×
×
Red Internacional

En las elecciones de Mazda, donde recientemente 26 de agosto la Planilla Azul quedó al frente del Sindicato de Trabajadores de la Industria Automotriz Similares y Conexos de la República Mexicana (STIASCRM) desplazando a los viejos burócratas, se realizarán elecciones este 17 de septiembre para decidir qué central se queda con la representación sindical, elección que anti democráticamente revocaría al actual Comité Ejecutivo votado recientemente por la mayoría trabajadora de esa planta.

Lunes 17 de octubre de 2022 | 17:25

La CTM y la central sindical CATEM, ligada al gobierno de la 4T, acordaron disputar el control sindical de la planta a partir de la demanda de un recuento previo pedido por CATEM. Un repentino “recuento” que surge de la nada y que la base trabajadora no ha demandado. En esta elección participa también un organismos sindical integrado a la burocracia traidora del Congreso del Trabajo, la Confederación de Sindicatos Autónomos (COSAT).

Y es que, ante el descontento obrero en el sector automotriz con la pro-patronal CTM y su descrédito cada vez mayor, la CATEM -que ya le arrebató la conducción sindical en NISSAN Aguascalientes a la burocracia cetemista ahora busca disputarle MAZDA Salamanca.

De esta manera, la central sindical dirigida por un político del MORENA desviará el hartazgo que existe con la CTM para canalizarlo hacia un proyecto sindical afín al gobierno de la 4T, y que busca evitar que ese descontento se exprese de manera independiente y combativa. Así, la CATEM busca mantener la paz laboral; es decir, no interrumpir la estabilidad en las relaciones obrero-patronales para defender las ganancias de los patrones en base a la pérdida de más conquistas de las y los trabajadores. Es una elección entre dos aparatos sindicales burocráticos en donde no hay alternativa para los que producen la riqueza de los empresarios.

El que las y los trabajadores, los principales afectados por las maniobras de estos aparatos burocráticos sindicales, no estén informados sobre el porqué de esta votación y no participen de ella, habla mucho de las intenciones antiobreras de la CTM y de la CATEM. En los hechos, es una elección a espaldas de la base trabajadora.

Se profundiza la sobreexplotación de lxs trabajadorxs

Un cambio de central sindical en Mazda no cambiará las lamentables condiciones laborales que padecen las y los trabajadores de esta empresa que en pandemia obligó a laborar a sus empleados. Bajo el control sindical y político de la dirección cetemista, los obreros de las plantas que conforman el Complejo Industrial Mazda Salamanca (Mazda Motors y Mazda Logística) han visto retroceder gravemente sus derechos y nivel de vida.

Por ello, tramposamente la CATEM se presenta como una central sindical que cambiaría la situación laboral y sindical en la planta. Pero para ello se necesitaría un Comité Ejecutivo honesto que rinda cuentas claras permanentemente; que fuera democrático permitiendo la libre expresión de opiniones y la participación de la base trabajadora, y realizar asambleas para tomar en cuenta las demandas de sus afiliados; que fuera combativo y que no venda a la patronal los derechos de lxs trabajadores; y que fuera independiente, que no responda a los intereses ni del gobierno de los partidos patronales del Congreso. Pero la CTM y la CATEM son todo lo puesto a esto.

Ninguno de estos aparatos sindicales habla de la grave situación de precarización de las y los trabajadores de Mazda Logística, que tienen recortados sus prestaciones a niveles de precarización muy por debajo de ya de por sí raquíticas prestaciones de lxs obrerxs de Mazda automotriz. Es decir, del sector más sobreexplotado de toda la base trabajadora de esa empresa, donde perteneciendo todxs al mismo sindicato, no solamente tiene condiciones de trabajo muy lamentables, sino que la misma burocracia impide su participación en la vida del sindicato y avala el recorte de sus prestaciones. Incluso, el nuevo Comité Ejecutivo que surgió con la derrota de los viejos burócratas cetemistas, no planteó la necesidad de acabar con la precarización que sufren este sector de la empresa automotriz.

Lxs trabajadorxs de Logística no tienen certeza sobre si el sindicato actual los representa o no. Desde que se dividió la razón social en dos partes se les retiene la cuota sindical, pero cuando buscan a los representantes se les niega la información. Estos “representantes” gozan de la obtención de las cuotas sindicales, pero en el comité del sindicato, “extrañamente” no existe ningún miembro de Mazda Logística. A quienes trabajan en esta parte de la empresa, se les da una alimentación totalmente insalubre que incluye una Pepsi, un gansito y cheetos. Obviamente, los dirigentes charros son cómplices de este trato inhumano.

Recientemente, la CTM comenzó a repartir volantes llamando a votar por su confederación, pero a los trabajadores de Logística incluso, se les negó recibir el volante. Ya en las elecciones del 26 de agosto para nuevo comité ejecutivo, no se les tomó en cuenta ni se les explicó por qué no podrían participar con su voto.

Logística y Motors: una sola base trabajadora

Por su parte CATEM y COSAT también han negado, con su silencio y desinformación, la participación de Mazda Logística en las elecciones próximas. Ante este panorama, es urgente que las y los trabajadores de MAZDA Logística junto a sus compañeros de MAZDA Motors exijan de conjunto una explicación sobre el carácter de esta elección; el porqué se desconocería a la dirección sindical recientemente electa por mayoría (más allá de que se esté o no de acuerdo con su gestión); por qué no se convocó asamblea para informar sobre el carácter de esta elección, así como qué propuesta y para acabar con el régimen de sobre explotación de las y los trabajadores de Logística.

Lxs trabajadorxs de Motors y de Logística deben unirse para hacer frente a estas condiciones y a las maniobras sindicales, y luchar por la auto organización independiente, que busque el beneficio de la base trabajadora, como parte de la recuperación de sus derechos y el objetivo de lograr un sindicato democrático, combativo e independiente. Y que el sindicato funcione basado en asambleas donde se exprese por mayoría las demandas de los trabajadora y el rumbo de la organización sindical.

Para ello, es necesario desconfiar de las maniobras de la burocracia sindical (llámese CTM o CATEM), y con la participación unitaria de la base trabajadora de las dos plantas, hacer a un lado a los dirigentes vendidos y recuperar la organización sindical para hacerla funcionar en base a la democracia directa.


Comentarios

DEJAR COMENTARIO


Destacados del día

Últimas noticias