×
×
Red Internacional

Un resumen de los principales acuerdos que se firmaron de los grandes sindicatos da una idea de esa realidad. Ningún trabajador “de a pie” decidió lo que sus dirigentes cerraron: Ni en UPCN; ATE, UOM, UOCRA, Comercio, Estaciones de Servicio. Podemos seguir con los ejemplos. Son acuerdos que son un espaldarazo para el gobierno y las patronales.

Leo AméndolaAlerta Spoiler Noticiero | Delegado en ATE-Trabajo

Martes 8 de junio | Edición del día
🖋️ EDITORIAL | El (mono)tributo de los sindicatos al ajuste - YouTube

En el mensaje que llega todos los días por la Comunidad de La Izquierda Diario hoy toman un nuevo dato que publicó la junta interna de ATE Indec. Ahí describen que el salario de los estatales en diciembre va a haber perdido un 43,2 % comparándolo con lo que podía comprar en el 2015.

Macri lo hizo, y Alberto lo profundizó.

La pérdida salarial medida en pesos y tomando como referencia de base el poder adquisitivo del salario para una categoría D0 de planta transitoria es de $ 534.346 contando desde agosto del 2019 a diciembre de este año; y de $ 1.353.971 si se parte de noviembre de 2015.

Insistimos con un ejemplo de los trabajadores del estado ya que es un sector donde el Gobierno no puede hacerse el desentendido.

El estado además, es uno de los empleadores donde el monotributo se transformó en una forma de contratación precarizada muy extendida. Hay muchos a quienes dónde impactará el cobro de la “deuda” del monotributo.

Desde el viernes pasado, los y las monotributistas se encontraron con una imprevista deuda frente a la AFIP. Esto se debió a que el Gobierno aplicó un aumento del 35,3 % de los montos a pagar. Los incrementos retroactivos y acumulados desde enero van desde los $ 3.500, hasta encima de los $ 10.000 para las categorías superiores.

El aumento retroactivo impacta en los salarios, generando una nueva deuda a los que más precarizados están (sin aguinaldo, ni vacaciones, ni indemnizaciones, ni ART, ni vacaciones).

Un ajuste basado en un problema de origen: un fraude laboral que recae sobre millones de trabajadores.

El rol que jugaron los sindicatos estatales en la firma de estos acuerdos y ante este ajuste del monotributo que afecta a millones y sobre lo cual no se han siquiera pronunciado nos lleva al siguiente punto: qué rol están jugando los sindicatos que son organizaciones que organizan a millones de trabajadores y que ejemplos alentadores por fuera de ese rol tan cómplice que están teniendo ante el ajuste.

El fuerte peso del peronismo en nuestro país fue dando una forma y un rol particular a las organizaciones de los trabajadores, fundamentalmente a los sindicatos. La fuerza que conquistaron como expresión de esa gran fuerza social que representa la clase trabajadora a nivel nacional (por el rol que juega moviendo los principales resortes de la economía) se dió con la particularidad de a la vez que daba una serie de concesiones, liquidaba su independencia política, centralizando e institucionalizando los sindicatos como un apéndice de la política estatal.

La burocracia sindical, se integró así como una pieza fundamental, un punto de apoyo para la gobernabilidad en distintos momentos de la historia nacional.

Hay muchísimo escrito sobre cómo se da esta integración de los sindicatos sobre lo cual nos queda corto el tiempo para desarrollar. Pero si me quiero detener en uno de esos elementos:

Una de las características del sindicalismo tradicional, que cuenta en sus filas dirigentes que son piezas claves de esa gran estructura que es el Peronismo, es el “respeto” a los cuerpos orgánicos de los sindicatos. A su lógica vertical y a los cargos. Esto implica que los dirigentes elegidos (muchas veces en elecciones fraudulentas) en un sentido “son” el sindicato, en tanto y en cuanto las decisiones fundamentales nunca pasan por el debate y la definición entre los trabajadores de la base de los gremios, de los que no tienen cargos.

Sin ir a debates muy alejados o históricos podemos tomar un ejemplo bastante actual: es lo que pasa con cuestiones tan elementales como la validación de los acuerdo paritarios.

Un resumen de los principales acuerdos que se firmaron de los grandes sindicatos da una idea de esa realidad. Ningún trabajador “de a pie” decidió lo que sus dirigentes cerraron: Ni en UPCN; ATE, UOM, UOCRA, Comercio, Estaciones de servicio. Podemos seguir con los ejemplos. Son acuerdos que son un espaldarazo para el gobierno y las patronales.

Está tradición verticalista, estos métodos, presionan sobre el conjunto de los sectores y agrupamientos que intervienen en los sindicatos, y se extiende a otras organizaciones como los movimientos sociales que “importan y reproducen” en cierta medida esas prácticas.

No se puede separar el contenido es decir sindicatos y organizaciones de trabajadores que funcionan como una herramienta de contención y apoyo para la gobernabilidad de proyectos políticos patronales, de la forma: la falta absoluta de decisión de sus bases.

Visto desde ese ángulo cobra más importancia la reunión que ayer nos comentaba Martin Brat de la asamblea de luchas del área metropolitana que se realizó este sábado pasado.

Ahí estuvieron presentes cerca de la totalidad de las luchas en curso de sectores de trabajadores del AMBA. De distintos sectores, con distintas situaciones de contratación, pero con un elemento que los une que es que eligieron la organización y la pelea en lugar de la resignación. Tuvieron lugar los autoconvocados, es decir trabajadores que buscan un canal de organización superando la parálisis o la entrega abierta de los propios dirigentes de sus sindicatos.

Fue una verdadera asamblea, donde estuvo por delante la idea de que se expresan las posiciones de los participantes antes que el respeto a los “cargos” que muchas veces se transforman en un escollo para que se expresen la visiones, preocupaciones e iniciativas de compañeros que quizá no tienen un cargo que no son parte de una junta interna o que no son delegados, que quizá no comparten el 100% de las opiniones de los referentes de sus sectores y que estuvieron todos en igualdad de condiciones para poder expresarse, escuchar a los referentes de las distintas corrientes y agrupamientos que intervinieron, evaluar las distintas posiciones y votar.

Si bien es un ejemplo incipiente todavía, hay que seguir esta experiencia que va tener continuidad el viernes a las 8am en puente Pueyrredón. Es parte de los pasos que están dando sectores que se proponen enfrentar el ajuste en una etapa que se abre a mediano plazo en Argentina y que tiende a combinar dos aspectos:

Por un lado una experiencia política con un gobierno que busca presentarse como la solución para retrotraer el desastre macrista, pero que opta por realizar un “ajuste con buenos modales”, experiencia que habrá que ver con qué ritmos se dá.

Y por otro lado, y combinado con este proceso en el terreno político, una experiencia en los procesos de organización y de lucha de sectores de la clase trabajadora, ocupada, precarizada y desocupada, junto al conjunto de los sectores oprimidos que tienen en estas experiencias donde la izquierda juega un rol fundamental, un punto de apoyo indudable para encarar esas y otras peleas por venir.




Comentarios

DEJAR COMENTARIO


Destacados del día

Últimas noticias