Sociedad

PANDEMIA COVID-19

Explotación de la vida silvestre aumenta la aparición de pandemias

Un estudio realizado por Proceedings B, develó que la explotación de la vida silveste es un factor clave para la propagación de virus de animales a humanos, como el caso del COVID-19.

Jueves 9 de abril | 19:44

El avance de nuevas enfermedades infecciosas están vinculadas íntimamente con la degradación ambiental y la explotación de la vida silvestre, esto lo develó un estudio publicado en Proceedings B, perteneciente a la Royal Society una de las asociaciones científicas más importantes del mundo.

En el artículo llamado "Los cambios globales en las tendencias de la población de mamíferos revelan predictores clave del riesgo de contagio de virus", expone que las enfermedades infecciosas emergentes en humanos con frecuencia son causadas por agentes patógenos que se originan en huéspedes animales y los brotes de enfermedades zoonóticas, este es el caso del nuevo SARS-CoV-2, que a su vez ocasionó la pandemia del COVID-19.

Esto debido a que cada cierto tiempo, un patógeno que combina factores de transmisibilidad y gravedad de la enfermedad salta de especies hacia la población humana. Con la globalización, estos virus animales emergentes pueden exportarse rápidamente a nuevas comunidades susceptibles, lo que resulta en una transmisión exponencial convirtiéndose en brotes epidémicos o pandemias.

Este estudio investigó la cantidad de virus animales que se han compartido con las personas y analizó las causas del declive de las especies para descubrir las interacciones entre animales y humanos que han perpetuado la propagación de patógenos, los resultados arrojaron que al menos 142 virus han saltado de animales a humanos.

Sin embargo para una de las autoras, Christine K. Johnson, del Epicentro para la Dinámica de la Enfermedad, Universidad de California, estos hallazgos proporcionan evidencia de que las acciones humanas, específicamente la explotación de la vida silvestre, como la caza y el comercio, fueron importantes impulsores de la propagación del COVID-19.

Estas acciones no solo han aumentado el riesgo de transmisión de virus a las personas, sino que han aumentado el declive de muchas especies de vida silvestre, poniéndolas en riesgo de extinción. Para Johnson la aparición del nuevo coronavirus es una convergencia de muchos impulsores ecológicos y epidemiológicos de la propagación de enfermedades, que además continúan en muchas partes del mundo.

A medida que la vida silvestre cambia sus distribuciones como consecuencia del avance de las actividades industriales, además del cambio climático las poblaciones más vulnerables están más expuestas a lo que la autora del estudio llamó "un peligroso juego de probabilidad".

Este estudio proporciona evidencia del riesgo para la salud pública que representa la explotación continua de la vida silvestre, que debe ser tomada como lección después de la pandemia que estamos viviendo, pues se debe encontrar formas de garantizar una coexistencia segura y sostenible con la vida silvestre, misma que es difícil que venga dentro del sistema capitalista.

Relacionado: Los canales de Venecia se volvieron cristalinos por la paralización del turismo






Temas relacionados

Covid-19   /   Ecología y ambiente   /   Sociedad

Comentarios

DEJAR COMENTARIO