces se ha venido develando una política contra las y los trabajadores estatales.

En la huelga de 2020, el sindicato exigió a las autoridades que respetaran la contratación colectiva y no se hicieran contrataciones sin su aprobación, así los sindicalizados pedían que las contrataciones tenían que ser de base y no por capítulo 3000 como se estuvieron haciendo.

Te puede interesar: A 15 días de la huelga del Colegio de Posgraduados

El capítulo 3000 es bien conocido en diversas dependencias federales, es una contratación inestable que no otorga derechos laborales y el despido se encubre cuando a las autoridades les conviene decir que llegó a su término, es decir ya no se les renueva. El capítulo 3000 es otra forma de simular la relación laboral que las dependencias implementan para evitar cumplir con sus obligaciones como patronal, como dar seguridad social, prestaciones y jubilación. En términos organizativos impide la sindicalización y pone a los trabajadores en peores condiciones para luchar por sus derechos.

Hace tres meses las contrataciones por capítulo 3000 comenzaron a cambiarse al capítulo 1000, que también es una contratación inestable. Aunque otorga algunos derechos es un tipo de contratación que sigue simulando la relación laboral. Actualmente, el Colegio de Postgraduados cuenta con 259 personas contratadas bajo este esquema eventual mientras que del otro lado hay 825 personas con estabilidad laboral y sindicalizadas.

El 18 de marzo el SINTCOP inició dos huelgas en sus siete sedes: en el Estado de México, San Luis Potosí, Puebla, dos en Veracruz, Tabasco y Campeche. Una de las huelgas es en materia salarial, pelean un aumento significativo ante la creciente inflación que -según lo reporta el Banco de México- ya supera el 7 %; la segunda es por impedir que continúen las contrataciones eventuales, que violan flagrantemente el contrato colectivo de trabajo en donde el sindicato tiene la titularidad.

Te puede interesar: Trabajadores del Colegio de Postgraduados a huelga: exigen respeto a su Contrato

En el mitin que convocaron el día de hoy 25 de abril en la Secretaría de Agricultura y Desarrollo Rural (SADER), la comisión negociadora del SINTCOP refirió que las autoridades se negaron tajantemente a dejar de implementar estas contrataciones a pesar que el monto salarial que absorben es de 50 millones de pesos anuales. Quizá sea mucho dinero, pero el cálculo de las autoridades es otro: en el corto plazo les es redituable políticamente, los sindicalistas denuncian que el personal es gente allegada a las autoridades y aunque no lo fueran, los eventuales quedan fragmentados y su lucha por plenos derechos laborales es más complicada.

En términos económicos, en el mediano plazo también beneficia a las autoridades del Colegio ya que pueden deshacerse de los trabajadores eventuales cuando así lo consideren, además no generan antigüedad ni las liquidaciones que ello implicaría si los despiden; saben que por la desorganización y el miedo que generan las contrataciones inestables sólo un pequeño número emprenderá acciones legales tanto por despido injustificado o por reconocimiento a la relación laboral, también saben que en caso de que las y los trabajadores ganaran en los tribunales no es garantía para que los laudos se cumplan, como ocurre en las dependencias públicas que enfrentan ese tipo de situaciones.

Te puede interesar: Tribunales laborales en CDMX sin personal para resolver exceso de demandas

En suma, las autoridades vienen echando sus cartas en lo que claramente es la crónica de precarización laboral anunciada en el Colegio. La administración del director general Juan Antonio Villanueva Jiménez ha logrado que 1/4 parte del personal sea eventual, lo que ha sido respaldado por el director de la SADER, Víctor Villalobos Arámbula, es decir por uno de impulsores de la 4T.

Se repite mucho que el desastre neoliberal no podría ser resuelto en poco tiempo por la nueva administración, pero se omite olímpicamente que sus representantes ni siquiera han mostrado voluntad política para acabar con la precarización laboral y los despidos, baste citar solo dos casos del ala más progresista de la 4T: Sanjuana Martínez Montemayor quien está al frente de la ofensiva laboral contra las y los trabajadores de Notimex (que siguen en huelga a más de dos años de iniciada) o el caso de Paco Ignacio Taibo II, quien al frente del Fondo de Cultura Económica realizó despidos injustificado de alrededor de 70 trabajadores.

La 4T sigue implementando contrataciones precarizantes, como con el uso masivo de beneficiarios ("becarios") en los diversos programas sociales en los niveles federal (Jóvenes Construyendo el Futuro) o locales (en la Secretaría de Cultura de la CDMX está el caso de PILARES, TAOC, Faros, etc.).

La situación que hoy enfrenta el SINTCOP experimenta esta vorágine en donde el capitalismo actual quiere hacer pasar los derechos laborales como privilegios, "agradezcan que tienen trabajo" les dicen.

Para frenar el ataque del gobierno es necesaria la mayor unidad posible entre estudiantes, profesores y administrativos. La división contractual es un arma de las autoridades que merma la fuerza del conjunto de las y los trabajadores del Colegio, urge aglutinar también a quienes ya están precarizados.




Comentarios

DEJAR COMENTARIO


Destacados del día

Últimas noticias