×
×
Red Internacional

"No es para hablar de mí que escribo". Falleció la poeta santafecina Estela Figueroa

En vísperas de cumplir 77 años falleció esta madrugada en la ciudad de Santa Fe la autora de El Hada que no invitaron.

Lautaro Pastorini@lautarillodetormes

Jueves 11 de agosto | Edición del día
(foto: Natalia Leidermann en malonmalon.com.ar)

Hoy falleció una de las poetas más grandes de la provincia de Santa Fe y por la cual hay que dar una lucha enorme para que sea reconocida como tal. No tuve la oportunidad de conocerla personalmente, y hoy me queda esa espina de tener que clausurar la fantasía de algún día compartir con ella un cigarrillo en su patio, con sus plantas, con sus animales.

Nos quedan sus obras, y su figura mítica, y hoy hay que militarla fuerte. No voy a hablar de ella, ni por ella, solo voy a dejar algunos indicios de recorrido, un elige tu propia aventura, que hicimos algunos como yo, para encontrarla.

En primer lugar recomendar “El Hada que no invitaron”, su obra poética reunida editada en 2018 que agrupa todos sus poemas desde 1985 a 2016. Quienes no tengan ese libro a mano, les dejo un adelanto. Esta nota la hice en medio de una depresión de confinamiento pandémico, en la que leía a Estela todas las tardes en la terraza al sol. Muy mala idea, pero que sensación más hermosa.

Virginia Russo, una de sus hijas, tuvo la amabilidad y el gesto generoso de hacer las veces de intermediaria, y Estela me prestó estos cuatro hermosísimos poemas que publicamos en octubre del 2020.

Cuatro poemas de Estela Figueroa

Recomiendo también esta entrevista frontal, directa y sincera con Patricio Foglia y Natalia Leiderman para el sitio Malón Malón. Me sirvió para darle una nota al pie al tono de sus poemas que había leído del “El Hada…” , y también tiene una fotografía que va a inmortalizarla por siempre.

Malón Malón: Estela Figueroa El Hada que no invitaron

Incluyo también esta nota de Selva Almada mediante la cual llegue a su lectura. Estela y Santa Fe, y los triples de lengua.

Selva Almada: Una poeta

Por último, recomiendo también el prólogo que escribió Estela Figueroa a su amigo Juan Inchauspe, que editó la Universidad Nacional del Litoral, con el nombre “Trabajo Nocturno”. Recomiendo también un poema dedicado, que se encuentra en La Forastera.

Y hasta acá llego. Ahora depende de cada uno si quiere o no continuar con esta búsqueda llena de misterios, y de mitos. Desde La Izquierda Diario saludamos a sus familiares en este duro momento, y le mandamos nuestros mejores deseos.

Estela Figueroa nació el 12 de agosto de 1946 en la ciudad de Santa Fe, Argentina.

Publicó Máscaras sueltas (poesía, Centro de Publicaciones UNL, 1985); El libro rojo de Tito (reportaje, Centro de Publicaciones UNL, 1988); A capella (poesía, Ediciones delanada, 1991); Un libro sobre Bioy Casares (reportaje y ensayos de autores santafesinos, Ediciones UNL, 2006); La forastera (poesía, Ediciones Recovecos, 2007).

En 2009, Ediciones UNL reeditó en un solo volumen dos de sus libros, reunidos bajo el nombre de ambos: Máscaras sueltas/A capella. En 1987, Máscaras sueltas tuvo su traducción y edición italianas: Maschere Mobile (Ferri Editora, Florencia, 1987). Realizó trabajos para cine y teatro. Coordinó talleres literarios en el Pabellón de menores de la cárcel de Las Flores, donde editó la revista Sin alas. Dirige la revista La Ventana desde su aparición, en 2001, que publica la Dirección de Cultura de la Universidad Nacional del Litoral. En este ámbito universitario también coordina el Taller Literario, tarea que se vio plasmada en la edición de tres libros y fichas de poesía, versiones teatrales de aguafuertes de Roberto Arlt y la escritura y puesta en el aire de dos radionovelas. Colabora en el Diario El Litoral y sus poemas han aparecido en diversas publicaciones del país y el extranjero.




Comentarios

DEJAR COMENTARIO


Destacados del día

Últimas noticias