Sociedad

INTERNACIONAL

El plan de Obama contra el cambio climático no afecta a los principales contaminadores

A pesar de que se ha celebrado el anuncio del plan de protección climática, esto no evitó la emergencia de críticas por parte de los grupos ambientalistas. El compromiso de reducir las emisiones oculta las políticas permisivas en relación al fracking y la industria petrolera.

Jueves 6 de agosto de 2015

El presidente Barack Obama anuncio el pasado lunes la implementacion de nuevas regulaciones para las plantas de energia, en las que se verian obligadas a cortar la emision de gas a un 32% por debajo de los niveles de 2005, para el año 2030. Cientos de companies celebraron esta medida mientras algunas organizaciones ambientalistas la han criticado.

El paquete de las nuevas regulaciones fue celebrado en una carta firmada por 365 compañías, en la que solicitan a los gobernadores de 29 estados implementen los cortes. Entre las companias que apoyan esta desición, se encuentran Ben & Jerry (recientemente involucrada en un conflicto en donde trabajadores inmigrantes exigen mejores salaries y viviendas dignas); Staples (la empresa que recientemente ha intentado absorber gran parte del servicio publico de correo postal de EEUU.

Ya que el plan es lograr niveles 32% mas bajos que en 2005, un tercio del trabajo ya esta hecho. Cual es la causa de esta disminucion? La transición de carbón a gas en la produccion de energia, permitido por la creciente actividad del fracking.

Es por eso que los grupos ambientalistas como 350.org y Greenpeace han declarado que estas restricciones son aun insuficientes. Su pomposo discurso sobre las emisiones de gas, son la pantalla para no mencionar otros temas ambientales urgentes: el fracking, el gasoducto Keystone XL y las excavaciones por petroleo en el ártico.

La semana pasada, el rompehielos de Shell pudo seguir navegando hacia el norte luego de se desplazara a manifestantes de Greenpeace que se encontraban bloqueando la el acceso fluvial. La excavación en el Artico tiene un riesgo de 75% de un derrame mayor (mas de 1,000 barriles), de acuerdo a un informe del departamento del Interior de EEUU. De todas formas, frente a este inminete e irreparable castástrofe ecológica, el gobierno ha decidido darle a Shell el visto bueno.

El gasoducto Keystone XL is otro enorme proyecto al que Obama no está dispuesto a oponerse. Otra vez, los derrames son la norma en la vida de los oleoductos, como esta lista increiblemente larga lo demuestra La candidata de Obama, Hillary Clinton ha evitado tomar posicion sobre este tema.

Pero si hay un tema sobre el cual el presidente no quiere llamar la atencion es la fractura hidráulica. El fracking ha sido una panacea contra la dependencia de EEUU de energia extranjera, permitiendo en la ultima decada una produccion inédita e inesperada; de un pais fuertemente dependiente en lo que refiere a la exportacion de energia y gas (ver gráfico), se ha transformado en un país potencialmente exportador de gas en un futuro cercano. Casi el 50% del gas esta producido con reservas no convencionales, obtenido a traves del proceso conocido como fracking.

Source: U.S. Energy Information Administration

Las consecuencias del fracking sobre el medio ambiente y la salud de la población que reside en el area de extracción son espantosas. Distintos informes pueden verse en internet, y si el lector aun no tuvo acceso a documentación, Gas Land, es hora de hacerlo. El Fracking debería prohibirse en todos los países, y la mayoría del combustible fósil debería permanecer bajo tierra para prevenir el cambio climático. La actividad del fracking no es compatible con una población saludable ni con la protección del medio ambiente. Sin embargo, Obama y el gobierno de Estados Unidos ya han tomado la decisión.

*Traducción: Gloria Grinberg






Temas relacionados

Barack Obama   /   Estados Unidos   /   Sociedad   /   Internacional

Comentarios

DEJAR COMENTARIO