Internacional

CRISIS EN SHAEL

El golpe de Estado en Mali derriba a un aliado del imperialismo francés

El Ejército de Malí se levantó contra el presidente Ibrahim Boubacar Keïta y abrió un período de inciertas consecuencias internas y regionales.

Viernes 21 de agosto | 12:20

Tras varios meses de protesta social y una crisis de legitimidad del gobierno del presidente Ibrahim Boubacar Keïta, conocido como “IBK”, oficiales del ejército maliense llevaron a cabo un golpe de estado el último martes. Al igual que con el último golpe de 2012, todo comenzó con un motín en el campamento de Kati, a poco más de 15 kilómetros de Bamako, la capital del país. Los soldados rebeldes han capturado al presidente y a su primer ministro Boubou Cissé, que aún se encuentran en prisión. En la noche entre martes y miércoles, IBK anunció, en un mensaje serio, su renuncia y la disolución de la asamblea nacional. En el proceso, Ismaël Wagué, subjefe de Estado Mayor de la Fuerza Aérea, anunció la creación de un Comité Nacional para la Salvación del Pueblo (CNSP).

El golpe fue recibido con escenas de júbilo en las calles de Bamako. Al menos por el momento. De hecho, este grupo de soldados dice que quiere "una transición política civil que conduzca a “elecciones generales creíbles” dentro de un “tiempo razonable”. Los golpistas declaran que han tomado la decisión de actuar porque “Malí se hunde día a día en el caos, la anarquía y la inseguridad por culpa de los responsables de su destino”. En este sentido, no se han olvidado de poner en marcha medidas represivas como el establecimiento de un toque de queda y el cierre de fronteras.

Malí ha sido testigo de importantes manifestaciones y huelgas en los últimos meses. Estos se habían agravado tras las elecciones legislativas del pasado mes de abril, que la oposición y gran parte de la población denunciaban como organizadas para favorecer al gobierno vigente. En julio, la represión del gobierno de IBK, aliado y verdadero títere de Francia, dejó al menos 14 muertos. En este contexto, la coalición opositora M5-RFP, que agrupa a exfiguras del régimen y al ultrarreaccionario imán Mahmoud Dicko, hizo declaraciones a favor de los golpistas.

Sin embargo, las potencias imperialistas, comenzando por Francia, por supuesto, y sus estados "clientes" regionales, inmediatamente condenaron el golpe. Así, el mismo día del golpe, la CEDEAO (Comunidad Económica de los Estados de África Occidental) y el ministro francés de Asuntos Exteriores, Jean-Yves Le Drian “condenaron con la mayor firmeza este hecho grave”, pidió el “mantenimiento del orden constitucional” e instó a “los soldados a regresar a sus cuarteles sin demora”. Estados Unidos y China también condenaron el golpe. Los países vecinos de Malí han cerrado sus fronteras y suspendido los intercambios económicos y políticos con el país.

Te puede interesar Golpe de Estado en Malí en medio de movilizaciones

Evidentemente, esta actitud tan apresurada para denunciar el golpe en Malí contrasta con otras situaciones similares, como durante el golpe de Estado en Bolivia contra Evo Morales el año pasado, donde Francia se contentó con “tomar nota” de la“ renuncia” de Morales y convalidó el golpe de estado llamando a la organización de la “transición”.

Pero una cosa es cierta, Francia y sus aliados temen que el golpe de Estado en Malí pueda allanar el camino para situaciones similares en otros países de la región que atraviesan los mismos problemas políticos, sociales y económicos. A saber, Níger, Burkina Faso y especialmente Costa de Marfil. Para el analista marfileño Franck Hermann Ekra, cuyas declaraciones fueron transmitidas por Liberation , es “como si acabara de surgir un ’modelo maliense’. Y que, sobre todo en los países vecinos, todos finalmente se permiten pensar que ‘todo es posible’, al comparar lo ocurrido en Malí con situaciones análogas, de rechazo al poder local, que viven en sus propios países”.

De hecho, el desafío del gobierno de IBK obtiene su fuerza de la corrupción endémica, de la situación económica degradada, que ha empeorado aún más con la pandemia Covid-19, pero también en la situación en el norte del país. La guerra que el ejército maliense libra junto a las fuerzas imperialistas durante casi 8 años contra las organizaciones islamistas en Azawad ha causado un gran malestar entre la población y dentro del ejército, ya que algunos soldados sienten haber sido enviados a la muerte por nada. Esta situación comenzó a avivar el sentimiento anti-francés en el país, a pesar de que en 2013 una parte de la población maliense estaba en gran parte a favor de la intervención militar francesa en el norte.

Este sentimiento es precisamente un motivo de gran preocupación para Francia. De hecho, el golpe, liderado sin duda por fracciones de las clases dominantes y el ejército actuando sin el consentimiento del gobierno francés, complica la estrategia francesa en la región. Un rompecabezas importante para el ejército francés, de los cuales 5.100 soldados están activos en el país. Como podemos leer en un análisis de Le Figaro: “Para la operación francesa, el derrocamiento político en Bamako es un revés. Será necesario reexaminar toda la estrategia de París. La cumbre de Pau convocada en enero por Emmanuel Macron tenía como objetivo removilizar a los estados africanos y, en primer lugar, a Malí en la lucha contra los grupos terroristas.
Para ganar la batalla, el estado de Malí tuvo que lograr reasentarse en sus territorios perdidos. Los éxitos de los últimos meses en la región de las Tres Fronteras corren el riesgo de ser ignorados”
. Y además : “El fracaso político de Malí también amenaza el compromiso militar internacional. Desde hace varios meses, Francia intenta obtener el creciente apoyo de sus socios europeos con la creación del grupo de trabajo “Takuba”, formado por fuerzas especiales europeas. En julio llegó un primer contingente estonio. Debería ser seguido por las fuerzas checas y luego suecas. Lo político desconocido en Bamako corre el riesgo de enfriar cualquier apoyo adicional. Macron tardó mucho en convencer a sus interlocutores de participar en el Sahel. Su retirada podría ser más rápida si el futuro de Mali parece sin solución a medio plazo”.

Malí, de hecho, se ha convertido en un estado "superpoblado" con tropas de ocupación desde 2013. Como explica el coronel Michel Goya en las columnas de Le Figaro: “Debe recordarse que las fuerzas francesas no son las únicas fuerzas extranjeras allí, ni siquiera las más importantes. El actor militar más importante de Malí es la Misión de Estabilización Integrada Multidimensional de las Naciones Unidas en Malí (MINUSMA), con más de 13.000 efectivos de mantenimiento de la paz de muchos países. (…) También está la Misión de Formación de la Unión Europea en Malí, que supervisó la formación o reforma de 14.000 soldados malienses. Pequeños contingentes europeos también están asociados con Barkhane o el grupo de fuerzas especiales Takuba que se está formando. No debemos olvidar también al comando estadounidense en África, AFRICOM, que apoya discretamente a todas las fuerzas aliadas”.

La “hiperactividad” militar en Malí no ha hecho que los grupos islamistas se retiren. Al contrario, la región del Sahel se ha convertido en una de las más peligrosas y mortíferas del continente. Si bien el objetivo declarado de Francia en la región es "luchar contra el terrorismo", los objetivos estratégicos en la región van mucho más allá y apuntan a un control estricto de los recursos naturales de esta parte de África para el uso, principalmente, de multinacionales francesas. Por eso el Estado francés controla tan de cerca la información sobre sus actividades en Malí, hasta el punto de censurar el dossier sobre la guerra de Azawad que iba a ser publicado en la revista científica Afrique Contemporaine en marzo del año pasado .

Sin embargo, desde este punto de vista, el imperialismo francés no tiene que preocuparse por los golpistas. Uno de los soldados, el general Wagué, declaró que se respetarán “todos los acuerdos pasados”: “La (misión de la ONU) Minusma, la fuerza Barkhane (anti-yihadista francesa), el G5 Sahel (que agrupa cinco países de la región), la fuerza Takuba (un grupo de fuerzas especiales europeas que se supone debe acompañar a los malienses en combate) siguen siendo nuestros socios ”. En otras palabras, los militares, como el corrupto gobierno de IBK (así como todos los anteriores), afirman continuar con su política de sumisión al imperialismo francés y otras potencias mundiales.

Es en este sentido que para los trabajadores y las clases populares de Malí, sería un error fatal depositar sus esperanzas de emancipación y una vida digna en esta junta militar. No sería menos catastrófico confiar en la coalición M5-RFP, poblada por figuras reaccionarias, o en las organizaciones islamistas. Y no hace falta decir que el peor de sus enemigos sigue siendo el imperialismo, especialmente en su forma más abiertamente militarista. Todas estas fuerzas son enemigas de los explotados y oprimidos de Malí y de todo el continente africano.






Temas relacionados

INTERNACIONAL   /   Mali   /   África   /   Golpe de Estado   /   Internacional

Comentarios

DEJAR COMENTARIO