×
×
Red Internacional

África. Fuertes protestas en Libia en medio de disputas por el poder

Manifestantes irrumpieron este viernes en el Parlamento libio en la ciudad de Tobruk, los incidentes se produjeron tras el fracaso de las negociaciones para retomar el proceso electoral. Mientras tanto en Trípoli se realizaron manifestaciones contra los cortes de electricidad, el aumento del combustible y el pan.

Sábado 2 de julio | Edición del día

La crisis política en Libia dio un salto el viernes a partir de una serie de manifestaciones en distintas ciudades que terminaron con el asalto y quema parcial del Parlamento que tiene sede en la ciudad oriental de Tobruk. Fuentes de la ciudad confirmaron que se produjeron cortes las telecomunicaciones en el área.

En Trípoli La mayoría de las protestas están encabezadas por jóvenes libios que salieron a las calles de la capital con chalecos amarillos exigiendo también elecciones, contra la corrupción y el aumento de los alimentos. Frente al Consejo Municipal de Benghasi, en el este, también hubo movilizaciones exigiendo la celebración de elecciones. En la ciudad central de Sirte, los manifestantes bloquearon la carretera e incendiaron neumáticos. También se registraron protestas en otras ciudades del país.

Te puede interesar: Libia: nueva etapa de la guerra civil

Según las informaciones de las agencias, una de las principales exigencias se centra en exigir el fin de la etapa de "transición política" y el derrocamiento de los gobiernos en que ha quedado dividido el país: el Gobierno de Unidad Nacional (GUN) encabezado por Abdulhamid Dbeiba y con sede en Trípoli, apoyado por las potencias imperialisas de la ONU y el Parlamento que en febrero de este año designó a Fathi Bashaga como primer ministro paralelo. Esta resolución se basó en el fracaso de las elecciones que debían tener lugar en diciembre pasado, justificando que el mandato de Dbeiba había caducado.

Desde entonces, diferentes grupos armados y manifestantes apoyan a uno u otro Ejecutivo y se teme una nueva deriva bélica como la desatada en 2011 tras el derrocamiento de Omar Kadafi (que después fue asesinado por milicianos que el imperialismo estadounidense apoyaba) con la intervención militar de la OTAN. Además del intervencionismo imperialista, están los intereses opuestos de las oligarquías locales que intentan controlar el negocio petrolero, principal ingreso nacional.

Te puede interesar: Cuatro ejemplos de "ayuda humanitaria": ¿qué pasa cuando Estados Unidos interviene en un país?

Las protestas del viernes que recorrieron el país tanto en áreas afines al GUN como al Ejecutivo paralelo, sostenido por el Parlamento, tuvieron lugar un día después de que fracasaran las negociaciones auspiciadas por la ONU en Ginebra entre el presidente del legislativo, Aquila Saleh, y su rival Jaled al Meshri, líder del Alto Consejo de Estado. El objetivo de las mismas era consensuar un marco constitucional que permita celebrar elecciones que pongan fin a la división política.

Desde la ONU, la asesora especial para Libia, Stephanie Williams, el jueves había anunciado el fracaso para cerrar un acuerdo, y ayer declaró cínicamente que "Es absolutamente vital que se mantenga la calma, que se demuestre un liderazgo libio responsable y que todos ejerzan moderación". Mientras las mayorías populares libias exigen elecciones limpias además del hartazgo por las condiciones de vida que cada vez empeoran un poco más.




Comentarios

DEJAR COMENTARIO


Destacados del día

Últimas noticias