Política México

CORRUPCIÓN NEOLIBERAL

Felipe Calderón y Enrique Peña Nieto podrían ir a juicio por corrupción

En conferencia de prensa, López Obrador señaló que, gracias a los casos de Lozoya y García Luna, los expresidentes podrían ir a juicio, sin embargo, señaló que él votaría en contra de esta posibilidad.

Miércoles 26 de agosto | 16:18

La corrupción de la llamada casta política en México ha sido un lastre que corroe a todos los partidos tradicionales y a los distintos niveles de gobierno. Esta corrupción implica a funcionarios de los más altos niveles, incluyendo a los ex presidentes.

El presidente López Obrador señaló que en la actualidad se viven “momentos históricos” con la posibilidad de enjuiciar a Calderón y a Peña Nieto, dado el caso de Emilio Lozoya, ex director de Petróleos Mexicanos vinculado al escándalo de corrupción con la empresa Odebrecht por un lado, y el de Genaro García Luna, ex Secretario de Seguridad vinculado al crimen organizado y a carteles de la droga en el país, por el otro.

Sin embargo, al explicar las vías para lograr este posible enjuiciamiento, Obrador aclaró que él no va a votar a favor de éste. Explicó que hay tres posibilidades para poder llevar adelante el juicio a los expresidentes:

Una es que sea el presidente de la República quien lo promueva, otra es que una tercera parte de los legisladores de alguna de las dos Cámaras sea quien lo plantee y la última es que el 2% de los ciudadanos inscritos en el padrón electoral, es decir, un millón 500 mil personas, empujen esta posibilidad, por ejemplo, a través de una consulta.

En este sentido, la medida de realizar una “consulta ciudadana” es lo que pone sobre la palestra el posible juicio que estarían enfrentando los ex mandatarios neoliberales.

“Esto es un asunto que se debe resolver. Yo estoy porque si se va a juzgar a expresidentes, que sea mediante una consulta, que sea la gente, la mayoría la que decida. Yo voy a votar en contra, tengo mis razones y las voy a exponer. Ya las he dado a conocer y voy a seguir argumentando, pero en la democracia, el pueblo manda”, declaró el presidente.

¿Corrupción neoliberal o corrupción capitalista?

Más allá de la forma en que se busca presentar este posible juicio a los exmandatarios, señalando que con este tipo de acciones se estaría “desterrando” la corrupción, lo cierto es que la justicia no es ajena a las disputas por el poder de los distintos partidos, funcionarios, gobernadores y demás sectores de la política tradicional.

Los exmandatarios pueden ir a juicio rodeados de cien abogados que encontrarán las vías para no pisar la cárcel o pisarla apenas una corta estadía, las mismas cárceles que están repletas de pobres.

Recordemos la puesta en libertad de la lideresa del Sindicato de la Educación Elba Esther Gordillo o la estrecha relación del propio AMLO con Napoleón Gómez Urrutia, líder del Sindicato Minero, con fuertes escándalos de corrupción alrededor.

La corrupción no es un fenómeno exclusivo del modelo neoliberal. En un sistema donde las grandes empresas son quienes dominan, los favores de los gobernantes que les permitan aumentar sus ganancias son bien recompensados.

Para terminar con la corrupción realmente hace falta terminar con el sistema que le da origen, el sistema de explotación capitalista, un sistema que concentra en pocas manos cada vez más la riqueza mientras crece la desigualdad social y millones viven en la pobreza.

La casta política defensora del interés del capital y la corrupción, solo puede terminarse realmente si se cuestiona el poder de las grandes empresas y monopolios, si se defiende el interés de la clase trabajadora y se toman medidas que beneficien el interés colectivo por sobre el interés individual de los grandes millonarios.






Temas relacionados

Política México   /   Felipe Calderón Hinojosa   /   Enrique Peña Nieto   /   Corrupción

Comentarios

DEJAR COMENTARIO