×
×
Red Internacional

Una desigual pelea de "boxeo" entre un policía y una persona privada de su libertad como un espectáculo de Hollywood donde los "buenos muy buenos" triunfan, y los "malos muy malos" son derrotados con violencia. El desprecio por la vida y la estigmatización de los que el Estado etiqueta como delincuentes.

José Muralla@murayeando

Miércoles 1ro de diciembre de 2021 | Edición del día
El momento en que el policía, luego de noquear a quien estaba con la guardia baja, además lo insulta

En tiempos donde un sector de la sociedad -impulsado varios medios de comunicación y derechistas como Espert, Bullrich o Berni - salió a pedir mano dura y que la policía puede tirar y luego preguntar impunemente, y otro sector exigiendo terminar con la impunidad policial - que se cobró la vida de, entre otros, Lucas González - al Estado bonaerense y empresarios del espectáculo les pareció buena idea poner un policía y una persona privada de su libertad en un ring. Espectáculo morboso que terminó con el policía gritando “viva la fuerza policial, viva la gente de bien” a un rival mal preparado que yacía en el piso.

Alberto Sarlo, fundador de la “Editorial Cuenteros, verseros y poetas.” y además Director Técnico de Box FAB, publicó en su página un texto titulado “¿El show era matar un preso por televisión?”. Desde sus 22 años de experiencia como boxeador y más de 10 como profesor de boxeo, hace un pormenorizado análisis tanto de la situación de la pelea (diferenciando el deporte de una simple pelea) visiblemente desigual, como del contexto social, político y mediático en que se desarrolló, así como de sus responsables.

Te puede interesar: Maldita Bonaerense.Al menos diez policías detenidos por la tortura y muerte de un detenido en San Clemente

Sobre los aspectos de la técnica en la pelea señala “Desde una postura netamente técnica puedo decir que NINGUNA PERSONA CON EXPERIENCIA EN BOXEO DEBIÓ HABER AUTORIZADO DICHO COMBATE POR LA SENCILLA RAZÓN QUE NO HABÍA EQUIVALENCIAS ENTRE AMBOS PÚGILES, hecho por demás visible desde el primer segundo del primer round en donde Jara se acercó a la pelea corta con la guardia baja y tirando golpes externos desde abajo (sin potencia). Cualquier boxeador que haga eso indefectiblemente terminará noqueado, salvo que se enfrente a una persona que no tenga ni la más remota idea de lo que es el boxeo.”

Y continúa describiendo las desigualdades evidentes “algún funcionarie provincial con ambiciones mediáticas, no tuvo mejor idea que realizar un combate de boxeo entre el policía Julián Gómez (policía de la bonaerense bien entrenado, bien alimentado), y el detenido Martín Jara (pésimamente entrenado, visiblemente mal dirigido, evidentemente mal alimentado y claramente sin conocimientos mínimos de escuela de boxeo). La pelea duró apenas unos segundos.”

También se refiere a las consecuencias sobre la salud de Jara que puede haber traido esa pelea. “A Jara le impactaron una decena golpes de potencia estando visiblemente grogui, que derivó en un traumatismo encefalocraneano con pérdida de conocimiento. Las CONSECUENCIAS Y DERIVACIONES de este tipo de lesiones de gravedad no podrán diagnosticarse con certeza por muchos años. Puedo afirmar contundentemente que eso no fue boxeo, eso fue una CARNICERÍA.”

El desprecio por “los presos” y la brutalidad como política de Estado

Cada paso en el ajuste significa un paso en la desigualdad y la descomposición social. Pero también resistencia social. Que cuando se manifiesta debe ser reprimida, y para eso se necesita un aparato represivo “empoderado”.

Las respuestas tan efectistas como punitivistas que dan los derechistas de ambos lados de la grieta apuntan a crear un enemigo tán temible que justifique brutalidades medievales. “Hay que hacer queso gruyere con los delincuentes” dice Espert. “En mi gestión abatimos a 150” dice orgulloso Berni como exhibiendo un trofeo de caza.

Te puede interesar: Cárceles bonaerenses.Unidad 42 de Varela: madres y familiares de detenidos denuncian violación de derechos humanos

Con la misma visión se presentó esta pelea. “Enfrentados en la vida, juntos en el ring” decía el slogan con el que promocionaban el espectáculo por la tv. Dando a entender que esta pelea iba a colaborar a resolver a las piñas, con triunfadores y perdedores, quienes son los que tienen razón y quienes no. Por razón de la fuerza y no por fuerza de razón.

En su texto, Alberto Sarlo señala: “puedo afirmar contundentemente que eso no fue boxeo, eso fue una CARNICERÍA. ESA CARNICERÍA FUE FRUTO DE UNA DECISIÓN POLÍTICA AMPARADA EN EL DESPRECIO RACISTA HACIA UN SER HUMANO MARGINAL Y MARGINADO. Desde una postura humanista debo decir que el show fue nefasto PORQUE SE PUSO EN RIESGO LA VIDA DE JARA EN POS DE UN NEGOCIO POLÍTICO Y/O ECONÓMICO.”

Para exponer a los responsables de esta muestra dantesca señala: “Morbo, negocios, show, sangre, tilinguería y nulo conocimiento de la vida y la muerte de los preses..., tal vez estas ignominiosas puestas en escena de nuestros funcionarios los expongan y los interpelen. Ojalá que además de lastimar a un pobre preso y de ensuciar un deporte como el boxeo, estos funcionarios tomen nota que están dejando matar a un preso cada dos días de acuerdo al informe 2020 de la CPM.
Sepan muy bien que con televisión o sin televisión, dan vergüenza. Sepan muy bien que, con prensa o sin prensa, son responsables de los 178 muertos del último año en los centros de tortura de la provincia.”

Allí señala el trato que el sistema da a quienes estan privados de su libertad. A aquellos encerrados por el Estado. Es decir por los jueces y sus privilegios de casta, y por la policía, una de las organizaciones criminales más grande de la Argentina, metida en todo tipo de delitos como desarmaderos, trata, tráfico y narcotráfico y ejecuciones sumarias. Ellos definen quien es un “convicto” y quien un “ciudadano de bien”.

La mayoría de los que están presos, lo están sin condena firme. Y la amplia mayoría de ellos son jóvenes y pobres. Pero para que puedan cumplir sus rol de monstruos que justifican la existencia del leviatán hay que deshumanizarlos, para que a nadie le importe si mueren o viven hacinados en cárceles.
Transformar un ring de boxeo en el coliseo romano donde no se enfrentaban personas sino “animales parlantes” (como llamaban a los esclavos), es parte de lo mismo. Y prepararlo en condiciones desiguales como para que, al mejor estilo Hollywood, ganen “los buenos” y pierdan “los malos”, también. Y como frutilla del postre, humillarlo en el piso.

Reafirmar al policía como “bueno”, a quien la policía designe como “malo”, y mostrarlo con brutalidad y desprecio. Postales del morboso punitivismo de la derecha argentina.

Acá podes encontrar el texto completo Alberto Sarlo, Fundador de la Editorial Cuenteros, verseros y poetas y Director Técnico de Box FAB, Matricula N° 23006252/12.

¿¿EL SHOW ERA MATAR UN PRESO POR TELEVISIÓN??
El boxeo es un deporte que practico entrenándome tres o cuatro veces por semana desde el año 1999. El boxeo (NO LA PELEA), es un deporte que enseño en gimnasios de La Plata desde el año 2011. El boxeo (NO LA PELEA), es un deporte que enseño en los centros de tortura desde el año 2010. Además de todo eso soy director técnico de boxeo recibido en la FAB en el año 2012. Puedo decir sin exagerar que he entrenado a miles de alumnos (NO A PELEADORES), en todo este tiempo, por ende algo de autoridad tengo para expresar lo que leerán a continuación:
Ayer el Ministerio de Justicia provincial demostró vergonzantemente lo poco y nada que le importan la salud y la vida de los presos que custodia en sus centros de tortura. En un evento patético y humillante que promocionaron en Canal 9 como "Enfrentados en la vida, juntos en el ring", algún funcionarie provincial con ambiciones mediáticas, no tuvo mejor idea que realizar un combate de boxeo entre el policía Julián Gómez (policía de la bonaerense bien entrenado, bien alimentado), y el detenido Martín Jara (pésimamente entrenado, visiblemente mal dirigido, evidentemente mal alimentado y claramente sin conocimientos mínimos de escuela de boxeo). La pelea duró apenas unos segundos. La referee designada para el combate fue tan incompetente o inexperta QUE PERMITIÓ QUE LA PELEA CONTINUASE DURANTE MUCHOS SEGUNDOS EN DONDE JARA SOLO ATINABA A RECIBIR UNA SOBERANA PALIZA. A Jara le impactaron una decena golpes de potencia estando visiblemente grogui, que derivó en un traumatismo encefalocraneano con pérdida de conocimiento. Las CONSECUENCIAS Y DERIVACIONES de este tipo de lesiones de gravedad no podrán diagnosticarse con certeza por muchos años.
Puedo afirmar contundentemente que eso no fue boxeo, eso fue una CARNICERÍA.
ESA CARNICERÍA FUE FRUTO DE UNA DECISIÓN POLÍTICA AMPARADA EN EL DESPRECIO RACISTA HACIA UN SER HUMANO MARGINAL Y MARGINADO.
Desde una postura humanista debo decir que el show fue nefasto PORQUE SE PUSO EN RIESGO LA VIDA DE JARA EN POS DE UN NEGOCIO POLÍTICO Y/O ECONÓMICO.
Desde una postura netamente técnica puedo decir que NINGUNA PERSONA CON EXPERIENCIA EN BOXEO DEBIÓ HABER AUTORIZADO DICHO COMBATE POR LA SENCILLA RAZÓN QUE NO HABÍA EQUIVALENCIAS ENTRE AMBOS PÚGILES, hecho por demás visible desde el primer segundo del primer round en donde Jara se acercó a la pelea corta con la guardia baja y tirando golpes externos desde abajo (sin potencia). Cualquier boxeador que haga eso indefectiblemente terminará noqueado, salvo que se enfrente a una persona que no tenga ni la más remota idea de lo que es el boxeo. El hecho de que estando Jara inconsciente en la lona, su contendiente Julían Gómez le gritara con bronca VIVA LA FUERZA, VIVA LA POLICÍA VIVA LA GENTE DE BIEN, no puede, ni debe sorprendernos ¿Qué otra cosa esperaban de un show morboso, nefasto, maniqueo y racista como el que organizaron desde el Ministerio de Justicia? ¿Realmente esperaban otra cosa? ¿Realmente a alguien le importó o le importa el estado de salud de Martin Jara? ¿A esto llaman gestión los burócratas de la Subsecretaría de Derechos Humanos de la provincia?
Morbo, negocios, show, sangre, tilinguería y nulo conocimiento de la vida y la muerte de los preses..., tal vez estas ignominiosas puestas en escena de nuestros funcionarios los expongan y los interpelen. Ojalá que además de lastimar a un pobre preso y de ensuciar un deporte como el boxeo, estos funcionarios tomen nota que están dejando matar a un preso cada dos días de acuerdo al informe 2020 de la CPM.
Sepan muy bien que con televisión o sin televisión, dan vergüenza. Sepan muy bien que, con prensa o sin prensa, son responsables de los 178 muertos del último año en los centros de tortura de la provincia. Sepan muy bien que de presos y de cárceles no saben NADA.
Alberto Sarlo
Fundador de la Editorial Cuenteros, verseros y poetas.
Director Técnico de Box FAB, Matricula N° 23006252/12




Comentarios

DEJAR COMENTARIO


Destacados del día

Últimas noticias