×
×
Red Internacional

Después del desacato de Grupo Salinas a los lineamientos de la Secretaría de Salud y a la Secretaría del Trabajo, Ricardo Salinas Pliego se compromete a cerrar las sucursales de Elektra, pero sus servicios de cobranza seguirán abiertos.

Viernes 8 de mayo de 2020 | 20:58

En esta cuarentena, se han hecho virales los escándalos entre Grupo Salinas y el Gobierno Federal. El viernes 17 de abril, Javier Alatorre, conductor de TV Azteca, perteneciente a Salinas Pliego, hizo un llamado en televisión nacional para que la población "ya no haga caso a Hugo López-Gatell", al día siguiente López Obrador exculpó al conductor y dijo que era su amigo; lo anterior sucedió como un chantaje por parte del empresario para no cerrar sus múltiples negocios y seguir engordando sus bolsillos cobrando en sus tiendas Elektra.

Te puede interesar TV-Azteca: Ya no le hagan caso a López-Gatell

A esto se han sumado varias denuncias por contagios y decesos por Covid-19 entre empleados del Grupo Salinas, ante la negligencia por no cerrar sus sucursales, así como los Call Center que trabajan para su empresa. Tal como fue el caso de la muerte de un joven estudiante de la UACM.

A la Izquierda Diario han llegado decenas de estas denuncias de trabajadores de Call Center -no sólo de Elektra-, que son en su mayoría jóvenes y mujeres, a los cuales los siguen obligando a ir a trabajar sin medidas sanitarias, aunque sus centros de trabajo estén clausurados y a pesar de que han habido muertes por Covid-19 dentro de las sucursales, con artimañas como entrar por puertas traseras.

Consecuencias para quién

Hace un par de días, la Titular de la Secretaría de Trabajo y Previsión Social, Luisa María Alcalde, informó en su cuenta de Twitter que, el martes, Grupo Salinas se comprometió a cerrar sus mil 200 puntos de venta antes de terminar esta semana, con excepción de sus servicios financieros.

Esta decisión no llega de la voluntad del millonario Salinas Pliego sino del escándalo y descontento que han generados sus prácticas, en ciertos lugares del país, por ejemplo, la población se propuso a cerrar de manera extraoficial su tiendas; medida que debiera ser adoptada por los trabajadores de aquellas empresas que no respeten los lineamientos sanitarios.

Aún con lo anterior, nos podemos dar cuenta que Elektra y Banco Azteca seguirán cobrando a sus deudores, así que el cierre de las tiendas no frena el golpe económico que sufren las familias pobres y trabajadoras que han contraído deuda con el magnate.

Los créditos por préstamo o por compra en este lugar generan al deudor intereses por más del 100 %, convirtiendo, por ejemplo, un préstamo de 6 mil pesos en una deuda de 14 mil.

Estas medidas que han toman las autoridades son insuficientes, pues no cancelan la usura del Grupo Salinas contra las familias trabajadoras. Si a esta situación le agregamos la cifra de despidos que ha llegado a 700 mil en el país y los 31 millones de trabajadores informales que han reducido su ingreso a más de la mitad, el escenario se torna catastrófico para las y los trabajadores.

Te puede interesar: 700,000 despidos en México en lo que va de la pandemia

Por eso exigimos la suspensión del pago de cualquier tipo de crédito o préstamo bancario, así como la cancelación de todo tipo de especulación financiera que se hace con estos servicios financieros.




Comentarios

DEJAR COMENTARIO


Destacados del día

Últimas noticias