×
×
Red Internacional

Guerra en Ucrania. Europa propone censurar a los medios de comunicación que contradigan a la UE frente al conflicto de Ucrania

El Parlamento Europeo propone censurar los medios de comunicación extranjeros que no compartan la visión de la UE sobre el conflicto de Ucrania. Bajo la excusa de una campaña contra la “desinformación” y los medios de comunicación prorrusos se busca implantar una medida totalmente antidemocrática que será empleada para censurar a todo aquel que no defienda la política exterior de los países imperialistas.

Viernes 18 de marzo | Edición del día

Crece el discurso belicista del Parlamento Europeo ante la guerra de Ucrania y la crisis capitalista que sacude el mundo. En el informe de sus sesiones plenarias el Parlamento va escalando en afirmaciones cada vez más belicistas sobre la “amenaza extranjera” que suponen los medios de comunicación no occidentales. Frases como “autocracias como Rusia o China manipulan la información para desestabilizar la democracia europea”, o “los ciudadanos y los Gobiernos europeos no son conscientes de la amenaza que representan los agentes extranjeros”, y exhortaciones que proponen que “son necesarias sanciones contra la injerencia y las campañas de desinformación que llegan de fuera” se han vuelto rutina en una UE cada vez más a la derecha.

La apuesta por el rearme de los distintos países imperialistas que componen la UE no podía más que reflejarse tarde o temprano en la necesidad de controlar la opinión pública. De este modo, acompañando a los anuncios de históricos incremento de la inversión en armamento por parte Gobierno alemán, dirigido por los social-liberales del SPD, y de otros gobiernos como el español, formado por el PSOE, Podemos y el PCE, la semana pasada el Parlamento Europeo votaba a favor de una “estrategia común de defensa” contra las “campañas de desinformación”.

La UE ensalza el modelo de control de la prensa de Taiwan, debido a su política contra China, y entre las medidas para “contraatacar” (sí, ésta es la expresión literal del informe) que recomienda a los países miembros, se recogen: “financiar con fondos públicos a los medios de comunicación de gran difusión, plurales e independientes”, así como “revocar las licencias de las organizaciones que difunden propaganda estatal extranjera”. También se plantea incrementar la vigilancia de las redes sociales y “obligar a las plataformas” a dejar de impulsar cuentas que difundan una visión que contradiga a la de la OTAN. Otras medidas van en la línea de revisar la cooperación con universidades y centros de investigación rusos y chinos.

La UE impulsa todas estas medidas restrictivas con la libertad de prensa bajo el pretexto de defender “los procesos democráticos de la UE”. Algo que ya vimos con el bloqueo en las trasmisiones de dos medios de comunicación rusos (Russia Today y Sputnik) en territorio europeo al inicio de la guerra en Ucrania. Huelga decir que no es la “desinformación” ni la democracia lo que realmente preocupa a los Estados europeos, sino imponer una única visión sobre el conflicto de Ucrania que se corresponda con los intereses geoestratégicos del imperialismo europeo y la OTAN en Europa del Este. La enorme campaña de la UE por controlar la opinión pública ante este conflicto y conflictos futuros es tal que llegan a identificar como “lagunas que presenta la legislación” a los resquicios que la propia democracia burguesa deja en periodos de paz social a la libertad de prensa y de expresión.

Urge oponerse a estas medidas. Callar frente a la supresión de determinados medios de comunicación, incluso de medios burgueses, es reconocerle potestades a los estados capitalistas para interferir con fuerza redoblada sobre la prensa antiimperialista de las organizaciones que luchan contra este sistema. La libertad de prensa no debería ser una moneda de cambio utilizada para encubrir los intereses reaccionarios de los gobiernos y las potencias capitalistas. ¡Ninguna censura!




Comentarios

DEJAR COMENTARIO


Destacados del día

Últimas noticias