×
×
Red Internacional

El movimiento #LaUNAMnoPaga continúa: 130 docentes del Centro de Enseñanza de Idiomas (CEI) de la FES Acatlán sesionaron en una nueva asamblea para discutir su situación laboral y acordar cómo participar en el movimiento docente y estudiantil.

El problema de los retrasos en los pagos, la inestabilidad laboral, los despidos o la persecución a profesores que no se alinean a las autoridades en turno, es algo que viene presentándose desde hace décadas. Ahora, las autoridades de la UNAM, desde la Rectoría hasta la dirección de la Facultad de Estudios Superiores de Acatlán, buscan por distintas vías contener al movimiento estudiantil y docente #UNAMNoPara. En sus argumentos, ya bastante reciclados, continúan delegando el problema a las consecuencias de la pandemia.

Los docentes de idiomas, al igual que miles de profesores de la UNAM (alrededor del 70%), laboran en condiciones de precarización e inestabilidad laboral: contratos que favorecen en todo momento al patrón (en este caso la UNAM), y con salarios tan bajos que suenan increíbles. Esto ocurre mientras la máxima casa de estudios mantiene sueldos altísimos a funcionarios y gastos exorbitantes en lujosos bienes.

En este escenario, es que docentes de todos los idiomas que imparte el CEI vienen construyendo una asamblea de todo el centro de idiomas para discutir su inestable situación laboral, así como para definir cómo sumarse y aportar al movimiento. El nivel de participación de la comunidad docente de esta área, hace que en los hechos sea hoy por hoy una de las asambleas de docentes más grandes de toda la UNAM.

Producto de la organización y la solidaridad mostrada por los estudiantes de la FES Acatlán con la lucha de los docentes, así como del paro indefinido ─que conquistó el movimiento estudiantil con bloqueos de calles y avenidas como el Periférico─, es posible que hoy los departamentos de francés, inglés, italiano, portugués, alemán, etc. se puedan organizar, elegir representantes y luchar por un pliego petitorio contra la precariedad y por sus derechos laborales.

Ante este panorama, las autoridades de la FES Acatlán, encabezadas por el priísta reelecto Manuel Martínez Justo, no se han quedado con los brazos cruzados y han intentado dividir a estudiantes y profesores mediante comunicados que exhortan a levantar el paro.

La fortaleza de un movimiento es su unidad en la organización y la acción. Los docentes y estudiantes de la Facultad de Ciencias fueron los primeros en levantar la cabeza y exigir derechos humanos y laborales. Los docentes de idiomas no solo enseñan en el aula, sino que con su ejemplo de lucha y organización también nos enseñan.

Desde la Agrupación Juvenil Anticapitalista saludamos con entusiasmo su organización y lucha y llamamos a seguir fortaleciendo la unidad y a mantenernos organizados para luchar contra la precariedad y por todos nuestros derechos, porque ya es tiempo de una universidad democrática y con derechos laborales.

Es fundamental avanzar en la coordinación y la unión de los procesos organizativos. Hay que confiar en nuestra propia fuerza, como estudiantes, profesores y trabajadores organizados podemos imponer nuestras reivindicaciones. Rumbo a un gran Encuentro Nacional en Defensa de la Educación para ponerle un alto al proceso de privatización y elitización de la educación, y para lograr condiciones dignas para los trabajadores de la educación.

Invitamos también a todos los profesores lectores de este artículo a participar del formulario:Precarización laboral en bachilleratos y universidades ¡Qué se escuche la voz de las y los trabajadores universitarios! el cual proponemos desde La Izquierda Diario para que sea una herramienta de denuncias sobre las condiciones de trabajo de los docentes universitarios.




Comentarios

DEJAR COMENTARIO


Destacados del día

Últimas noticias