Mundo Obrero México

BOLETINAJE

"Expertos en Logística aduanera" boletinan a los trabajadores

Encontrar empleo bien remunerado y con las prestaciones constitucionales es una epifanía pero luchar por ello es casi un delito.

Lunes 25 de enero | 22:22

Ignacio Rodríguez, originario de Querétaro, del municipio El Marqués, trabajó en un almacén por menos de seis meses y, a casi 2 años de esto, la firma LOGIS Express ubicada en Privada Del Conde #3 – 76246, El Marqués, Querétaro de Arteaga, México. Con nombre fiscal ALL TOVAL, S.A. DE C.V., lo boletinó y esto le impide emplearse nuevamente. A través de La Izquierda Diario se dio a la tarea de dar conocer su historia. Veamos:

Mi llegada a ese almacén ocurrió después de una larga historia de malos trabajos. Me ocupé casi 4 años en la empresa internacional WOCO DE MEXICO como verificador de calidad en el área de embarques, mi determinación a renunciar a esta empresa fue porque a varios compañeros y a mí no nos daban el cambio a personal administrativo de confianza, que redituaría en mejor paga y mejor vida para nuestras familias. No esperé más, y opté por buscar un mejor trabajo con mejor paga conforme a mi experiencia laboral y para cubrir las necesidades familiares.

Así fue como llegue a LOGIS Express (Expertos en Logística Aduanera), me ocuparon como Inspector de mercancía, mi contrato iniciaría con 60 días a prueba, con horario de 14:00 a 22:00 horas, y con el señalamiento de la encargada de Recursos Humanos (RH) que posiblemente saldría tarde unos minutos de más. Accedí porque en el ámbito laboral es una práctica muy común.

Ingenuamente pensé que tal vez seria unos minutos de más, sin embargo, debido a mi necesidad por trabajar con un mejor sueldo y horario firme, por días me esforcé y trabajé hasta llegar al día 45. En ese lapso lamentablemente mi horario de salida lo más temprano que llegué a salir fue a las 12 de la noche e incluso un fin de semana donde los sábados se laboraba medio día. Mi horario laboral se extendió hasta las 5:00 del siguiente día,

Cabe aclarar que fue sin derecho a tiempo extra. Aguanté sólo porque el salario que me daban a la quincena era sustentable para mi familia y los gastos había que cubrirlos; por ello aguanté la carga de trabajo sin cuestionar la hora de salida.

Los días corrieron y las rutas y cargamentos cada vez eran más extenuantes, parecía que a la empresa le estaba yendo bien. Hasta que, uno de esos días entre semana, las rutas fueron llegando y conforme cargábamos los tráileres, nos dimos cuenta que saldríamos de trabajar muy, pero muy tarde.

Hicimos cálculos rápidos mis compañeros de trabajo y yo: de mínimo terminaríamos en la madrugada entre las 3 o 4. Esta reflexión consiente fue 23:30 pm de la noche y minutos más tarde, fuimos llamados por la gerente encargada de turno, quien nos cuestionó diciendo que las rutas estaban retrasadas. Agotados por la carga de trabajo de varios días, en ese momento levanté la voz para expresar nuestro cansancio y nuestro hartazgo: “¡salimos tarde, no recibimos tiempo extra ni compensación en nuestras nóminas y nos dices esto!”. Enseguida, la gerente nos dijo unas cuantas palabras remarcando que la empresa no pagaba tiempo extra, en tanto también los demás compañeros expresaron sus desacuerdos.

Al siguiente día, la gerente nos citó a las 9:00 de la mañana para una junta de capacitación con los jefes. Llegué de los primeros y expresé mi disgusto de venir a dicha junta después de una extenuante jornada que sólo tendría unas horas de haber terminado por la carga de trabajo y la falta de personal y garantizamos las salidas de rutas a las 3 o 4 de la madrugada. Le indiqué que si nos cubría el gasto de Uber para trasladarme, con gusto me presentaba a la junta, pero eso sí: también que me llevara de regreso a mi casa, ya que no contaban con transporte para trasladarme y tardaría cerca de 4 horas para después presentarme a trabajar a las 14:00 de la tarde.

La gerente se molestó demasiado, pero pues yo por el cansancio y la frustración de tal prepotencia de ésta, no accedí y le indiqué: “si no van por mí a casa, no me presento a la junta”. Enojada nos indicó que nos fuéramos a trabajar y ordenó que nos quería a las 9:00 de la mañana para su dichosa junta. Nos salimos a trabajar y aproximadamente a la 1:00 de la madrugada nos ordenó que nos retiráramos a nuestras casas y que nos presentáramos a la junta. Un supervisor nos indicó que nos recogerían los Uber en nuestros domicilios. Nos fuimos a descansar.

Antes de que llegara la hora para regresar a la empresa, me puse en contacto con mi compañero de trabajo, porque el Uber nos recogería a él y a mi juntos, sin embargo, mi compañero se desesperó de esperar al Uber y llegó por sus propios medios, ya que vivía un poco más cerca del parque industrial, trasladándose en camión y llegó antes.

Me sorprendió con un mensaje donde me escribió: “¡adivina para qué es la junta! ya estoy acá adentro!!! NOS VAN A CORRRER”. Enojado, inmediatamente le dije: “no firmes nada, vamos a conciliación y arbitraje a demandar”, a lo cual el me contestó: “no te molestes amigo, esta acá, dentro, un tipo de Conciliación y Arbitraje. Está en una esquina y no me dice ni una palabra”. Conciliación y arbitraje, yo creo que está coludido con RR.HH.

Furioso, lo que pensé inmediatamente fue: “no nos pueden correr”. Le indiqué: “salte y vamos a conciliación”. Mi compañero contestó: “me amenazan que no puedo usar el teléfono y que, si vamos a conciliación, es a firmar mi renuncia, ¡estoy harto! YA LES FIRMÉ”. Los convocados a estar ahí fuimos 5 personas, y todos firmaron sus renuncias bajo la misma amenaza y circunstancia.

Por fin llegué y entré a la sala de juntas. Estaban dos mujeres y el mencionado tipo que nunca nos dirigió ni una palabra. Me indicó una de las mujeres: “soy tal de tal, la gerente de RR.HH., y estamos aquí para informarle que ya no necesitamos de sus servicios porque su puesto de trabajo lo acabamos de desaparecer, por lo cual necesitamos que firme su baja voluntaria. Aquí esta su cheque y sus días trabajados. Muchas gracias por sus servicios y como muestra de buena fe, le estamos expidiendo su carta de recomendación para que pueda encontrar trabajo, señor”.

Enojado e impotente por lo que me estaban haciendo recordé los 60 días del contrato y les dije: “pero si yo no quiero firmar mi baja voluntaria ustedes me están corriendo. No les firmaré nada, pues mi contrato indicaba 60 días de prueba y me faltan días para ese lapso”. La señora, muy prepotente, me dijo que yo no tenía derecho a nada, que le firmara y que me evitara de muchos problemas.

Recordé la página de Conciliación y Arbitraje: el artículo 65 de la Ley Federal del Trabajo me defendía y me amparaba para que no me corrieran sin una causa justificada. Me dijo: “no tienes derecho a nada” y me indicó por última vez que firmara mi baja voluntaria. Me levanté de la silla y les respondí que no les firmaría nada y los demandaría. Con voz muy burlona me contestó: “NO TIENES DERECHO A NADA”.

Inicié la demanda desde ese momento y hasta la fecha mi caso sigue abierto. En dos ocasiones Conciliación y Arbitraje del estado de Querétaro no notificó a la empresa, mostrando su colusión e inclinación por la patronal y no su imparcialidad. Conciliación y Arbitraje sólo legitima las políticas patronales y nos dicta sentencia sin proceso. Actualmente, con la pandemia me siguen alargando el proceso con nuevas fechas de audiencia que no se cumplen porque la empresa no se da por notificada y Conciliación no le notifica.

He seguido buscando trabajo para poder alimentar a mi familia y en las diferentes entrevistas sólo encontré de respuesta “nosotros le hablamos” y nunca me hablaron. Así estuve cerca de un mes sin encontrar trabajo; la angustia y desesperación para encontrar trabajo me obligó a buscar trabajo en el sector público como servidor público, porque en el sector privado estoy boletinado por esta empresa que no respeta los derechos de los trabajadores y, lamentablemente, no es la única porque se siente cobijada por las instituciones y las leyes.






Temas relacionados

Desde la fábrica   /   Querétaro   /   Mundo Obrero México

Comentarios

DEJAR COMENTARIO