×
×
Red Internacional

Howard Hubbard, exobispo en la ciudad estadounidense de Albany, declaró hace un año ante la Suprema Corte neoyorquina. El Vaticano guardó esa información y ahora un juez ordenó que se hiciera pública. Nuevamente, el doble discurso de Francisco al desnudo.

Daniel Satur@saturnetroc

Martes 29 de marzo | Edición del día
Howard Hubbard en tiempos de su obispado | Foto BateoLibre

En abril de 2021 Howard Hubbard, exobispo de la ciudad de Albany fue citado a declarar como testigo ante la Suprema Corte de Nueva York en el marco de una causa por abusos sexuales a menores de edad cometidos por curas de la diócesis que él mismo condujo entre 1977 y 2014.

Hubbard declaró durante cuatro días ante el máximo tribunal de ese estado norteamericano y su testimonio fue compilado en casi 700 hojas donde se vuelcan nombres, lugares y demás datos de interés. Allí, el exobispo reconoció haberle dado la espalda a decenas de denuncias sobre abusos sexuales perpetrados por, al menos, once sacerdotes contra niños que estaban a su guarda entre 1977 y 2002.

Te puede interesar: Por los siglos de los siglos: el papel criminal de la Iglesia en la dictadura

Desde abril del año pasado el Vaticano estaba en pleno conocimiento de las declaraciones de Hubbard, pero nunca las hizo públicas ni mucho menos. Recién el pasado viernes salieron a la luz, luego de que un juez autorizara su difusión a pedido de algunas de las víctimas sobre cuyos casos trata la causa penal en la que testificó.

Vale recordar que Hubbard se “jubiló” como obispo en 2014, pero durante años siguió siendo parte de la jerarquía católica de Nueva York como obispo emérito, hasta que varios años después debió renunciar a su condición eclecial ante acusaciones contra él mismo “conductas sexuales inapropiadas”.

Te puede interesar: La patética condena a monseñor Zanchetta: ya no sorprende, ni duele, ni asombra

En su declaración del año pasado, Hubbard reconoció haber tratado “directamente once casos entre 1977 y 2002” pero aclaró que no estaba seguro de poder dar información “en orden secuencial” porque carecía de un archivo. Sin embargo, confesó que la diócesis de Albany mantuvo registros que documentaban las denuncias en “archivos secretos” a los que sólo accedían él y otros jerarcas católicos.

Hubbard nombró a varios curas acusados ​​por abusos y reconoció que, lejos de canalizar denuncias penales contra ellos y expulsarlos de la Iglesia, se los envió a otros lugares de la misma institución para ser tratados “médicamente” hasta que, según la particular visión eclesiástica, se los consideraba “sanados” y se les permitía retomar sus funciones.

Te puede interesar: Abusos en la Iglesia: sobrevivientes denuncian que lo de Francisco es “puro marketing”

Además, confesó Hubbard, la feligresía nunca era informada de esos procesos con pretenciones de terapia. “No me siento cómodo con la palabra disfrazado, pero no revelamos completamente por qué se eliminó a la persona”, reconoció respecto a los curas denunciados. Puso como ejemplo el caso del cura David Bentley, quien admitió ante él haber abusado de niños. “Me reuní con él, admitió que había tenido este comportamiento y lo enviaron a recibir tratamiento”, declaró.

Consultado el por qué de tanto silencio, Hubbard se defendió alegando que no había ninguna disposición del Vaticano que lo “obligara” a reportar los abusos sexuales de los que tomaba conocimiento. Y agregó que, si no denunció esas decenas de casos, fue porque la ley no le exigía hacerlo y prefirió siempre “evitar el escándalo” y “respetar el sacerdocio”. Criminal.

Te puede interesar: Obispo encubridor de curas pedófilos premiado con la presidencia de la Conferencia Episcopal Argentina

Jeff Anderson, abogado de una de las víctimas de los curas protegidos por el exobispo, fue quien pidió al Poder Judicial de Estados Unidos que las declaraciones de Hubbard fueran publicadas. “Su testimonio revela décadas de decadencia, negación y engaño a costa de tantos niños inocentes”, dijo el letrado ante la prensa neoyorkina. Su colega Cynthia la Fave, que representa a otras víctimas, agregó que “el público verá la culpabilidad de la diócesis al perpetuar la cultura de abuso sexual por parte de sacerdotes, que se permitió que continuara durante décadas”.

Apenas salida a la luz parte de esas declaraciones de Hubbard, la Red de Sobrevivientes de víctimas de Abuso por Sacerdotes de Estados Unidos (SNAP), difundió un comunicado en el que afirma que “ahora los feligreses y el público saben con certeza que su antiguo obispo estuvo envuelto activamente en el encubrimiento de abusos”. Y llamó a que el Estado investigue todos los hechos que se desprenden de las declaraciones el exobispo.

Te puede interesar: Adrián Vitali: “En Argentina hay más de 650 curas abusadores ocultos por la Iglesia”

¿Qué dice el Vaticano ante las declaraciones de Hubbard? ¿Supieron Juan Pablo II, Banedicto XVI y Francisco todo lo que su subordinado se calló durante más de dos décadas? ¿Entre 2002 y 2014 no recibió más denuncias Hubbard sobre abusos cometidos por curas de su diócesis? ¿Declarará el argentino Jorge Mario Bergoglio sobre todo lo que sabe y oculta si es que la Corte de Nueva York lo cita a declarar?

Una vez más, la mentira del Vaticano hoy encabezado por Francisco queda en evidencia. El doble discurso, como en la larga historia de la Iglesia católica mundial, es norma. Y cuando se trata de abusos sexuales a niñas y niños, ese doble discurso y esas mentiras entran en el plano de la complicidad criminal. Amén.




Comentarios

DEJAR COMENTARIO


Destacados del día

Últimas noticias