×
×
Red Internacional

Opinión.Guía rápida (y de izquierda) para entender las elecciones en Alemania

Este domingo es día de elecciones en Alemania. Aquí algunas ideas sobre las fuerzas que se presentan y las alternativas desde una óptica de izquierda.

Sábado 25 de septiembre | Edición del día

La presente es una versión editada de la nota publicada originalmente en Exberliner


Este domingo, los berlineses estarán votando en tres elecciones diferentes: el Bundestag (parlamento alemán), el Abgeordnetenhaus (parlamento de Berlín) y el referéndum sobre la expropiación de los mayores terratenientes de la ciudad.

Lo primero que hay que saber es que no todos tienen derecho al voto. A una de cada tres personas en Berlín se le niega este derecho, principalmente porque carecen de la ciudadanía alemana. Las personas que han vivido en Berlín durante décadas, que pagan los mismos alquileres e impuestos que los ciudadanos alemanes, no pueden participar. ¿Cómo es posible que esto se considere una democracia?

El segundo tema importante es la votación sobre la expropiación de viviendas ante la crisis inmobiliaria. Las grandes empresas inmobiliarias aumentan los alquileres y sacan dinero de la ciudad: la gigante inmobiliaria Deutsche Wohnen, por ejemplo, toma 177 euros al mes de cada apartamento para entregárselos a sus accionistas. Estos 240.000 apartamentos deben estar bajo control público, para que el dinero se invierta en mantenimiento y construcción.

Las elecciones, sin embargo, son más complicadas. Después de 16 años, Angela Merkel deja la cancillería. La capitana abandona el barco. ¿Quién le seguirá? Todas las partes compiten por parecer las más "merkelistas". Cada partido puede imaginarse formar una coalición con todos los demás, dejándonos con un número vertiginoso de posibles coaliciones, que según sus tendencias políticas dejan nombres como "semáforo" (rojo-amarillo-verde) y "Jamaica" (negro-amarillo-verde).
Los partidos siempre se han identificado con colores. La CDU de Merkel se representa con color negro; los socialdemócratas del SPD, rojo; los Verdes, con el mismo verde; los liberales del FDP, amarillo, y Die Linke (La Izquierda), reformismo poscomunista, con un rojo más oscuro.

La socialdemocracia

Los carteles de la campaña en Berlín hacen que parezca que las demandas de la izquierda son increíblemente populares. El SPD (socialdemocracia) pide alquileres justos; los Verdes prometen luchar contra el racismo; Die Linke quiere justicia social. Hasta aquí todo bien.

Excepto que todos estos partidos de la “izquierda institucional” están en el Gobierno y lo han estado durante muchos años. ¿Cómo se compara este accionar con las consignas que aparecen en sus carteles electorales?

El SPD, que ahora exige “alquileres justos”, es el mismo partido que privatizó hasta 200.000 viviendas públicas en Berlín en la década de 2000. Los socialdemócratas dieron a un racista como Thilo Sarrazin como ministro de Finanzas. Sin su venta directa de bienes públicos, los alquileres no se habrían duplicado en la última década.
Ahora, los candidatos del SPD se oponen a la demanda de socialización de esas viviendas, a pesar de que incluso la mayoría de los miembros del partido están a favor. El sustituto de Sarrazin, Matthias Kollatz, está comprando 14.800 de esos apartamentos por casi 3.000 millones de euros. Es decir que a pesar de la fabulosa especulación y las ganancias de todos estos años, en lugar de llevar adelante una expropiación la socialdemócratas le quiere seguir dando dinero público a estas corporaciones, que además casi no pagan impuestos.

El establishment político de Alemania es increíblemente corrupto: con tantos tratos sucios en su haber, la CDU o el SPD tendrían problemas para presentarse a una elección hasta en el sistema electoral más irregular. Aun así, el candidato del SPD Olaf Scholz se destaca por la corrupción. Como alcalde de Hamburgo, Scholz ayudó a los bancos a salirse con la suya con esquemas de evasión de impuestos que cuestan miles de millones a los contribuyentes. Ahora, como ministro de Finanzas, ha sido tan útil para quienes lavan dinero que un fiscal hizo registrar su ministerio.

Los verdes

Y qué pasa con los Verdes. A medida que los horribles efectos del cambio climático se hacen sentir, al menos uno de los partidos está hablando de la necesidad de eliminar gradualmente la extracción de carbón de lignito en menos de 17 años. Pero como señalan los activistas de Fridays for Future, a medida que los activistas de los viernes para futuras señalan, Die Grünen (Alianza 90/Los Verdes) no es realmente un partido verde. Winfried Kretschman, el primer ministro "verde" del estado de Baden-Württemberg, es un buen amigo de la industria automotriz de Alemania. El partido quiere autos eléctricos, que son terribles para el medio ambiente, pero buenos para las ganancias corporativas. Mientras tanto, el ministro de Transporte "verde" de Berlín está tratando de privatizar la red ferroviaria metropolitana S-Bahn . Este no es un programa para detener el cambio climático, es un programa para darle un brillo verde a la devastación capitalista.

La última vez que el SPD y los Verdes estuvieron en un gobierno nacional, de 1998 a 2005, lanzaron la primera guerra de agresión alemana desde 1945. También enviaron tropas a Afganistán. Además impulsaron las reformas Hartz IV, los mayores recortes sociales en la historia de la República Federal. De hecho, se podría decir que el gobierno rojo-verde fue el peor gobierno para los trabajadores en la Alemania de la posguerra. Ahora esos mismos partidos piden un salario mínimo más alto y el fin de la pobreza infantil. Como lo expresó el periódico satírico Der Postillon, los Verdes tienen suerte de que "la mayoría de sus votantes son demasiado jóvenes para recordar su último período en el gobierno".

Die Linke

Eso nos deja con DIE LINKE, el Partido de Izquierda de Alemania. Este partido surgió del antiguo partido gobernante de Alemania del Este y sigue siendo una especie de Schmuddelkind (niño sucio) de la política alemana, con todos los demás partidos enfatizando que nunca los dejarían entrar en un gobierno nacional. “La izquierda”, sin embargo, ha estado en el gobierno de Berlín durante la mayor parte de las últimas dos décadas, y en el gobierno de otros Länder de Alemania Oriental y Occidental.

El programa del partido suena genial: se oponen a todas las intervenciones militares alemanas, piden fronteras abiertas e incluso apoyan la campaña para expropiar a los grandes terratenientes.

¿Pero cuál es su práctica? A menudo es exactamente lo contrario. Harald Wolf de DIE LINKE fue ministro de Economía de Berlín en la década de 2000 y, junto con Sarrazin, fue responsable de la privatización de viviendas. Wolf también impuso condiciones laborales precarias en los hospitales y la empresa de transporte público BVG. Los trabajadores de la salud hoy en día todavía luchan contra la terrible devastación causada por este político de “izquierda”. Tampoco se trata solo de él. El Partido de Izquierda es igualmente responsable de desalojar un campamento de personas sin vivienda en Lichtenberg para dejar espacio para condominios de lujo para inversores y un acuario caro para turistas. Tampoco olvidemos los desalojos violentos de la okupa anarca-feminista Liebig34 o del bar zurdo Syndikat.

Rosa Luxemburgo se refirió a partidos como DIE LINKE que participan en la gestion de los gobiernos burgueses: ellos creen que pueden construir el socialismo uniéndose al gobierno de un estado capitalista. Afirman que pueden hacer que el capitalismo sea más humano y terminan administrando un sistema inhumano.

No creo que ninguno de estos partidos de “izquierda” merezca un voto. Necesitamos una izquierda que se mantenga firme del lado de los trabajadores, sin importar su origen o nacionalidad. Por eso impugnaré mi voto. En lugar de una cruz al lado de un candidato, diré "derechos de voto para todos" y "expropiar bancos y corporaciones". Me gustaría votar por un partido genuinamente de izquierda en Berlín, pero ese partido aún debe construirse.




Comentarios

DEJAR COMENTARIO


Destacados del día

Últimas noticias