×
×
Red Internacional

En su conferencia de prensa matutina, el presidente López Obrador declaró: “Se están portando bien los empresarios de Grupo México, no hay queja, no tenemos problemas, sólo queda el pendiente del río Sonora, sobre lo que ya estamos terminando los estudios para ver cómo resolvemos el problema”.

Miércoles 8 de junio | 22:32

En su conferencia de prensa matutina del 30 de mayo, el presidente Andrés Manuel López Obrador afirmó que el proceso para el reparto de utilidades a mineros empleados en las subsidiarias de Grupo México marcha según lo acordado, tanto con el sindicato encabezado por el senador del Morena, Napoleón Gómez Urrutia, como con los agremiados de la Confederación de Trabajadores de México (CTM).

Sin embargo, estas declaraciones afirman que Grupo México se encuentra en buenos términos y aparentemente pretende colaborar con todas las demandas planteadas por la base trabajadora, cuando por años las relaciones entre el gremio minero y el empresario Germán Larrea han sido tensas.

Huelgas sin solución

Lo alarmante en las declaraciones de López Obrador es que deja de lado la responsabilidad de Grupo México por la miseria en la que ha sumergido por década y media a cientos de trabajadores y sus familias.

No olvidemos la huelga histórica de Cananea que lleva más de 15 años y que hoy en día sigue sin tener una salida satisfactoria ante sus demandas. Así como las de Taxco y Sombrerete, huelgas que estallaron en 2007, reclamando el aumento de salarios, condiciones dignas laborales y equipo de seguridad.

Debido a esta situación, los dirigentes de la sección 65 del sindicato minero, en la que están afiliados los trabajadores de Cananea, declararon que las autoridades laborales no están informando la verdadera problemática que viven al presidente López Obrador.

Sin embargo, las declaraciones del presidente dejan ver que no es por falta de información sino por su política propatronal que se niega a exigirle a Grupo México -que según él ’se está portando muy bien- que resuelva las justas demandas de los mineros.

Por su parte, el sindicato minero, encabezado por Napoleón Gómez Urrutia, ha dado algunos recursos para que los mineros puedan mantenerse, pero sin que estos sean suficientes y se ha negado a movilizar a sus miles de agremiados para lograr el triunfo de estas luchas.

Te puede interesar: Tras 15 años de huelga en Cananea. JFCA ordena a Napoleón Gómez Urrutia pagar 54 millones de dólares a mineros

El peor desastre ambiental de la industria minera en México

Por otro lado, el presidente considera solo como un ’pendiente’ atender el derrame de sustancias tóxicas en el río Sonora.

Uno de los mayores desastres provocados al delicado equilibrio del ecosistema marino se dio el 6 de agosto del 2014, en una de las minas pertenecientes al complejo minero Buenavista del Cobre, perteneciente a Grupo México. Allí se vertieron cerca de 40.000 metros cúbicos de lixiviados de sulfato de cobre, los cuales cayeron en el arroyo Tinajas y los ríos Bacanuchi y Sonora, afectando a más de 20 mil habitantes de la región de Cananea. Este ecocidio fue conocido como el peor desastre de la industria minera ocurrido en México.

Pese a que existieron “sanciones” que supondrían la reparación del daño causado a los habitantes de la zona, los ciudadanos presentaron quemaduras en la piel, además de la detección de metales pesados en la sangre, no solo de personas, sino también de otras especies que sufrieron envenenamiento sanguíneo, lo que causó severos daños a la salud.

Te puede interesar: Ecocidio. Estos son los peores desastres que ha provocado la minera Grupo México

El homicidio industrial en Pasta de Conchos y la omisión del gobierno

La irresponsabilidad de Grupo México ha tenido consecuencias fatales. Siendo una de las más recordadas lo sucedido el 19 de febrero del 2006 cuando sesenta y cinco mineros murieron y varios más quedaron heridos producto de la explosión de la mina Pasta de Conchos, ubicada en Nueva Rosita, Coahuila.

Pese a que semanas atrás varios mineros reportaron una fuerte concentración de gas en la mina, tanto la patronal como las autoridades correspondientes hicieron caso omiso a esta advertencia, lo que derivó en la explosión, cuyo responsable es Grupo México, que sigue impune de las denuncias por omisión y se niega a desenterrar los cuerpos de los mineros.

Tras la llegada del gobierno de AMLO, éste se comprometió al rescate de los cuerpos y se iniciaron labores para ello que están próximas a concluirse. Sin embargo, los dichos de AMLO a favor de Grupo México parecen indicar que su gobierno no sancionará a los responsables del homicidio industrial.

Solución a las demandas de los mineros y sus familias

Por lo tanto, los sindicatos que se reclaman democráticos, las organizaciones políticas de izquierda y los organismos de derechos humanos debemos respaldar la exigencia de juicio y castigo a los culpables del homicidio industrial de Pasta de Conchos, Así como demandar la solución de las demandas de los mineros en huelga de Cananea, Taxco y Sombrerete y el pago de sus salarios caídos.

Si lo que se pretende es evitar más muertes obreras es necesario exigir condiciones y medidas de seguridad establecidas por los trabajadores, para que toda empresa que no las cumpla sea expropiada y puesta bajo el control de los obreros mineros.
Para más información del tema los invitamos a leer nuestra próxima edición de la revista Ideas de izquierda, donde profundizaremos en los crímenes de grupo México, su enriquecimiento ilícito y los daños al medio ambiente.




Comentarios

DEJAR COMENTARIO


Destacados del día

Últimas noticias