×
×
Red Internacional

No te pierdas el video de la conferencia de prensa del Movimiento por un Regreso a Clase Seguro, frente al edificio de la Secretaría de Educación Pública en el centro histórico de Ciudad de México.

Viernes 21 de enero | 00:24
Video e imágenes: Elizabeth Sauno para la Izquierda Diario

Reproducimos el "Pronunciamiento del Movimiento Nacional por un Regreso Seguro a las Escuelas"

Sobre la “cuarta ola” de la pandemia en México y su impacto en los centros escolares

A los trabajadores y el pueblo de México:
A los medios de comunicación:

Ayer, 19 de enero, se rompió un nuevo récord de contagios de covid-19 en nuestro país, con 60 mil 552 casos reportados en 24 hrs.

Ante el ascenso cada día mayor de esta “cuarta ola” de la pandemia en México, el gobierno federal se ha limitado a continuar con la campaña de vacunación, sin tomar ninguna medida para reducir los riesgos de contagio.

El discurso oficial, en voz del subsecretario en prevención de la salud, Hugo López Gatell, parte del supuesto de que la variante ómicron del virus, que está predominando, si bien es más contagiosa que las anteriores provoca enfermarse de forma menos grave, a lo que ha contribuido también -según el funcionario- la vacunación de la mayoría de la población, así como el refuerzo que comienza a aplicarse.

Esto pasa por alto, entre otras cosas, que:
1) ómicron no es la única variante del virus en circulación, por lo que no está descartada la posibilidad de enfermarse de gravedad. Si se le sigue apostando a la inmunidad por contagio masivo (“de rebaño”) el virus tendrá más posibilidades de mutación, generando nuevas variantes.
2) aún cuando las hospitalizaciones por covid-19 crecen a un ritmo menor que los contagios, al incrementarse éstos de forma exponencial están provocando la saturación de clínicas y hospitales.
En algunos estados del país esta situación ya es crítica y amenaza con replicarse en más entidades.*
3) la saturación de los servicios públicos de salud ha dificultado la atención de los propios enfermos de covid-19, obligándolos ya sea a renunciar a la atención médica, o a recurrir a servicios de salud privados y a comprar medicamentos cuando lo requieren, lo que puede representar un gasto muy oneroso para las familias.
4) las pruebas de diagnóstico gratuitas, aplicadas en los llamados “kioskos covid”, son insuficientes ante el gran número de personas que las requieren, lo que obliga a quienes no alcanzan a acceder a ellas a conseguirlas por un alto costo en laboratorios privados; o a renunciar a obtenerlas, convirtiéndse en un factor de propagación por la propia inaccesibilidad de éstas.
5) la “reconversión hospitalaria”, obligada por el nuevo ascenso de la pandemia, está teniendo como consecuencia postergar la atención de pacientes con otros padecimientos, lo que puede agravarlos.
6) aún sin enfermarse gravemente, el covid-19 puede dejar secuelas a largo plazo en la salud -y la calidad de vida- de quienes lo padecieron. Aunque la enfermedad ha sido reconocida formalmente como riesgo de trabajo, salvo casos graves no se recibe la atención médica necesaria ni se le da tratamiento a sus secuelas.
7) si se toma en cuenta la vacunación como medida que reduce el riesgo de enfermar de gravedad, hay que considerar como población vulnerable a todos los menores que no están vacunados.

La actitud irresponsable y negligente de considerar al covid-19 como una gripa que puede tratarse con apapachos, tecitos y vic vaporub, como política oficial ante la continuidad de la pandemia, sigue exponiendo la salud y la vida de la población, violando el derecho humano a la salud establecido en el artículo 4 constitucional.

Como parte de esta política, el gobierno federal niega que en las escuelas haya habido un número significativo de contagios, con el fin de evitar a toda costa tener que decretar nuevamente la suspensión de las clases presenciales, por el impacto económico que esto puede significar.

No obstante, luego de las vacaciones de diciembre, varios estados tuvieron que postergar el regreso presencial a clases y muchas escuelas, a lo largo y ancho del país, han tenido que volver a implementar las clases a distancia, ante el importante número de contagios que se han presentado entre alumnos y docentes. Según datos de la CNTE, al menos 305 escuelas de la CDMX decidieron retomar las clases a distancia.

Pero en muchas otras, los directivos y autoridades educativas superiores se niegan terminantemente a permitir que se deje de asistir a las escuelas, aún habiendo contagios, a pesar de los reclamos de docentes, madres y padres de familia, a los que siguen sin tomar en cuenta.

Al parecer, como en sexenios anteriores, para este gobierno valen más las ganancias de los empresarios que la salud de los hijos de los trabajadores y de quienes los educamos.

Por lo anterior exigimos:

  •   Que se pongan en funcionamiento los Consejos Participativos de Salud Escolar involucrando realmente a docentes, madres y padres de familia, para que estos tengan conocimiento de los contagios en cada escuela y puedan tomar decisiones para salvaguardar la salud de la comunidad. Que se dote a estos consejos de capacitación y de todos los recursos necesarios.
  •   Que, previo acuerdo de las comunidades escolares, se suspendan nuevamente las clases presenciales hasta que decaiga la pandemia y se generen condiciones sanitarias realmente seguras en las escuelas.

    Las cuales requieren de:

  •   Vacunación para todos los alumnos mayores de 5 años.
  •   Insumos sanitarios para todas las instituciones educativas, incluyendo cubrebocas apropiados.
  •   Puebas de diagnóstico frecuentes y gratuitas para toda la comunidad escolar.
  •   Personal médico y psicólogos en todas las escuelas.
  •   Grupos reducidos de no más de 15 alumnos de forma permanente.
  •   Que se mantengan los 14 días de incapacidad al menos para los docentes y trabajadores contagiados, considerando el periodo en que puede mantenerse activo el virus y sus posibles secuelas.
  •   Que se garantice el acceso a pruebas, medicamentos y atención médica gratuita a todos los trabajadores de la educación y estudiantes que lo requieran.

    Denunciamos la conducta cómplice y omisa de los dirigentes del Sindicato Nacional de Trabajadores de la Educación (SNTE) y otros sindicatos del sector educativo ante esta situación. Hacemos un llamado a la Coordinadora Nacional de Trabajadores de la Educación, así como a los demás sindicatos y organizaciones que se reivindican democráticos, para convocar a todos los trabajadores de la educación a impulsar un plan de acción unitario, junto a las madres y padres de familia, para defender los derechos a la salud y a la vida de toda la comunidad educativa.

    Ciudad de México, 20 de enero de 2022.

    Movimiento Nacional por un Regreso Seguro a las Escuelas




  • Comentarios

    DEJAR COMENTARIO


    Destacados del día

    Últimas noticias