Sociedad

MEDIOS DE COMUNICACIÓN

El gran imperio de Azcárraga Vidaurreta: de XEW a Televisa

El 18 de septiembre de 1930 se da la primera transmisión de la radiodifusora XEW-AM. Comenzando con radionovelas y música popular, su propósito principal sería propagar un sentido nacionalista y valores moralistas a todos los radioescuchas. Esto se perpetuaría veinte años después con el inicio de transmisiones del canal 2. Que más tarde se unificaría con demás canales para empezar lo que sería Televisa.

Viernes 27 de marzo | 13:45

Emilio Azcárraga Vidaurreta, comenzaría a trabajar a los 17 años, en lo que se cree, era contrabandeando oro a Estados Unidos. Lo que justificaría que a los 22 años pudiera fundar una agencia de automóviles Ford en Monterrey y posteriormente abriera distintas sedes en varias ciudades. Gracias a esto, en 1923, pudo adquirir la franquicia de discos y fonógrafos Víctor Talking Machine que, en 1927, se fusionaría con la RCA (Radio Corporation of America). Empezaría entonces a distribuir discos y fonógrafos en Monterrey y ciudad de México. También comenzaría a buscar talentos para la RCA.

El 19 de marzo de 1930 crearía su primera estación de radio en Monterrey, la XET-AM, bajo la instrucción del coronel norteamericano Sandal S. Hodges. El 18 de septiembre de ese mismo año, que comenzaría con las transmisiones de la XEW-AM. La cual daría paso para comenzar con lo que años más tarde sería la gran “Cadena Azul” de Azcárraga.

Todas sus transmisiones se darían bajo el modelo estadunidense: un contenido nacionalista que se propagaría con ayuda de radionovelas dirigidas a amas de casa con la constante temática de la “cenicienta”, perpetuando así también los valores moralistas que se suponía sostenían a la familia mexicana. También se recurría a la propagación de música popular mexicana para poder impulsar las carreras de los nuevos talentos que descubría Azcárraga. Más tarde, comenzaría a transmitir “La hora nacional” y le daría cobertura a distintos eventos de propaganda política y actos oficiales.

Los resultados de esta propagación del sentido nacionalista mexicano, se verían reflejados durante la segunda guerra mundial pues mucha gente llegó a simpatizar con Hitler. La XEW, como se esperaría, apoyó a los nazis dentro de sus noticieros, incluso se usaron sus instalaciones para mandar información en clave a Alemania. Cosa que tuvo que cesar pues, al contar desde un principio con el apoyo de Estados Unidos para la creación de la cadena, fue él mismo quien los amenazaría para parar con el apoyo hacia Alemania.

Durante la guerra fría, la radio sería una importante arma de propaganda anticomunista. Replicando programas estadunidenses como “La voz de Estados Unidos” y “El mundo en marcha”.

Fue en estos mismos años que, Azcárraga, conoció por primera vez la televisión en una Feria Mundial en Nueva York. Teniendo la idea de traerla a México, tuvo que frenar sus planes por el conflicto de la guerra.

Hacia 1946 es que Azcárraga funda Televisión Asociada, una organización de varios grupos privados de América Latina. Su propósito sería el presionar a los gobiernos para que otorgaran concesiones para la explotación comercial de la televisión. Azcárraga le haría la petición a Miguel Alemán.

En un principio se propuso que la televisión mexicana fuera pública pero tras un estudio encomendado a Salvador Novo y Guillermo González Camarena, Alemán optó por privatizarla e incluso entrar personalmente en el negocio a través de su prestanombres Rómulo O’Farril.

A pesar de que Azcárraga fuera el primero en pedir una concesión, fue el último al que se le otorgó. Se dice que Alemán, lo hizo en modo de “castigo” hacia Azcárraga por haber apoyado años antes a Juan Andrew Almazán, quien fuera el rival de elecciones de Manuel Ávila Camacho. Esta traba no significó nada para Azcárraga ya que él sería el único con experiencia dentro de los medios, quedando a cargo del canal 2. O’Farril tendría el canal 4 y lo dirigiría sin experiencia alguna. El canal 5 estaría a cargo de González Camarena, inventor del sistema de televisión a color pero con nulo conocimiento dentro de los negocios para ser un empresario independiente.

Azcárraga comenzaría en 1951 las transmisiones del canal 2 desde la sede de XEW. La programación se heredaría de la radio, haciendo de las telenovelas su principal producción. Continuando con temas moralistas, mostrando el carácter machista dentro de la sociedad mexicana y el elitismo social que se vivía en ésta. Incluyendo también la romantización de la pobreza con la falsa ilusión de que todos pueden tener un final feliz.

De Azcárraga vendría la iniciativa de unificar los tres canales, creando así Telesistema Mexicano (TSM). El cual, años más tarde por la presión dada por el presidente Luis Echeverría contra concesionarios de la televisión, se unificaría el TSM con Televisión Independiente, que era propiedad del Grupo Monterrey y que operaban el canal 8, fundando así Televisa.

El imperio de Azcárraga no sólo quedaría dentro de la radio y televisión, pues antes de haber incursionado dentro de este último, ya contaba también con los Estudios Cinematográficos Churubusco. Dando así un completo circulo de medios y entretenimiento. Él mismo era el que generaba todo el contenido para el entretenimiento mexicano y era él quien, a través de sus múltiples empresas, propagaba todo.

No conforme con el mundo del entretenimiento hispanohablante, uno de sus últimos logros sería su expansión a Estados Unidos, mediante las compras de estaciones UHF con ayuda de prestanombres. Así se comenzaría a construir Spanish International Network.

El 23 de septiembre de 1972, Emilio Azcárraga fallecería de un ataque al corazón, dejando su imperio a su hijo Emilio Azcárraga Milmo, conocido como “el tigre”. Emilio sería reconocido en 1993 como el empresario en América Latina por la revista Forbes. También, Emilio, se declaró abiertamente un militante orgulloso del PRI. Pero, dentro de la familia Televisa, no sería el primero en declararse abiertamente príista. En 1986, Miguel Alemán Velasco, el entonces presidente de la compañía declaró que la empresa era príista y nadie quien no fuera del partido, jamás, trabajaría en Televisa.

Pero no es de sorprendernos esta hermandad entre la televisora y el gobierno, pues desde la fundación por parte de Azcárraga, siempre fueron fieles al gobierno en turno. Ayudando con propaganda y propiciando el establishment, siempre de lado del PRI.






Temas relacionados

Emilio Azcárraga   /   Televisa   /   Historia   /   Sociedad   /   Cultura

Comentarios

DEJAR COMENTARIO