Política México

MEDiO AMBIENTE

Exhortan 85 científicos y comunidad internacional a no construir el Tren maya

La comunidad científica nacional e internacional exhorta al gobierno de AMLO a no construir el Tren maya. Mientras, éste hace oídos sordos a las advertencias del daño que su construcción pueda causar, cuidando de los intereses de los ricos empresarios.

Viernes 31 de julio | 18:26

El Tren maya es todo un tema, ya que una multitud de voces han advertido de los efectos que este mega proyecto podría causar y porque los daños irreversibles al medio ambiente son una posibilidad real. También amenazan al bienestar de las comunidades, en zonas arqueológicas y en los pueblos indígenas, que habitan en la zona, pues corren el peligro de ser despojados de sus tierras y quedar sin nada o ser “socios minoritarios” del Tren, lo que los dejaría a merced de las empresas turísticas que florecerán de la mano de AMLO.

Este último fenómeno ya se ha visto en la historia de México, con las leyes liberales del siglo XIX, primero de Benito Juárez y después de Porfirio Díaz, que despojaron y empobrecieron a los campesinos a tal grado, que mucha población rural terminó como peones y/o esclavos en las haciendas.

En años más recientes hemos visto la progresiva emigración de campesinos sin tierras procedentes del sur empobrecido, a buscar el trabajo y recibir el maltrato y abuso laboral en las ciudades y las condiciones semiesclavas en grandes plantaciones del norte del paísy al otro lado de la frontera. La misma irrupción de las masas indígenas descontentas, acaudilladas por el EZLN, obedeció a las condiciones miserables de los campesinos empobrecidos y despojados de tierras por los grandes terratenientes de Chiapas, quienes durante décadas fueron empujándolos hacia la zona montañosa de las Cañadas.

Además, entre aquellos que logran obtener un empleo, otro de los efectos es la precarización laboral para los trabajadores contratados para la construcción del tren. La que incluso iría en contra de la salud de los mismos, ya que el hecho de reunir a miles de obreros para la edificación de la infraestructura, creará grandes aglomeraciones de personas que podrían convertirse en focos de contagio de Covid-19, las cuales podrían esparcirse en la población local. Y es que este gobierno, aunque se presente como progresista, la realidad es que sigue dando continuidad a una serie de medidas que se practicaban en el neoliberalismo, como la mencionada destrucción ambiental y la eliminación de derechos laborales.

Esto es algo que académicos, científicos y especialistas no se han cansado de señalar, como lo han hecho desde que se anunció, y hoy lo siguen haciendo, ya que 85 de ellos, de diferentes países, han hecho el llamado a no construir este tren porque lo consideran como un proyecto “mal definido”, de acuerdo con su documentos Observaciones a la Manifestación de Impacto Ambiental Modalidad Regional, ingresado el pasado martes 28 de julio en la Secretaría de Medio Ambiente y Recursos Naturales (Semarnat).

Entre las instituciones nacionales que hacen este llamado a no construir el Tren maya están: la Universidad Nacional Autónoma de México (UNAM), el Instituto Politécnico Nacional (IPN), el Consejo Nacional de Ciencia y Tecnología (Conacyt), el Instituto Nacional de Antropología e Historia (INAH), el Colegio de la Frontera Sur (Ecosur), la Universidad Autónoma Metropolitana (UAM), el Centro de Investigaciones en Estudios Superiores de Antropología Social (CIESAS), el Centro de Investigación Científica de Yucatán (CICY), la Universidad Iberoamericana entre otras.

También participan instituciones extranjeras como: la Universidad de California en Los Ángeles (UCLA), la Universidad de Carolina del Norte y la Universidad de Oregon (Estados Unidos); la Universidad McGill (Canadá); la Universidad de Buenos Aires y la Universidad Nacional de Córdoba (Argentina); la Universidad de Granada (España); la Universidad Javeriana (Colombia); la Universidad de Chile; la Universidad de Toulouse y la Universidad de Lyon (Francia). Tan sólo para mencionar algunos ejemplos.

Contradicciones de la 4T

El gobierno de la 4T llegó con la promesa de acabar con el viejo régimen, para ir en contra de la “mafia del poder”; sin embargo, una vez en la presidencia el discurso cambió, empresarios como Ricardos Salinas Pliego y Carlos Slim ya no eran parte de esa mafia. De hecho, desde que el actual presidente Andrés Manuel López Obrador (AMLO) se encuentra en el cargo, dejó de nombrar así a sus adversarios (ahora les llama conservadores). Especialmente porque ahora algunos empresarios que se suponen eran de esta camarilla ahora forman parte de la 4T, como son los dos antes mencionados.

Por ejemplo, una de las principales licitaciones para este megaproyecto fue otorgada a Operadora Cicsa de Grupo Carso, donde el principal accionista es el propio Slim. Ahora, ¿Por qué le interesa al empresario este tren? Porque hay en juego mucho dinero; y es que la licitación tendrá un costo total de 18,553 millones 738,338.84 pesos, lo cual no es poca cosa. La razón de que el Morena se empeñe en este mega proyecto es porque se encuentra cuidando de las inversiones de los grandes capitalistas, lo cual echa por tierra el mito de que existe una Cuarta Transformación o que López Obrador tenga como prioridad el bienestar del pueblo.

Te puede interesar: Tren Maya será un foco de contagio del Covid-19: organizaciones civiles

Pero, ¿Eso quiere decir que el gobierno de AMLO no está escuchando a los de abajo? Efectivamente, eso quiere decir. Y es que, a pesar de las múltiples advertencias sobre los daños ecológicos, el despojo a pueblos indígenas y a campesinos junto con la aplicación de medidas precarizadoras contra los trabajadores, el presidente y sus colaboradores continúan defendiendo los intereses de los más ricos a costa del bienestar de las mayorías.

El discurso progresista no hace más que encubrir la realidad, que este es un gobierno al servicio de la burguesía nacional y extranjera como lo fueron los anteriores, la única diferencia es que para que no se note, se toman medidas que aparentan ser populares.

Los trabajadores no podremos conquistar nuestras demandas de la mano de personajes como estos que sólo buscan el enriquecimiento de la clase dominante. Necesitamos constituirnos como una fuerza independiente, alejada de los capitalistas y sus partidos para imponerle a éstos, un nuevo régimen basado en las necesidades de los de abajo, poniendo los medios de producción al servicio de quienes día a día mueven el engranaje productivo capitalista: los trabajadores del campo y la ciudad.

Por eso te invitamos a participar este fin de semana (uno y dos de agosto) en el Encuentro Nacional contra la Precarización y los despidos. Para formar un gran movimiento que de verdad dé fin a estas prácticas depredadoras las cuales nos niegan el bienestar y el acceso a una vida digna.






Temas relacionados

Tren maya   /   Política México   /   Ecología y medioambiente

Comentarios

DEJAR COMENTARIO