×
×
Red Internacional

¡SU POLÍTICA Y LA NUESTRA!Francia: "¿Deberían los sindicalistas intervenir en la política?" Un vistazo al debate de Revolución Permanente

El domingo 16 de mayo, más de 130 trabajadores y activistas sindicales se reunieron para un debate organizado por Revolución Permanente: ¿Debemos intervenir en la política? Volvamos a un debate fundamental para nuestra clase.

Martes 25 de mayo | 19:20
Crédito de la foto: O phil des contrasts

Ese domingo, los más de 130 trabajadores se dieron cita para un importante debate. Empleados, sindicalizados o no, de sectores como transporte, petroquímica, automotriz, salud, correos, energía, trabajo social, educación, comercio, cultura y distribución masiva; y que respondieron a la invitación del NPA─Revolución Permanente. [1]

"Desde 2016 hemos visto un aumento en la lucha de clases en Francia, de la cual los chalecos amarillos fueron una encarnación fuerte en 2018, así como los trabajadores del transporte de Ile-de-France en 2019-2020 contra la reforma de las pensiones"

Así introdujo Anasse Kazib,activista del NPA─Revolución Permanente y sentenció:

“Pero frente a la crisis económica que se avecina, frente a la crisis climática, surge la pregunta de cómo ir más allá de estas luchas, ad hoc o sectoriales. Por eso queríamos tener un debate con los trabajadores con los que estamos haciendo campaña: ¿deberían los trabajadores involucrarse en política?"

¿Qué política para los trabajadores?

La discusión se abre rápidamente en torno a la necesidad de que las palabras de los trabajadores se escuchen en la arena política. Para Rémy, trabajadora sindical de SUD Rail, este aspecto es fundamental:

“Soy elegido dentro de mi asociación intermunicipal y he visto esta desconexión de la clase política. Están totalmente desconectados de los trabajadores, para ellos una subida de impuestos de 50 € no representa nada, y es importante poder hacer oír la voz de los trabajadores."

Lo mismo ocurre con David, un trabajador de la construcción y elegido para un ayuntamiento.

“Hoy la política lo es todo para la rentabilidad y la privatización. Sin embargo, la clase política es producto de este sistema obsoleto, por lo que las personas que experimentan los problemas deben involucrarse políticamente."

Guillaume, afiliado al Partido de Izquierda [2] y sindicalista de la CGT, insiste a su vez:

“El sindicalismo es la lucha por nuestros derechos en la empresa. Pero la empresa es parte de un sistema mayor”

Mientras que Wahid, chaleco amarillo y activista del comercio (CGT [3]) destaca el carácter político de la lucha sindical. Ante esta perspectiva, varios ponentes insistieron de su lado en el cierre de instituciones. Para Olivier, un trabajador ferroviario, estos por naturaleza prohíben cualquier política laboral y reproducen el sistema. Asimismo, para Laurent, desarrollador, el sistema capitalista también ha mostrado su insostenibilidad. Por su parte, Sofiane, profesora apunta:

"Estamos hablando de 2022 pero para mí los dados ya están cargados. Realmente no veo cómo salir de todo esto excepto desde una perspectiva revolucionaria: darle la vuelta a todo."

Si las primeras intervenciones perfilan así una voluntad de comprometerse más allá del sindicalismo, queda por definir la cuestión de la naturaleza de la "política" de la que se habla, entre la política de las instituciones y la política obrera y revolucionaria, en la lucha de clases.

Otra política es posible

En este sentido Adrien, activista CGT Grandpuits y NPA─Revolución Permanente, mira hacia atrás en la lucha contra los recortes de empleo en su refinería y señala:

“El sindicato tiene sus límites. No organiza toda la sociedad, pero sobre todo no piensa en cómo derrocar el sistema. ¡Sin embargo, no es en el marco de las instituciones que vamos a obligar a un gigante como Total a no cerrar Grandpuits! La política de los trabajadores debe ser una política de equilibrio de poder, pero también una política revolucionaria.

De igual manera, Marion, maestra en el 93 evoca el ejemplo de la lucha liderada por los maestros en noviembre de 2020:

Hicimos huelga en noviembre y construimos nuestros propios protocolos de salud porque conocemos nuestra herramienta de trabajo, sabemos cómo sería posible organizar la educación."

En los discursos surge la idea de que la política llevada a cabo en la lucha de clases constituye otra política, una política obrera y revolucionaria. Paul, refinador y activista de la CGT, va en la misma dirección al evocar la autoorganización en Grandpuits.

“Trabajamos con un comité de huelga cuyos miembros fueran revocables, de la misma manera deberíamos tener un sistema político que incluya la revocabilidad.

Gaëtan, activista de la CGT en aeronáutica y activista del NPA─ RP replica:

¿Es la única política que existe la política electoral? No lo creemos. Los trabajadores deben jugar a la política, pero no es en las instituciones donde podremos luchar contra el capitalismo.
Hay ejemplos recientes como Syriza. Una vez en el poder, Tsipras se encontró impotente porque la lucha de clases continuó, es decir, que los capitalistas le hicieron la guerra con sus propios métodos. Pero frente a esto Syriza era una máquina electoral, no una organización de lucha mediante la lucha de clases, y fueron aplastados."

¿Qué herramienta para una política obrera y revolucionaria?

Pero si otra política es posible, implica luchar para imponerla. En esta lucha, las burocracias sindicales están tratando tanto de prohibir la política como delimitar la lucha al terreno corporativista.

Ahmed, activista CGT RATP, señala:

“Hacemos política en la CGT y sí, tenemos que hacerla desde abajo, a través de la lucha. Pero luego es necesario sostenerla dentro del sindicato … Porque también está la cuestión de qué CGT se quiere, una CGT reformista o una CGT que haga la guerra a los patrones.

Lo mismo ocurre con Vincent, activista CGT PSA y NPA─RP:

hoy es la base la que debe decidir rechazando las divisiones mantenidas por las burocracias. Por ejemplo, en la industria del automóvil, hay miles de recortes de empleo sin planes sociales porque se dirigen a los trabajadores temporales y los sindicatos no buscan organizar estos sectores.

Rozenn, despedida de Chronodrive por haber combatido la violencia de género y sexual dentro de la empresa, y Lucas, trabajador social, continúan en la misma dirección al evocar a su vez la lucha feminista, la situación de precariedad en la juventud y la necesidad de una imagen más grande. Como señala Anasse Kazib:

“Trabajas en fábricas o empresas. Cuando hay batallas cercanas, ¿qué burócrata está interesado en lo que sucederá a continuación? Quien busca concentrar las fuerzas, para ir y ayudar a los Grandpuits a ir y apoyar. No existe porque el sindicalismo se niega a jugar a la política, se niega a hablar de la violencia policial, … Y cuando alguien como Adrien Cornet lo hace es porque es un militante revolucionario."

En esta perspectiva, el debate termina con la propuesta del NPA─Revolución Permanente, la de construir un partido obrero revolucionario que nos permita ir más allá de las debilidades actuales de la extrema izquierda.

Para Laura, trabajadora ferroviaria y activista del NPA─Revolución Permanente:

“En el movimiento obrero hay diferentes estrategias que se enfrentan y los trabajadores militantes deben discutirlas, porque estamos cansados de recoger derrotas. Estamos a favor de la política, pero ¿cuál?
¿Estamos a favor de una política intransigente contra el racismo estructural, la violencia policial y la islamofobia estatal? ¿Estamos a favor de una política internacionalista, sin cálculo electoral y asumiendo nuestro apoyo a la juventud y los trabajadores palestinos que se levantan contra el Estado colonialista de Israel?
En cualquier caso, queremos asumir una política revolucionaria, y ese es el sentido de lo que propusimos con la precandidatura de Anasse dentro del NPA. No queremos contentarnos con alternar el poder entre la izquierda y la derecha.

Una perspectiva en la que se encuentra Marie-Laure, activista CGT en el Hospital Universitario de Burdeos, quien dice:

“Me acerqué a RP porque me vi en una perspectiva revolucionaria."

Gaëtan cierra el debate:

“Todos estos debates son el significado de nuestra batalla dentro del NPA. Este partido se formó considerando que la delimitación entre “reformistas” y “revolucionarios” ya no era relevante. Este partido lleva mucho tiempo en crisis y hemos llegado a un final entre una franja que quiere seguir de la misma forma acercándose a La France Insoumise.
De nuestro lado defendemos la necesidad de hacer del NPA la palanca para la construcción de una organización abiertamente revolucionaria, que tenga como objetivo preparar las próximas batallas de la lucha de clases y defender un proyecto revolucionario. Este es el proyecto que nos gustaría que construyeras con nosotros."

La propuesta se lanza, por tanto, a todos aquellos activistas de la clase trabajadora y de la juventud que comparten esta perspectiva.

Lejos de la ilusión de que un sindicato de "izquierda" en las elecciones pueda frenar la aplanadora de los capitalistas contra los trabajadores, la juventud y todos los sectores oprimidos, los militantes del NPA─Revolución Permanente proponen emprender una lucha resueltamente anti -capitalista y revolucionario para acabar con este sistema capitalista de explotación y opresión.

Si está interesado, no dude en ponerse en contacto con nosotros y preguntarnos para continuar las discusiones e intercambios.
------------------------------------------------------------------------------------------------------------------

Traducción del original en francés publicado en la página de Révolution Permanente de Francia, que es parte de la red internacional La Izquierda Diario.

Traducido por Raúl Dosta para La Izquierda Diario México.


[1Révolution Permanente es el portal digital de la Corriente Comunista Revolucionaria (CCR). Expresión en francés de la red de diarios La Izquierda Diario, es también portavoz de las ideas de la CCR,(NPA─Révolution Permanente) corriente política del ala izquierda del Noveau Parti Anticapitaliste (NPA) que ha luchado por conformar un polo de resistencia a la política con orientación liquidacionista de la dirección, que pretende llevar al partido desde la arena electoral a los brazos de La France Insumisa de jean Luc Melenchon. Puedes consultar aquí para mayor información.

[2Parti du Gauche, de centroizquierda e integrante del bloque de La Francia Insumisa, NdeT.

[3Confederación General del Trabajo, centenaria central sindical reformista, la principal de Francia e influencia desde la posguerra por el Partido Comunista Francés, hoy en retirada





Comentarios

DEJAR COMENTARIO


Destacados del día

Últimas noticias