Mundo Obrero México

RESIDENCIA MÉDICA

El infierno de la esclavitud del siglo XXI, la residencia médica, durante la pandemia

Los residentes son médicos titulados que se dedican de 2 a 6 años para especializarse, que a pesar de que trabajan más horas que un medico adscrito, con jornadas laborales de hasta 36 horas casi sin -o en algunos casos sin- descanso, son simplemente becarios con becas de tan solo entre 8 mil y 14 mil pesos.

Sábado 11 de abril | 17:21

Los médicos residentes además de tener estas becas ultra precaria están inmersos en una implacable jerarquía vertical, víctimas de constantes humillaciones y castigos (que la mayoría de las veces implica aumentar las a horas que están en el hospital) por parte de los autoridades médicas y jefes inmediatos.

Por si fuera poco, es muy común que las y los recientes sean acosados sexualmente por parte de sus mandos superiores inmediatos y las residentes son constantemente hechas menos por ser mujeres, viviendo un ambiente altamente machista y sexista.
Todo esto queda impune, pues si algún residente decide denunciar estas acciones por parte de sus superiores es muy probable que aparte de ser ignorado sea hostigado e incluso despedido, como ellos mismos dicen “prefieren (en el hospital) sacarme a mí que al médico de base”.

Todo esto es el caldo de cultivo perfecto para tener cuadros severos de depresión y ansiedad, que pueden llevar al suicidio, entre casi no poder dormir ni descansar por las extenuantes jornadas laborales y el estrés generado porque al primer error -por mínimo que sea- puede ser causante de humillaciones y castigos, como cuentan los mismos residentes de psiquiatría quienes muchas veces tienen que internar a sus compañeros.

Por todo esto es que los mismos llaman a la residencia “la esclavitud del siglo XXI”

El infierno quema más durante la pandemia

La Asamblea Nacional de Médicos Recientes (ANMR) denuncia que los hospitales no tienen los insumos básicos, como cubrebocas, ni siquiera en una situación normal, dicen que de hecho la escasez empezó antes de que el Covid-19 entrará a México, entre diciembre y enero.

En muchos casos los mismos residentes y internos tienen que sacar dinero de sus bolsillos, de la paupérrima beca que les dan, para comprar la protección necesaria para poder trabajar o cuando se les da no es el adecuado para las actividades que se realizan, gastar el poco dinero que tienen en protección o morir.

La ANMR denuncia que desde que empezó el COVID-19 el hostigamiento y ambiente de maltrato ha aumentado, esto debido a que se les amenaza con no hace públicas las situaciones de riesgo y precariedad que viven los médicos.

Desde La Izquierda Diario creemos que es necesario que el presupuesto millonario de las fuerzas represivas del estado sea redestinado a el sector salud para poder comprar lo necesario para que quienes están en la primera línea de combate contra el coronavirus, médicos, residentes, enfermeras e internos no mueran pues no son héroes, son personas, son trabajadores precarizados que necesitan lo necesario para enfrentar al coronavirus y no morir.






Temas relacionados

Covid-19   /   Precarización laboral juvenil   /   Mundo Obrero México   /   Médicos

Comentarios

DEJAR COMENTARIO