×
×
Red Internacional

Magisterio y Covid. En Tabasco disminuyen medidas sanitarias para estudiantes de nivel básico

En una entrevista para medios, Merino Campos planteó que, con el nuevo decreto del Estado que entró en vigor el 15 de mayo, se establece que el uso de cubrebocas ya no es obligatorio en la entidad, por lo tanto, tampoco en las escuelas.

Miércoles 25 de mayo | 23:59

En los últimos meses se ha visto como la reactivación económica ha avanzado en nuestro país lo que, a su vez, implicó también la reapertura de las actividades educativas. La crisis sanitaria dejó al descubierto las deficiencias que han tenido las autoridades sanitarias y el gobierno para responder frente a la situación, y quienes lo padecemos -pues pusimos los miles de muertos que hubo en la pandemia- somos las familias de la clase trabajadora, mientras los de arriba aprovechan para enriquecerse más transgrediendo nuestros derechos.

Varios estados fueron anunciando la reducción de las medidas sanitarias, y si bien los casos positivos y decesos por covid-19 han disminuido, eso no significa que ya no los haya, por el contrario, el Covid persiste y también las muertes.

La disminución importante de casos la han usado para poder asentar la “normalidad” para dar la idea de que la pandemia ha quedado atrás y ya no es necesaria ninguna medida.

Te puede interesar: Coahuila. Nuevas medidas sanitarias: inicia el retiro de cubre bocas en empresas y espacios cerrados

Cabe destacar que la “normalidad” se impuso en varios sectores durante la pandemia, como ocurrió en el sector automotriz siendo una actividad no esencial, y que a pesar de las muertes y contagios masivos fue implementada de manera forzada en otros sectores como el educativo.

Por ejemplo, en la CDMX, una gran cantidad de escuelas retornaron a clases presenciales desde el 30 de agosto del 2021 sin consultar a docentes, estudiantes, madres y padres de familia. Aunque el retorno fue por secciones del alumnado a inicios del ciclo escolar, muchos planteles de educación básica abrieron sin condiciones óptimas, sin médicos, enfermeras, psicólogos, docentes, así como sin agua y, esto aunado a la falta de insumos sanitarios como gel antibacterial, jabón, cubrebocas, que tuvo que ser financiado con los bajos salarios de cada trabajador y trabajadora que conforma la comunidad escolar mermando su economía. Además, las escuelas reabrieron sin que los estudiantes estuvieran vacunados.

El Estado y autoridades educativas nunca garantizaron condiciones seguras en las escuelas durante la pandemia, se deslindaron de responsabilidades y de las consecuencias que implicaba la imposición del regreso a clases.

Docentes, estudiantes, padres de familia y madres, junto a los trabajadores de las comunidades escolares no debemos permitir que las malas decisiones de los empresarios y gobierno pongan en riesgo nuestra salud y nuestra vida. La pandemia aún no ha terminado y sabemos que en nuestro país no contamos con los suficientes hospitales, médicos, insumos, medicamentos y hospitales bien equipados para poder afrontar otra crisis sanitaria y económica.

Por eso, es necesario la unión de todos los trabajadores, trabajadoras, docentes, madres, padres de familia, estudiantes, sector salud y de los sectores más oprimidos para exigir nuestros derechos y conquistar nuestras demandas. Solo movilizándonos en las calles y exigiendo que se cumplan nuestros derechos podemos cambiar nuestras condiciones de vida.

Las comunidades educativas no necesitamos que nos impongan, al contrario, necesitamos organizarnos de manera democrática e independiente escuela por escuela y junto con expertos de la salud para decidir las medidas sanitarias pertinentes en cada contexto escolar.

¡Por el derecho a nuestra salud! ¡Por la defensa de la educación pública y gratuita en todo el país!

Te puede interesar: Educación. Crónica de un regreso forzado a la “nueva normalidad” escolar




Comentarios

DEJAR COMENTARIO


Destacados del día

Últimas noticias