×
×
Red Internacional

Nuevamente salen estudios que confirman lo que los socialistas veníamos denunciando desde el siglo XIX, que la explotación de los trabajadores causa daños a la salud de los mismos, y que la precarización laboral profundiza ese daño.

Miércoles 20 de abril | 22:57

Desde el surgimiento de la sociedad capitalista han aparecido una serie de padecimientos y enfermedades relacionadas con la explotación de la fuerza de trabajo. Salir a laborar por una cantidad muy prolongada de horas y con un ritmo muy intenso puede generar un gran estrés, que si se padece durante un tiempo muy prolongado, causa afectaciones a la salud física y mental de los individuos.

Desde el siglo XIX los socialistas se convirtieron en los mayores críticos de esta situación, por esta razón fundaron organizaciones para luchar contra la explotación, además de realizar estudios profundos para conocer los mecanismos mediante los que se lleva a cabo. Por ejemplo, Friedrich Engels, uno de los fundadores del socialismo científico, realizó un estudio llamado La situación de la clase obrera en Inglaterra, donde entre otras cosas, mostró los efectos que tiene la explotación en la salud de los obreros. Varios años después Karl Marx haría lo propio en El capital, donde en uno de sus apartados examina informes médicos para explicar que la reproducción salvaje del capital, se hace a costa de la salud física y mental de los proletarios.

Te puede interesar: Fatiga laboral y precarización: consecuencias del capitalismo

Enfermedades laborales en la actualidad

Con el triunfo del neoliberalismo se inició una ofensiva contra los derechos laborales, donde se implementaron esquemas de precarización laboral, es decir, que, aunque se cuente con tecnología de punta, las condiciones de trabajo serán semejantes a las del siglo XIX. Y no es que las afectaciones hayan desaparecido durante el periodo anterior, sino que con la política de libre mercado comenzaron a aumentar la intensidad en los ritmos de trabajo en el número y la gravedad de estas.

La plataforma de teleconsultas médicas, 1DOC3, expuso en una investigación los daños a la salud que causa el estrés laboral, donde primero explicó que es una reacción natural del cuerpo a una situación de peligro, por tanto, necesitamos estar alerta, como cuando a nuestros antepasados los perseguía un animal que trataba de devorarlos. Pero esa reacción tendría que ser momentánea de manera natural, sin embargo, las condiciones de trabajo actuales provocan que eso se vuelva una constante y prolongada, así las hormonas que deberían de ser secretadas por el cerebro sólo de forma momentánea en lo que pasa la emergencia, pasan a ser secretadas todo el tiempo.

En ese sentido, la Organización Mundial de la Salud (OMS), identificó que el estrés al convertirse en algo significativo entre los trabajadores. Se pueden presentar reacciones: fisiológicas (presión arterial alta), emocionales (irritación), cognitivas (problemas de memoria) o conductuales (agresividad). Entre las enfermedades que se identificaron por causa del estrés laboral están: la depresión, presión arterial alta (asociados a enfermedades cardiovasculares), alteraciones metabólicas, desórdenes músculo-esqueléticos (como los dolores en la espalda y cuello), el alcoholismo o enfermedades gastrointestinales como la colitis y la gastritis.

Luchar contra la explotación

Hay que tener en claro que el estrés laboral es producto de la explotación de la fuerza de trabajo, la cual se intensifica con la precarización laboral, que permite las extensas jornadas laborales, los bajos salarios, la falta de prestaciones, la carencia de descanso, el constante temor a perder el empleo y la falta de perspectiva de una vida mejor. Son estas circunstancias las principales causas que precipitan las enfermedades antes mencionadas, y no se pueden resolver sólo con talleres, con yoga (los cuales son importantes, pero no resuelven el problema de fondo) ni con pláticas motivacionales relacionadas con el famoso coaching laboral mediante el cual las empresas buscan convencer al trabajador de aceptar su explotación.

La solución de fondo a estos graves problemas de salud, se encuentra en la organización independiente de la clase trabajadora frente a los patrones, tanto los privados como el Estado. Frente a la incertitumbre permanente de las vidas y trabajos, necesitamos conquistar derechos laborales como la basificación, afiliación a un sindicato, salarios que sirvan para cubrir la canasta básica, vacaciones y descansos suficientes, una jornada de trabajo que no excedan las ocho horas, así como seguridad social y sistemas de salud públicos dignos, que realmente atiendan y cuiden a quienes movemos diariamente el mundo.

Un ejemplo internacional son los trabajadores de Amazon, en Estados Unidos quienes de lograron una victoria histórica anunciada el viernes primero de abril, cuando se conoció el resultado favorable de la mayoría en la votación para tener un sindicato en el almacén de Staten Island, Nueva York, ya que se trata del primer sindicato en la empresa propiedad de Jeff Bezos.

Te puede interesar: Victoria histórica: trabajadores de Amazon Nueva York forman el primer sindicato en EE.UU.

Así se lo han propuesto las trabajadoras y los trabajadores de los programas comunitarios de la Secretaría de Salud en la CDMX, quienes se organizan desde hace meses en demanda de contrato y sindicato. Hacen un llamado amplio a la unidad con más jóvenes, mujeres y trabajadores precarizados para luchar contra las medidas neoliberales en el trabajo impuestas por los gobiernos anteriores y que han sido continuadas por el gobierno de Morena y la 4T. Para lo cual, invitan a la segunda reunión de la Coordinación de las Luchas, este sábado 23 de abril a las 18:00 hrs por Zoom ID: 834 2291 3411.

Te puede interesar: Trabajadores de cultura se unen a otros sectores en lucha




Comentarios

DEJAR COMENTARIO


Destacados del día

Últimas noticias